"Los puntos se reparten el domingo", la columna de Nira Juanco

Nuestra colaboradora Nira Juanco nos trae un nuevo artículo en el que habla de una de las frases más recurrentes de Fernando Alonso...aplicadas a la actuación de Max Verstappen en Spa.

Fernando Alonso siempre solía decirme después de una buena clasificación que "los puntos se reparten el domingo". Era una de sus frases recurrentes, especialmente después del Gran Premio de Valencia 2012. Entonces me tachó poco menos que de loca cuando tras quedar undécimo el sábado le pregunté si el podio era posible. Me dio una de esas respuestas cortantes que animaron a muchos telespectadores a irse a la playa en lugar de presenciar por la televisión una épica victoria que ni él ni nadie podrá olvidar. Desde entonces, es una de sus frases predilectas y el pasado domingo, después de remontar quince puestos (del último al séptimo) con un monoplaza al que sacó petróleo, se la volvimos a escuchar.

"Los puntos se reparten el domingo". ¡Cuánta razón, Alonso! Y ya no sólo lo digo por lo sucedido con el piloto asturiano, sino que en este caso quien me viene a la cabeza es Verstappen. El piloto holandés protagonizó una increíble clasificación con un histórico segundo puesto en el que muchos decían que era su gran premio de casa. La frontera holandesa está a menos de una hora de Spa-Francorchamps y el naranja invadía las gradas del mítico trazado.

Max parecía destinado a ser el protagonista del fin de semana y muchos, entre los que me incluyo, barajamos una posible victoria del joven talento. Cuanto menos, le veíamos en el podio. Vendimos la piel del oso antes de cazarlo. Repartimos los puntos el sábado y ya saben, "los puntos se reparten el domingo".

Creo que incluso el propio Verstappen se vio como ganador antes de tomar la salida. Y lo que pasó desde que los semáforos se apagaron es que todo salió mal. Tras una mala arrancada intentó recuperar las dos posiciones que había perdido con los dos Ferrari abordando la primera curva como un elefante en un cacharrería. Tomó La Source por el interior cuando Vettel y Raikkonen le tenían ganada la posición y en ese giro tres son multitud. El resultado, toque triple y los tres pilotos vieron comprometida toda su carrera cayendo a las últimas posiciones.

Tocaba remontar para recuperar ese podio en el que él se había colocado antes de correr y ahí vimos al Verstappen agresivo elevado al extremo. Porque si algo gusta del piloto holandés es su carácter de campeón, sin miedo, sin respeto al rival, pero en ocasiones, ese ímpetu se le va de las manos. Que se lo digan a Kimi quien por segunda vez esta temporada estuvo a punto de tener un accidente por una defensa al borde del reglamento del de Red Bull.

O a Checo Pérez, a quien echó de la pista para que no pudiera pasarle. Empiezo a sospechar, y no soy la única, que es el niño bonito de la FIA, el protegido, el intocable. Porque alguna de sus acciones ha sido merecedora de sanción o por lo menos, de investigación. Y nunca ha habido nada de nada.

Así es normal que se crea por encima del bien y del mal. Nada de lo que hace tiene consecuencias, excepto para él mismo que a veces arruina su propia carrera con su agresividad extralimitada. Eso sí, a partir de ahora le convendría recordar (a él y a todos) que los sábados no sirven para nada si la faena no se remata al día siguiente. Porque como sabiamente dice mi amigo Fernando Alonso "los puntos se reparten el domingo".

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Bélgica
Pista Spa-Francorchamps
Pilotos Fernando Alonso , Max Verstappen
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas f1, fernando alonso, formula 1, max verstappen