Campeón a los tumbos, por Martín Urruty

compartidos
comentarios
Campeón a los tumbos, por Martín Urruty
Martín Urruty
Por: Martín Urruty
19 nov. 2018 19:55

Nuestro colaborador nos cuenta lo sucedido en el Gran Premio de Valencia de MotoGP y un campeón que pasa todos los problemas que se le presentan.

Marc Márquez acapara casi todo en MotoGP. Hasta cuando no gana, que no son tantas veces, hace méritos como para destacarse del resto. Su caída en la séptima vuelta -de la primera parte- del Gran Premio de la Comunidad Valenciana, cierre del ejercicio por 17° año consecutivo, tiene tanta relevancia como la extraordinaria victoria de Andrea Dovizioso o la rodada de Valentino Rossi cuando intentaba darle caza a su compatriota. El quíntuple campeón asumió como su mayor error del año haber elegido una goma trasera media para la carrera en el empapado pavimento de Cheste, siguiendo su experiencia de la tercera práctica, algo que supo equivocado no bien comenzó la vuelta previa.

El español pagó el precio más caro por su falla de juicio: cuando la lluvia aumentó en intensidad, derrapó y se fue al piso. La caída de Márquez fue la sexta de la decena que hubo antes de que los comisarios detuvieran la prueba con bandera roja, algo que ocurrió tardíamente y luego de que algunos pilotos -Dovizioso entre ellos- lo pidieran desde la pista encharcada. El catalán dejó en blanco el casillero de puntos por cuarta vez en la temporada y por segunda vez no vio la bandera de cuadros: en la Argentina, sancionado, quedó 18°; llegó 16° en Italia luego de una caída; abandonó después del golpazo de Johann Zarco en Australia y en Valencia no pudo regresar luego del revolcón.

A pesar de la baja de Márquez, Honda logró sellar su anhelo mayor: la llamada triple corona. Con el título de pilotos ya asegurado por el corredor de Cervera en Motegi y el cetro de constructores resuelto en Malasia, aún estaba pendiente el torneo de equipos. Y el rival era Yamaha. Las caídas de Maverick Viñales primero y de Rossi después aliviaron la tarea de Honda, que anotó los 11 puntos aportados por Dani Pedrosa en su despedida. Ducati aprovechó la victoria de Dovi y los cuatro puntos de Jorge Lorenzo en su regreso-adiós para superar a Yamaha y quedar como subcampeón también en el rubro escuderías.

Un vistazo por las posiciones finales puede apurar la síntesis de 2018 como otro año con supremacía de Honda. Y ha sido, más bien, otra temporada hegemónica de Márquez. El ahora siete veces campeón encabeza incluso la tabla de caídas. Su rodada mientras marchaba detrás de Álex Rins y Dovizioso en la curva 9 fue una de las 155 que hubo durante el fin de semana récord en el circuito Ricardo Tormo, que dejó lejos la marca de 140 registrada el año pasado en Misano. Sólo la -dividida- competencia de MotoGP tuvo una docena de caídas. Con su nueva ida al piso, Márquez, quien también había rodado durante la clasificación, acumuló 23 durante 2018, apenas cuatro menos que en 2017 y ocho más que las registradas en 2013, su año como novato en la división mayor.

El piloto que les estampó nombre y apellido a los principales records de juventud en el septuagenario Mundial es, por lejos, el corredor que más se cayó en el campeonato que acaba de concluir. El español Älvaro Bautista, con 21 rodadas, el belga Xavier Simeon (18), el australiano Jack Miller (17) y el inglés Cal Crutchlow (17, pero sin haber corrido en las últimas tres fechas) quedaron detrás suyo en el oprobioso ranking. Si en la cuenta fueran incluidas las tres cilindradas, Marc estaría entre los cuatro corredores que más se fueron al suelo, superado por Stefano Manzi (31), Sam Lowes (27) -de Moto2- y Marco Bezzecchi (24), finalmente tercero en el certamen de Moto3. En cambio, Dovi, otra vez subcampeón, sólo se cayó cinco veces, su cifra más baja en las últimas cuatro temporadas. Rossi padeció el doble de rodadas -ocho- que en las anteriores dos temporadas y su compañero Viñales, apenas cuatro, su marca más baja desde que corre en MotoGP.

Más allá de las mejoras que Honda ha incorporado a sus prototipos en las últimas dos temporadas, la RC213V sigue siendo una máquina compleja que requiere de ciertas técnicas para que sea capaz de entregar su potencial. Por eso, más allá del error de Márquez al elegir el neumático trasero para correr bajo el agua en Valencia, lo que derivó en su caída, la otra veintena de revolcones del multicampeón este año no hacen más que pintar las dificultades que encierra el manejo de la moto campeona de todo. No es casual que el segundo representante de la marca en el campeonato, Crutchlow, también con buena provisión de elementos del fabricante japonés, sólo haya sumado el 46% de los puntos que anotó el campeón. El inglés, quedó dicho, se perdió las últimas tres carreras debido a su lesión. Pedrosa, el otro integrante de la escudería oficial, corrió las 18 carreras: acumuló poco más del 36% de los 321 puntos sumados por Márquez.

Ganador de la mitad de las competencias de 2018, campeón con tres fechas de antelación y por quinta vez en seis años en la elite del motociclismo, Márquez tiene también un lado B que lejos de minorar su figura, la agranda. Ratifica la supremacía. La hegemonía Márquez.

MÁS ARTÍCULOS DE MARTÍN URRUTY

 

Artículo siguiente
Lorenzo toma su lugar en el box de Honda

Artículo previo

Lorenzo toma su lugar en el box de Honda

Artículo siguiente

Galería: los pilotos de MotoGP lucen sus nuevos colores antes del test

Galería: los pilotos de MotoGP lucen sus nuevos colores antes del test
Mostrar comentarios

Sobre este artículo

Campeonatos MotoGP
Pilotos Marc Marquez Compra ahora
Autor Martín Urruty