El monoplaza 2018 de IndyCar reúne lo mejor de 20 años

Jay Frye, presidente de competición y operaciones de IndyCar, ha dicho que se ha buscado que el nuevo paquete aerodinámico sea bonito para los aficionados pero también seguro y competitivo.

Jay Frye comentó a los medios de comunicación en el Autoshow de Detroit que con respecto al coche 2018, "lo que estamos trabajando ahora y vamos a desvelar en las próximas semanas, es lo que hemos visto en los coches en los últimos 20 años, las diferentes partes y piezas que nos gustaron, y sobre todo, lo que nuestros fans están pidiendo". 

"Esta es una especie de ejercicio de ingeniería inversa. Por lo general, uno trabaja en una pieza de rendimiento en primer lugar, mientras que en este coche trabajamos primero en la estética, con la esperanza de que podamos crear un paquete de rendimiento en torno al diseño. Además de las piezas de rendimiento, también tendrá un montón de iniciativas de seguridad". 

Refiriéndose a los dibujos conceptuales que se revelaron el jueves, Frye agregó: "Mira a lo que está en medio, se ve una cubierta inferior del motor. Se notará que hay algo que no está en las ruedas traseras [los llamados parachoques que han estado en el DW12 / IR12 desde su debut en 2012]. Esa es la base por donde comenzó este programa. Hoy también hemos anunciado una ampliación de varios años con Dallara. Dallara seguirá construyendo los coches, básicamente el chasis y todavía estamos trabajando para ver quién va a fabricar los kits aerodinámicos. Estamos entusiasmados y sorprendidos por la cantidad de personas que quieren participar en este proceso. Así que debido a todo este entusiasmo y la participación, podremos ser capaces de evaluar todas estas distintas ideas y piezas para llegar a lo que esperamos sea el producto final".

Cambios en seguridad y rendimiento

Uno de los objetivos de IndyCar ha sido desplazar la carga aerodinámica lejos de las superficies superiores, que han proliferado durante la era de los kits aerodinámicos desde 2015 hasta la actualidad.

Todos los pilotos experimentados de IndyCar han coincidido en que esto ha dañado las carreras en circuitos permanentes, callejeros y óvalos cortos, creando demasiada turbulencia y provocando que los coches no pudieran seguirse muy de cerca en las curvas de media y alta velocidad. También han creado tanto downforce que las distancias de frenado se han acortado y también anulando la necesidad de controlar el acelerador en la salida de las curvas. 

Frye comentó que el coche de 2018 abordará estas preocupaciones de manera radical. "Hemos probado en Mid-Ohio, hemos probado en Phoenix [con el actual coche], y, básicamente, hicimos partes para ver lo que pasaría", explicó. "La mayor parte del downforce proviene de la parte superior. En el nuevo coche, casi todo el downforce se generará desde la parte inferior del coche, así que creo que les va a gustar [a los pilotos]". 

"Cuando hicimos las pruebas, una de las cosas que los pilotos mencionaron y comentaron fue que tenemos un gran producto de carreras y que no querían afectarlo negativamente de ninguna manera, pero con este nuevo coche, no querían encontrarse con ese aire [sucio] que actualmente se produce. Así que eso son algunas de las cosas que estamos viendo. En cuanto al rendimiento, debería ser mejor porque no queremos ir hacia atrás. Con respecto a los elementos de seguridad hay algunas cosas que deberían ir mejor en los impactos laterales.  También estamos mirando un parabrisas o una aplicación tipo Halo. No estoy seguro de que esto último esté implementado en el coche de 2018, pero vamos a toda velocidad en su diseño y desarrollo". 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series IndyCar
Tipo de artículo Noticias de última hora