Que las emociones no se detengan

Mauricio Gallardo repasa las grandes carreras que vivimos los amantes del motorsport durante las últimas semanas, pasando por las 500 Millas de Indianápolis, las 24 Horas de Le Mans, el MotoGP y la F1, con toda su polémica tras la cita de...

Desde Indianápolis hasta Baku, emociones sin pausa, con Le Mans, el Rally Mundial y MotoGP, generando todos momentos de pura pasión.

El motorsport nunca deja de sorprender y así como a veces entra en una meseta sin sobresaltos, otras veces logra captar la atención de todos hasta hacernos saltar.

Y esto último es lo que viene sucediendo en las semanas que nos precedieron, emociones al por mayor, una tras otra, razón por la que el mundo de las carreras sigue resultando tan atrapante.

Es cierto que si comparamos con otras épocas, las emociones actuales pueden no ser tales, pero antes de quejarnos de que nunca pasa nada, siempre es bueno ver el potencial y allí cambia la percepción.

Comenzamos con las 500 Millas de Indianápolis y todo lo que rodeó a la mítica cita en Estados Unidos con el debut de Fernando Alonso, su abandono por rotura de motor y el increíble triunfo del japonés Takuma Sato, como un resarcimiento para él después de aquel final contra el muro cinco años atrás.

Por aquellos días también se corrió un opaco gran premio de Montecarlo de F1 y al mismo tiempo se desarrolló una nueva visita del WTCC al maravilloso infierno verde de Nürburgring.

Las motos no se quedaban atrás y con el doblete del italiano Andrea Dovizioso sobre la Ducati, puso un condimento distinto al mundial de MotoGP, el cual volvió a tener otro gran capítulo con el regreso a la victoria de Valentino Rossi, un año después de su triunfo anterior, nada menos que en Assen, la catedral holandesa en la que el ídolo italiano ganó por décima vez. Esto dejó a los cuatro primeros del certamen apretados en solo 11 puntos.

Sin descanso, también pasaron las 24 Horas de Le Mans y todo lo que se generó en una caótica carrera para el Campeonato Mundial de Endurance. El estreno del Tricampeón Mundial de Turismo José María López era uno de los puntos fuertes para los argentinos, sumado a una gran legión de latinos en acción.

Con un desarrollo que pareció salir de un guión cinematográfico, los favoritos de Toyota se fueron quedando en el camino y hasta el Porsche que resultó vencedor también estuvo al borde del abandono. Tantas emociones se vivieron en la 85° edición de Le Mans, que a poco estuvo de ganar la general un LMP2 del equipo del actor Jackie Chan.

El Rally Mundial también tuvo su capítulo emotivo con el bautismo triunfal para Ott Tänak, este rapidísimo piloto estonio al que todos querían ver ganar después de que se le escapó la gloria a poco del final en Polonia 2016. Esta vez la isla de Cerdeña fue el lugar para que inscriba su nombre entre los vencedores.

Las emociones no decayeron en su impulso y tras el paso de la Fórmula 1 por Canadá, donde Lewis Hamilton igualó el número de Poles Position de su ídolo Ayrton Senna, la máxima categoría de monoplazas llegó al callejero de Baku, discutido por cierto, pero demandante al extremo para máquinas y pilotos.

Si esperábamos una carrera lineal, sucedió todo lo contrario, con un sorprendente triunfo de Daniel Ricciardo y su Red Bull, seguido por Valteri Bottas tras una gran remontada y el primer podio para el jovencito Lance Stroll con Williams.

No obstante, todas las miradas del gran premio de Azerbaiyán se las llevaron Hamilton y Vettel, quienes finalmente rompieron el protocolo de buena onda y tras una serie de situaciones polémicas, dejaron ver que la rivalidad puede calentarse aún más a medida que se acerque la definición del campeonato.

Vettel perdió la cabeza tras una picardía de Hamilton y ambos casi tiran todo por la borda, olvidando que son campeones del mundo y que justamente sus acciones se ven en el mundo entero. Más allá de eso y de que seguramente todo se calmará con el correr de los días, lo que está claro es que nada será igual entre el piloto de Mercedes y el de Ferrari, quienes afrontarán cada carrera por los puntos y por el honor.

Como vemos, en un par de competencias el motorsport nos recordó porqué es tan apasionante y por supuesto quienes amamos el universo de la competición, deseamos que las emociones no se detengan.

Para leer las columnas anteriores de Mauricio Gallardo, haga clic aquí.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series General
Tipo de artículo Comentario
Etiquetas columna damon gallardo, damon, f1, f1 2017, indycar, le mans, mauricio gallardo, motorsport, wrc