Análisis: Dovizioso le pide la revancha a Márquez

La pretemporada en MotoGP anticipa la reedición del duelo por el título entre Márquez y Dovizioso, apariciones puntuales de Lorenzo y una buena movida en Yamaha con Zarco como agitador.

Márquez y la confianza del campeón

Si hubiera que hacer un ranking de los pilotos que se han mostrado más competitivos este invierno, el campeón comandaría esa tabla. Marc Márquez afrontará el arranque del Mundial como la referencia, tanto por la corona que obtuvo los dos últimos años como por la consistencia demostrada en los tres test colectivos que se han celebrado. A pesar de no haber sido el más rápido ni en Sepang (Lorenzo) ni en Buriram (Pedrosa) ni en Losail (Zarco), no hay un corredor en la parrilla con un ritmo de giro más constante que el de Cervera (Lleida). Su ADN le permite sacar petróleo a una vuelta, de modo que en esta pretemporada, especialmente en Qatar, sacrificó esa pegada para ganar empaque. El nuevo motor de su Honda debería limitarle menos en la primera parada del calendario, y será a partir de la segunda (Argentina) cuando seguramente pase al ataque y exhiba todas sus armas. Si bien la RC213V no está al nivel de la que condujo en sus dos primeras incursiones en MotoGP (2013 y 2014), si está por encima de la que tuvo en su mano tanto en 2016 como en 2017, y en ambos casos fue capaz de llevarse el título.

Andrea Dovizioso, Ducati Team

Dovizioso, la principal alternativa

El único aspecto en el que Andrea Dovizioso se plantará en Qatar el próximo día 18 por detrás de Márquez es en el palmarés, algo que tampoco es moco de pavo dicho sea de paso. Al margen de eso, el italiano ya fue capaz de plantarle cara al español en 2017, un campeonato que no se decidió hasta Valencia y en el que Dovi acumuló hasta seis triunfos, los mismos que el #93. En lo que llevamos de 2018, el de Ducati fue de los más rápidos en Sepang, se las apañó bien en Buriram y sacó el martillo en Qatar, donde en 2017 ya peleó por el triunfo y donde el domingo que la semana que viene debería salir a ganar a tenor de lo que se ha visto en los entrenamientos más recientes. Después de un año en el que se convirtió en la principal sorpresa, Desmodovi se ha ganado a pulso el ser visto como la principal alternativa a Márquez para coronarse. “Me satisface mucho empezar como candidato y demuestra que se ha trabajado bien. Me siento incluso más competitivo que la temporada pasada”, declara el de Forli, un piloto de lo más cabal y que no acostumbra a lanzar las campanas al vuelo.

Jorge Lorenzo, Ducati Team

A Lorenzo se le acumula el trabajo

Después de una primera toma de contacto en Sepang explosiva y con récord de la pista incluido, las sensaciones fueron a peor para el mallorquín. Jorge Lorenzo salió de Tailandia con más dudas que certezas –el último día volvió a rodar con la Ducati de 2017– para terminar en Qatar con una cosa clara: hay todavía mucho trabajo por hacer, tanto por su parte como por la de la escudería, para hacer que su conducción se naturalice encima de la Demosedici. Si tras el ensayo en Malasia la mayoría de sus compañeros de pista lo colocaban en las apuestas como opositor al título, los hay que ya han rebajado un poco sus expectativas. Ahora lo ven con opciones de ganar carreras pero sin la consistencia necesaria para optar al premio más gordo. Por el momento, el balear se limita a seguir trabajando, consciente de que es la única senda que le llevará a lograr el objetivo que se marcó cuando abandonó su zona de confort (Yamaha) y se embarcó en esta atrevido proyecto. Su compromiso con Ducati es firme, aunque a las puertas de tener que renovarlo probablemente se vea obligado a hacerlo a la baja.

Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing

Yamaha es pura confusión

No hay nada peor para un equipo de MotoGP que dar un significativo paso adelante puntual sin haber tocado nada de la moto. Pues bien, esa es la tónica que se ha ido repitiendo en los lados del box de Yamaha a lo largo de los últimos meses, un periodo en el que la marca de los diapasones ha mostrado una galopante desorientación acompañada por una manifiesta ineficacia para encontrar soluciones a los problemas de falta de tracción que Valentino Rossi Maverick Viñales arrastran desde hace mucho tiempo. A los incontables chasis probados hay que sumarle las carencias que según Il Dottore presenta la M1 a nivel electrónico en relación con la Honda y la Ducati. El de Tavullia insiste en este asunto a la vez que dice estar satisfecho con la decisión de partir del bastidor del modelo de 2016 como base sobre la que diseñar el de 2018. Viñales, por su parte, se limita a subrayar que nadie puede pretender que pelee por ser campeón si lleva un prototipo que no está a su gusto. En definitiva, una partitura prácticamente idéntica a la del año pasado que incluso podría hacer buenos los números que la fábrica de Iwata logró entonces (cuatro triunfos y 13 podios).

Johann Zarco, Monster Yamaha Tech 3

Zarco dará mucha guerra

No deja de ser llamativo que Johann Zarco vaya acumulando titulares por su competitividad con una Yamaha de hace dos años, tanto en el chasis como en el motor, mientras los pilotos oficiales ya no saben qué hacer para darle caza. En su irrupción en la categoría de las motos pesadas, el francés se ganó el respeto de las ‘vacas sagradas’ a base de darle al mango con la actitud adecuada, mostrando respeto y desparpajo en la misma medida. Mientras Rossi y Viñales no hacen más que reclamar una moto para ellos, el piloto de Cannes interpreta que no hay mejor fórmula para sacarle a la M1 todo su potencial que tratar de imitar el estilo de Lorenzo, que al fin y al cabo es quien parió el embrión de ese chasis de 2016. Superado su periodo de adaptación como novato, nadie tiene ninguna duda de que el galo dará mucha guerra desde el primer minuto. La única incógnita radica en saber si el hecho de que Tech 3 haya anunciado ya que a partir de 2019 competirá con KTM tendrá una influencia inmediata en la relación con Yamaha en 2018.

Alex Rins, Team Suzuki MotoGP

Suzuki endereza su rumbo

Después de un 2017 para olvidar, Suzuki se plantará en 2018 con los deberes hechos y una nueva moto, sobre todo el motor, mucho más afilada. Será ahora cuando Andrea IannoneAlex Rins deberán demostrar que son merecedores de la etiqueta de pilotos de fábrica, algo que el español ha hecho en todo el invierno mientras que el italiano solo en momentos puntuales. Atendiendo a las tres tandas de pruebas, el Maníaco deberá ponerse las pilas para que el piloto de Barcelona no lo deje en evidencia y de coartada a quienes piensas que Iannone está más pendiente de los focos que de la tabla de tiempos. De ser así, alguien debería ser capaz de hacerle ver la trascendencia del momento que vive y del papel que juega como punta de lanza del constructor de Hamamatsu, que cada vez parece tener más dudas acerca de la continuidad del #29 más allá del contrato actual que expira el próximo 31 de diciembre.

Aleix Espargaro, Aprilia Racing Team Gresini

Aprilia necesita potencia

Aleix Espargaró, puntal del proyecto de Aprilia en MotoGP, ya no sabe qué hacer para que Aprilia le permita disponer del motor que los técnicos de Noale le llevan prometiendo desde hace meses. El español lleva pidiendo un propulsor más potente desde 2017 y su puesta en escena se ha ido posponiendo. Ahora parece que debutaré finalmente en Qatar, primera cita del calendario, donde el mayor de los hermanos de Granollers (Barcelona) ya finalizó el sexto en 2017, el mejor resultado de Aprilia desde su regreso a MotoGP como estructura oficial (2015). “En ritmo estamos bien pero nos falta potencia. Yo ya no sé qué hacer para ir más rápido a una vuelta”, insiste Espargaró.

Pol Espargaro, Red Bull KTM Factory Racing

KTM pone la directa (Tech 3)

Superada con buena nota su primera experiencia completa en MotoGP, KTM crece a toda pastilla a base de inyectar recursos en un proyecto del que todo aquel que trabaja en él habla maravillas. El fabricante austríaco ha puesto la directa, espera seguir acelerando y poner una marcha más en 2019, cuando colocará otras dos RC16 en la parrilla, las que irán a parar a Tech 3. Con Pol Espargaró afianzado en su lado del box, la incertidumbre rodea a Bradley Smith, más aún si tenemos en cuenta el manifiesto interés que ha mostrado la directiva de Mattighofen en hacerse con los servicios de Zarco, cuyo contrato casualmente es con el equipo de Hervé Poncharal.

Takaaki Nakagami, Team LCR Honda

Los novatos en su papel de novatos

Tras la refrescante aparición de Johann Zarco y Jonas Folger, los cinco novatos promocionados a MotoGP parecen haber desembarcado con menos fuerza, y todo lleva a pensar que interpretarán el papel que normalmente está reservado a los recién llegados. En ese sentido vale la pena destacar la buena impresión que dejó Nakagami hasta la caída de la última jornada en Losail, así como la progresión de Syahrin, siendo Morbidelli, en cualquier caso, el principal aspirante a adjudicarse el galardón de debutante del año.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Tipo de artículo Análisis
Etiquetas Maverick Viñales, andrea dovizioso, análisis motogp, jorge lorenzo, marc marquez, motogp 2018, pretemporada motogp, valentino rossi