Show, entretenimiento y carreras 

Los tiempos cambian, todo se actualiza y en el motorsport, cada 'upgrade' apunta más al entretenimiento, una palabra que vamos a escuchar mucho cuando hablemos de carreras, comenta Mauricio Gallardo.

La revolución en la industria del motorsport se da a grandes pasos y los cambios se evidencian en muchos aspectos que van más allá de las pistas. 
 
Queda claro que muchos entienden como necesario modificar, innovar, darle al deporte más valor agregado. 
 
Debe ser clave encontrar el balance ideal para lograr el interés de los nuevos sectores a los que se apunta, sin dejar de lado aquellos que siempre fueron parte. 
 
Hoy se busca hacer de las carreras todo un show en su conjunto, algo que en Estados Unidos siempre funcionó y por ello generó, para su público, un mundo aparte en materia de automovilismo. 
 
También es cierto que muchos vieron siempre al automovilismo americano como un espectáculo y no como un deporte, a diferencia de lo que podía suceder en las series mundiales con base en Europa, eso es verdad automovilismo solían decir los defensores a ultranza de las competencias como único eje. 
 
Esa diferencia que antes marcaba bien a unos y a otros, hoy va desapareciendo y mucho de lo que se rechazaba del sistema americano, de a poco lo van tomando series que durante años transitaron un mismo camino, anclados solamente en la fuerza de las carreras. 
 
La palabra entretenimiento empezó a usarse con más énfasis, el show ahora debe ser un todo, indicando que las carreras quedarán como una parte de un gran espectáculo con todo lo que ello implica. 
 
La Fórmula Eléctrica tomó ese concepto desde su creación, ellos no hablan de carreras, hablan de entretenimiento, casi el mismo idioma del NASCAR. El Rally, que siempre fue más abierto que cualquier categoría de pista, también adoptó ideas para acercarse de mejor forma a los fans. 
 
El Motociclismo, otro ambiente más distendido aunque siempre espectacular, ensaya cada tanto algunas variantes para seguir consolidando su arraigo en el público. 
 
Sin dudas que la categoría que más en evidencia quedaba en cuanto a actualizaciones era la Fórmula 1, la cual comparada con el resto de los entretenimientos en pista, no lograba romper esos moldes que la pusieron en un lugar casi inaccesible. 
 
Hoy existe una intención muy fuerte de alterar todos esos órdenes para hacer de cada Gran Premio un show. 
 
Por supuesto hay un público que celebra todos estos cambios, los disfruta y también seguramente hay otro público, el más purista, casi en estado de extinción, que observa como se fue deformando aquello de que las competencias eran el único punto central de cada fin de semana. 
 
La demanda ha cambiado, la interacción resulta casi imprescindible, el público se ha renovado, el automovilismo perdió fuerza por muchos factores y los directivos/empresarios se vieron obligados a tomar cartas en el asunto porque sin público, sin teleaudiencia, sin venta de tickets, no hay patrocinadores, sin patrocinadores no hay ganancias. 
 
Los tiempos cambian, todo se actualiza y en el motorsport, cada upgrade apunta más al entretenimiento, una palabra que vamos a escuchar mucho cuando hablemos de carreras. 
 
 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series General , F1
Tipo de artículo Análisis
Etiquetas formula 1, formula e, nascar