Lola se relanza con nuevo dueño y planea volver a competir

La marca británica Lola está siendo relanzada bajo un nuevo propietario y podría volver a competir en dos años.

Lola se relanza con nuevo dueño y planea volver a competir
Cargar reproductor de audio

El icónico nombre de Lola, junto con el túnel de viento del Centro Técnico Lola, ha sido adquirido por el británico afincado en Estados Unidos Till Bechtolsheimer con el objetivo de restablecer la marca como un actor importante en la industria del automovilismo.

Bechtolsheimer, que compite en la clase GT Daytona del IMSA SportsCar Championship, está reviviendo a Lola 10 años después de que la anterior iteración de la compañía, Lola Cars International, entrara en administración en 2012.

Lola tuvo una historia ininterrumpida desde 1958 hasta 2012, durante la cual construyó coches para casi todas las fórmulas del automovilismo, ganando tres veces la Indy 500 y consiguiendo un total de 181 victorias en la CART/Champ Car.

Bechtolsheimer, de 40 años, que dirige una empresa de inversiones en Nueva York centrada en la energía renovable, expresó su esperanza de que el primer coche nuevo desarrollado por la organización renacida esté en pista en 2024.

"Con uno de los proyectos clave en los que estamos centrados ahora, el objetivo sería tener un coche en pista a partir de 2024", dijo Bechtolsheimer a Motorsport.com.

"Creo que 2025 podría ser un poco más realista, pero hay ciertas oportunidades que podrían ver un Lola en pista incluso antes".

También lee:

Bechtolsheimer dijo que no está preparado para ser más específico sobre la naturaleza de los proyectos en los que está trabajando Lola, pero admitió que "las conversaciones en los paddocks de sportscars y de monoplazas están en marcha".

Explicó que, bajo su dirección, Lola seguirá el camino marcado por el fundador de la marca, Eric Broadley, y Martin Birrane, que rescató la compañía en 1997, construyendo coches con su propio nombre y trabajando con los principales fabricantes.

"Quiero que Lola vuelva a ser una fuerza capaz de ofrecer soluciones de ingeniería a los clientes, ya sea un cliente que compra un paquete de competición que va a correr en una pista de carreras, proporcionando un producto terminado a un OEM o una pequeña pieza del rompecabezas a un tercero", explicó.

"Todo eso está en consonancia con lo que Lola siempre ha hecho y debe seguir haciendo".

Bechtolsheimer admitió un gran interés en llevar a Lola de vuelta a las 24 Horas de Le Mans, en las que participó como proveedor de maquinaria fuera de serie, como su coche más famoso, el T70 tanto en forma de spyder como de coupé, además de desarrollar coches para fabricantes como Ford y Nissan.

Admitió que habrá oportunidades limitadas para que Lola participe en un proyecto de Le Mans Hypercar o LMDh, pero expresó su esperanza de que la organización pueda hacer una oferta para una de las licencias para construir prototipos LMP2 después del próximo ciclo de reglas que cubre de 2025 a 2029.

"No creo que sea malo para Lola involucrarse con un alcance más estrecho en uno de estos proyectos de mayor escala y centrarse en algunas de las áreas de menor nivel de las carreras de coches deportivos para construir nuestras capacidades de manera que cuando las licitaciones de chasis se vuelvan a abrir dentro de cinco años estemos en un lugar para hacer una oferta creíble", explicó.

Bechtolsheimer ha comprado la marca Lola y los derechos de propiedad intelectual de más de 400 diseños, además del Centro Técnico Lola que incorpora el túnel de viento y una plataforma de siete postes, a la familia de Birrane, que falleció a los 82 años en 2018.

La nueva organización operará como Lola Cars Ltd, el nombre original de la empresa antes de que tuviera problemas financieros tras su efímera entrada en la Fórmula 1 en 1997.

Los derechos del nombre Lola y la propiedad intelectual de los diseños fueron retenidos por la familia Birrane cuando la empresa entró en administración en mayo de 2012.

Amanda Birrane, una de las hijas de Martin, dijo: "Mi familia está muy satisfecha de que la marca Lola esté en manos de un empresario y corredor que escribirá el siguiente capítulo de este icono del automovilismo británico de larga tradición".

"Mi padre estaría encantado de ver a Lola de vuelta en el automovilismo de competición y especialmente en Le Mans".

Michael Wilson ha sido contratado para dirigir Lola Cars: se incorpora desde Advance Engine Research (AER) y anteriormente trabajó para Mercedes en el DTM y en sus instalaciones de motores de Fórmula 1 en el Reino Unido.

Bechtolsheimer explicó que una de sus primeras tareas será mejorar el túnel de viento del centro tecnológico, que ha seguido funcionando desde 2012.

compartidos
comentarios
Dorna y Motorsport Network lanzan una Encuesta Global de fans de MotoGP
Artículo previo

Dorna y Motorsport Network lanzan una Encuesta Global de fans de MotoGP

Artículo siguiente

Las estrellas de MotoGP llaman a los aficionados a votar en la encuesta mundial

Las estrellas de MotoGP llaman a los aficionados a votar en la encuesta mundial