Así es una vuelta a Le Mans

Darren Turner, piloto de Aston Martin en GTE nos descubre cómo es el circuito de La Sarthe, donde se disputan las 24 Horas de Le Mans.

De la mano de Dunlop, fabricante de neumáticos que forma parte de la leyenda de Le Mans gracias a su famoso puente y a la chicane con su nombre, el británico Darren Turner, ganador en dos ocasiones en Le Mans en la categoría de GT - en 2008 compartiendo equipo con el Español Antonio García - nos descubre todos los secretos de este mítico trazado.

Primera curva y Chicane Dunlop

La primera es más curva de lo que la gente se espera. Si no tuviese la chicane a continuación, sería fácil y sencilla, pero así se complica y tienes que mantenerte a la derecha en la salida para poder frenar. Para decidir el punto de viraje puedes aprovechar toda la anchura encima de las flechas pintadas si la calzada está seca, pero no si está mojada... es una curva difícil. Además, la entrada en la chicane es peliaguda porque los baches afectan a los frenos y te puede pillar desprevenido. La chicane en sí está bastante bien porque se puede utilizar mucho el bordillo y además la primera es más lenta que la segunda, así que vas aumentando la velocidad mientras consigues un buen agarre.

Las Eses

Llegas al punto más alto y pasas bajo el Puente Dunlop, luego vas hacia las Eses. Es un buen tramo y, al principio, es ciego. Tras la primera curva a la derecha, tienes que mantenerte a la derecha para tomar la siguiente a la izquierda, que tiene mucho peralte. Si no la coges bien, la velocidad de salida se verá afectada. Es una de esas curvas para darlo todo, después ya estás de camino hacia Tertre Rouge.

Tertre Rouge

Esta es, seguramente, una de las curvas más importantes del circuito. Si estás tú solo, lo único que importa es la velocidad de salida. Pero si estás peleando con otros, no puedes permitirte cometer un solo error, porque te convertirás en presa fácil en la bajada hacia la primera chicane. Cuando la calzada está seca se usa mucho el bordillo a la salida, pero no tanto si está húmeda.

Mulsanne

En el camino hacia la primera chicane empieza la carretera pública y la sensación es diferente. Se notan los baches y el peralte de la calzada. Hay que ubicarse y te impone un respeto muy diferente. Al salir del Tertre Rouge aún queda un giro a la derecha y para pasar por ahí viene bien tener el bloqueo de dirección mínimo. A partir de ese punto se trata de ver cómo está el tráfico de camino a la chicane y estudiar el tramo que queda por delante

para seleccionar el punto idóneo para frenar. En Le Mans se alcanza cuatro veces la máxima velocidad (unos 305km/h en el Aston, quizá algo más este año con la nueva aerodinámica) y aquí hay que reducir hasta quedarse en primera o segunda. Antes de los puntos de frenado hay señalizaciones en las barreras protectoras que van marcando los metros que faltan, aunque también te ayudan las entradas a las casas que asoman bajo los quitamiedos.

Primera Chicane

La entrada es lenta y es importante girar deprisa y recuperar la potencia. Hay que sacrificar velocidad en la entrada para asegurarse una buena salida. Al principio de la semana, el miércoles por la noche, vas en primera porque el circuito aún está limpio de goma, pero según avanza la semana hay más agarre y puedes tomarla en segunda.

Segunda Chicane

En tu mente las chicanes parecen reflejadas en un espejo, ambas idénticas, pero puestas al revés. Sin embargo, siempre parece que en la segunda frenas más tarde. No sé por qué, a lo mejor es que allí la calzada tiene más agarre. De nuevo, reduces la velocidad a la entrada para salir disparado hacia la curva de Mulsanne. La salida es muy divertida. Utilizas toda la pista y algo más en el momento de salir.

Curva Mulsanne

Han reducido la altura y, por suerte, ya no es lo que era. En el vértice de giro frenas y reduces a primera para tomar la curva y es ahí cuando notas la carga lateral. En este punto el tráfico es complicado, como se vio en el accidente que tuvo Anthony Davidson con un Ferrari GT hace unos años. Intentamos tomar la curva en fila india y a veces tienes que defenderte contra coches LMP1 y LPM2 para conservar tu espacio. En la curva de Mulsanne en sí hay mucho agarre para girar el coche y utilizas mucho el bordillo, sobre todo en la salida. A mí me encanta.

Hacia Indianápolis

Los dos giros no tienen ninguna dificultad si vas solo, ni siquiera si tienes otro coche al lado. Pero si te pillan a la izquierda el tramo requiere mucha atención, especialmente por la noche...

Indianápolis

Yo siempre considero que tanto la derecha como la izquierda forman parte de Indianápolis y es una secuencia fantástica. La aproximación es larguísima, reduces de sexta a quinta para la curva a la derecha y tomas la de la izquierda en segunda. El peralte ayuda, pero tienes que darlo todo para sacarle el mayor rendimiento posible.

Arnage

Esta curva es la más frustrante. Es muy cerrada y no tienes mucho agarre, aunque la han rediseñado este año, así que habrá que ver si ha cambiado. Puede que la falta de agarre se deba a que normalmente es una intersección muy concurrida. Se coge en primera, reduciendo desde tercera. Aquí se cometen muchos errores y siempre tenemos miedo de darnos con las barreras. Ahora las han retirado hacia atrás y ese miedo ya no existe. ¡No nos asusta el peligro, nos asusta cometer un error!

Curvas Porsche

Este es el tramo más esperado de la vuelta. La entrada es súper rápida, hay que frenar sobre el lado izquierdo y entrar bien para mantenerse muy ajustado en la primera curva a la izquierda. Con un buen coche no hay problema, te propulsa un poco hacia la siguiente para mantenerte ajustado en la de la derecha. Cuatro de las cinco curvas Porsche son geniales. En cambio, la última tiene un peralte negativo que hace que sea fácil perder el control de la parte de atrás. Con vosotros, sería estupenda. Este año han puesto barreras MÁS SEGURAS en esta zona; es una solución perfecta para mejorar la seguridad sin interferir con el curso del circuito. Me alegro mucho de que lo hayan hecho.

Maison Blanche

Los giros derecha-izquierda hasta llegar a la Chicane Ford no tienen nada, son muy sencillos. Es la única crítica que tengo que hacerle al circuito, son innecesarios y no aportan nada a nadie. El tramo hasta la Chicane Ford debería ser una recta. Tal como está sólo sirve para aumentar las posibilidades de accidente, como ya he explicado al ACO.

Chicane Ford

Pasas la entrada a boxes y la primera parte es más lenta que la segunda; la clave está en frenar lo suficiente el coche para atravesarla limpiamente. Así enseguida recuperas la potencia para cruzar la línea de meta y empezar otra vuelta.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Le Mans , WEC
Evento 24 Horas de Le Mans
Pista Le Mans
Pilotos Darren Turner
Equipos Aston Martin Racing
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas AJFFC, aston martin