'Y Ecclestone les enseñó a pescar a contracorriente', por Albert Fábrega

Nuestro colaborador Albert Fábrega relata el regreso de Bernie Ecclestone a un paddock de Fórmula 1 ya sin estar al mando de la categoría y sin ser el centro de atención como antaño en el GP de Bahrein.

La Formula 1 está sin duda en una de las estaciones más importantes de su historia. Y no solamente por el cambio de reglamento técnico de este 2017. La entrada de Liberty va a dar un nuevo aire a este amado deporte/negocio. 

Y este domingo cuando estábamos en la preparrilla de salida del GP de Bahrein, asistimos a la escenificación en carne y hueso de este cambio. La imagen de Ecclestone caminando solo en la parrilla ya era todo un reflejo de la actual situación. Pero cuando a esto le añadimos que en dirección contraria llegaban Carey, Brawn, Bratches y los jeques de Bahrein, la expectación de lo que podía suceder pasó a mayores. Me quedé inmóvil. Quieto. Expectante. Esperando no sé qué.  

Pero no. No hubo choque de trenes. Ni tan solo cruce de miradas. Primeramente por la falta de envergadura de Mr.E, que bastante hizo con poder dar un golpe de cintura para poder esquivar el grupo que seguía su andadura impasible hasta la línea de salida y por otro lado porque ya no está Pasqualle (su mano derecha en el padock) para hacer de fuerza de choque. Le hubieran arrollado; de hecho, ya le han arrollado. 

"La presencia de Ecclestone en Bahrein dejó menos réditos de lo esperado"

Son de aquellas imágenes que valen más que mil palabras, en este caso, millones de ellas. La presencia de Ecclestone en Bahrein dejó menos réditos de lo esperado. Algunas críticas a Liberty por su estrategia y algunos mea culpa (mal intencionados, claro) cuando dijo que había cobrado demasiado dinero a los promotores. Poco más.

La F1 es lo que es gracias a él. Sin duda. Y la F1 hará bien en estarle eternamente agradecida a la valentía de este superdotado que un día decidió ir a contracorriente de todo y de todos para convertir un deporte más en uno de los espectáculos deportivos más vistos y seguidos del mundo. Eso sí, bajo el paraguas del beneficio económico que siempre ha estado al timón de su barco. 

"No se engañen, que ahora ya no hay un guarda forestal, ¡ahora hay tres!"

Pero las cosas han cambiado y más que van a cambiar. La nueva F1 va a ser diferente en muchos aspectos. Y es que el plan a largo plazo de Liberty va a hacer que caigan muros que hasta ahora nadie había conseguido (por duros o por miedo a intentarlo) derribar. La F1 volverá a ser un espectáculo global y entretenido, tanto para los que lo vean por TV, como los que asistan a los circuitos o para los que en un futuro lo sigan por las redes. Y sobre todo, para todos los públicos, independientemente de su edad, de su origen, del número de carreras que haya visto y de su grado de conocimiento del teorema de Bernoulli (yo lo busqué en la Wikipedia). 

Y la corriente es ahora fuerte y con caudal. Y de momento, (casi) todos quieren estar: circuitos, medios, pilotos, equipos, promotores, organizadores, aficionados… Hay entusiasmo e ilusión para ser y sentirse partícipes de ello. Pero ojo, que en la F1 siempre es temporada de pesca. Y aún no he visto a ninguno que soltara la caña, porqué aquí hemos venido todos a disfrutar, pero también a pescar. Y no se engañen, que ahora ya no hay un guarda forestal, ¡ahora hay tres!

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Bahrein
Pista Bahrain International Circuit
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas bahrein f1, columna f1, f1, f1 2017, fabrega f1, gp bahrein, opinion f1