El número 2

Nuestro colaborador Martín Urruty, te cuenta la historia de un piloto considerado "2" en su equipo, pero que esta temporada está teniendo una mejor campaña que su compañero, un ex campeón mundial.

Poco más de un año atrás, justo en la semana previa al Gran Premio de Italia, Ducati confirmó que Andrea Dovizioso sería el compañero de Jorge Lorenzo en 2017 y 2018. Luego de haberse asegurado la millonaria contratación del español, la casa de Borgo Panigale había evaluado cuidadosamente con cuál Andrea renovaría vínculo, si con el experimentado y previsible Dovi o con el joven e impetuoso Iannone. La marca italiana reunió finalmente en su escudería oficial a los viejos rivales de 250 cc. con la intención de generar alquimia entre el tricampeón dispuesto al desafío y el consistente hombre de casa.

Casi 13 meses después, con un tercio de temporada cumplido, el primer triunfo de 2017 llegó gracias al aporte del menos cotizado de los dos dos: Dovizioso es, acaso junto con Dani Pedrosa, de los pilotos oficiales menos valuados en el paddock de MotoGP. El triunfo del italiano con Ducati en Mugello representa el summum de su campaña y de las pretensiones que a esta hora puede tener el fabricante boloñés. El equipo había preparado la carrera de casa de una manera especial, con pruebas privadas en las que buscó opciones de puesta a punto que la pusieran verdaderamente en competencia por el triunfo.

A los 31 años y en pleno tránsito por su décima temporada en la cilindrada mayor del motociclismo de velocidad, Dovizioso manejó perfectamente el Gran Premio en la Toscana. Que Maverick Viñales haya priorizado los 20 puntos del segundo puesto, Danilo Petrucci se haya conformado con un lugar en el podio y el maltrecho físico le impidiera a Valentino Rossi su último esfuerzo no le quitan mérito alguno al italiano vencedor. Dovi exprimió las fortalezas de la Desmosedici GP17 y disimuló las carencias camino a obtener su primera victoria sobre seco en MotoGP (tanto en Donington Park 2009, con Honda, como el año pasado con Ducati en Malasia había triunfado sobre piso mojado).

Las primeras seis carreras de la temporada han dejado claro que si bien la GP17 no es tan consistente como su antecesora GP16 ayudada por las alas, Dovizioso ha terminado adelante de Lorenzo en cuatro de las cinco carreras en las que ambos vieron la bandera de cuadros (ambos se cayeron en la Argentina). Dovi le sacó 20 segundos a Jorge en Qatar, casi cuatro en Austin, 12s7 en Le Mans pese a que el italiano terminó cuarto y el español, sexto, y en Mugello la distancia entre el ganador y Lorenzo -octavo- fue de 14s393. Incluso Álvaro Bautista, con una Ducati 2016, concluyó adelante del quíntuple campeón. La única ocasión en la cual el palmesano terminó adelante de su compañero fue en Jerez, primer podio de la marca y único de mallorquín, donde al cabo del recorrido le sacó 8s1.

Dovizioso tiene una ventaja sobre Lorenzo que va más allá de los números, que a menudo permiten decorarla: la experiencia con una moto de concepción opuesta a la Yamaha que supo tripular exitosamente el hispano durante sus anteriores nueve años en MotoGP. Dovi recorre su quinta temporada con la Desmosedici, sabe cómo hacerla viajar rápido, algo que Lorenzo aún intenta descubrir y para eso ha adaptado su estilo de conducción mientras espera que los técnicos en Borgo Panigale sean capaces de armar una máquina más próxima a su gusto. Rossi, se recuerda, gastó sus dos temporadas vestido de rojo pidiendo algo similar y jamás logró que cuajara. Se despidió con apenas tres podios.

Dovi llegó a Ducati a comienzos de 2013, justo cuando Rossi regresó a Yamaha. Su compañero en ese ejercicio fue el recordado Nicky Hayden, campeón con Honda en 2006 y quien ya llevaba cuatro años con la marca. Sin embargo, Dovizioso terminó el año arriba del estadounidense en el campeonato. En la siguiente temporada se enfrentó con Cal Crutchlow, quien había ganado reputación al manillar de la Yamaha del equipo Tech 3: el piloto de Forlimpopoli sumó ¡113 puntos más que el inglés (187 a 74)!, que terminó desechando continuar en la escudería aún cuando sabía que esa era posiblemente su última oportunidad de revistar como piloto oficial. Iannone lo superó por 26 unidades en 2015 pero Dovi se repuso el año pasado y aventajó a su compatriota por 59 puntos (171 a 112).

La soñada victoria en la pista florentina combinada con la debacle de las Honda le permitió a Dovizioso saltar de sexto a segundo en el campeonato encabezado por Viñales. Aunque resulte estimulante para encarar el segundo tercio del ejercicio 2017, no parece suficiente para apuntalar el sueño de pelear el título. Para eso, Ducati debería transformar a la GP17 en una moto más previsible y constante en todas las pistas y condiciones meteorológicas tomando también en cuenta la evolución de neumáticos que desde Mugello forman parte del menú estable para la temporada en curso. A la pasada, Dovi también le mostró a Lorenzo que existe un camino alternativo para ganar con Ducati aunque esté más alejado de la ortodoxia a la que estaba acostumbrado el número 99.

Designado un año atrás como escudero del multicampeón recientemente contratado, Dovizioso es hoy el piloto referente de Ducati. Lleva, desde el último domingo, un rótulo adicional como primer italiano que ganó en Italia con una marca italiana. Como el australiano Mark Webber le espetó por radio al equipo Red Bull luego de vencer en el Gran Premio británico de Fórmula 1 en 2010, "no está mal para un piloto número 2".

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Andrea Dovizioso
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas andrea dovizioso, ducati, gran premio de italia, jorge lorenzo, martin urruty, moto, motogp, mugello, piloto