Las pistas del MotoGP 2017 más duras para los frenos

El fabricante italiano Brembo ha clasificado el grado de dificultad que exige a los frenos de cada circuito de MotoGP.

El Mundial de MotoGP arrancó en Qatar la pasada semana, un campeonato que consta de 18 carreras, con unos 2.000 km de competición y aproximadamente 4.300 frenadas en carrera. Datos que nos dan la importancia de una frenada eficaz para imponerse en este duro certamen.

Los técnicos de Brembo, fabricante italiano que ejerce de proveedor para todos los equipos de la categoría reina han clasificado el esfuerzo a que están sujetos los sistemas de frenos en los 18 circuitos del campeonato, usando una escala de 1 a 5 en la que el valor más bajo, obtenido por Phillip Island, corresponde a un esfuerzo modesto de los frenos.

El esfuerzo aumenta en Assen, aunque siga teniendo calificación de bajo esfuerzo. Sin embargo, en nueve trazados, incluidas las tres primeras carreras de la temporada y las dos citas italianas, el estrés para los sistemas de frenos es calificado de medio. Más grande es el esfuerzo de los frenos en los circuitos de Jerez, Brno y Aragón, aunque siguen siendo inferiores a la máxima dureza, que poseen Barcelona-Catalunya, Spielberg, Motegi y Sepang.

La exigencia de los frenos en cada circuito (por Brembo)
La exigencia de los frenos en cada circuito (por Brembo)

Foto: Brembo

En esta clasificación se han tenido también en cuenta los factores medioambientales de cada circuito, ya que no es lo mismo frenar en el frío Silverstone, donde el año pasado se compitió con una temperatura del asfalto de 18 grados, que hacerlo en Barcelona en junio, donde en las dos últimas ediciones el asfalto alcanzó los 48 grados, lo que supone un problema para enfriar los frenos de carbono que se acercan peligrosamente a los 800 grados centígrados.

A pesar de que todas las carreras se celebran con la misma distancia aproximada, no supone la misma exigencia a la hora de frenar en Jerez, donde los pilotos utilizan los frenos casi 300 veces (297 para ser exactos) y otras, como en Phillip Island, donde las frenadas son poco más de 150.

Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing
Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing

Foto Toni Börner

En cambio, en otras pistas se frena el mismo número de veces en cada vuelta pero la longitud de la pista es diferente, por lo que varía el número de vueltas a efectuar. Motorland Aragón, Brno y Sepang tienen 11 frenadas en cada vuelta, pero en la primera pista se completan 23 vueltas, en la segunda 22 y en la tercera 20. Por lo tanto, en el GP de Aragón el total de frenadas es 253 y en el GP de Malasia son 220.

A pesar de estos datos, el número total de frenadas a menudo es engañoso con vistas a evaluar el esfuerzo exigido al sistema de frenos, ya que no considera su disposición a lo largo de la pista: en los 4.542 metros de Assen las frenadas son 10, pero lo revirado de la pista hace que las frenadas sean bastante suaves, lo que favorece el enfriamiento de los frenos.

También en Motegi los pilotos frenan 10 veces en cada vuelta, pero la abundancia de curvas cerradas, a recorrer en segunda velocidad, obstaculiza la eliminación del calor, así en en Japón en cuatro ocasiones por vuelta, los espacios de frenada de las MotoGP superan los 200 metros, mientras que en una ocasión se llegan a recorrer hasta 263 metros con los frenos accionados.

Otra variable a no subestimar es la duración de cada frenada: dos frenadas de 3 segundos, en términos de estrés para el sistema de frenos, no son lo mismo que una de 6 segundos. En la primera y en la última curva de Sepang los pilotos accionan los frenos durante 5,3 y 5,6 segundos respectivamente. En cambio, en Assen, la frenada más larga no supera los 3,9 segundos.

Andrea Iannone, Team Suzuki MotoGP
Andrea Iannone, Team Suzuki MotoGP

Foto: Suzuki MotoGP

Un error común es pensar que relacionar el tiempo de uso de los frenos con la duración del GP da medida fiable del esfuerzo exigido al sistema de frenos. Por ejemplo, en Termas de Rio Hondo, Jerez y Assen, los pilotos accionan los frenos durante el 31 por ciento de la carrera, pero ninguno de estos circuitos figura entre los más duros para los sistemas de frenos. De la misma manera, en Austin se frena durante el 23 por ciento de la carrera, pero el circuito es considerado más duro que la pista holandesa.

También la fuerza de las frenadas, medida como desaceleración media máxima en la vuelta, influye en el estrés a que están sujetos los sistemas de frenos: en Spielberg las tres primeras frenadas someten al piloto y a la moto a 1,5 g de desaceleración máxima y con estas medidas el circuito austriaco presenta una desaceleración media máxima en cada vuelta de 1,3 g, que es la mayor de todo el campeonato.

En resumen, cada circuito es un mundo aparte en cuanto a frenada, lo que exige el máximo nivel en cuanto a fiabilidad y prestaciones en todas las condiciones en sus elementos frenantes: discos, pinzas, bombas y pastillas de freno.

Danilo Petrucci, Pramac Racing
Danilo Petrucci, Pramac Racing

Foto: Gold and Goose Photography

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Tipo de artículo Análisis
Etiquetas calendario motogp, circuitos motogp, frenos, frenos motogp, motogp, motogp 2017