Ganar temprano

Para Martín Urruty, la clave encontró Valentino Rossi para alcanzar la victoria es descubrir cómo extraer lo mejor de los neumáticos de Michelin durante la calificación.

Valentino Rossi empezó a ganar el Gran Premio de España mucho antes de que se apagara el semáforo en la recta principal del circuito de Jerez de la Frontera.

 Il Dottore inició el sábado su propia operación triunfo con la consecución de la pole position en Andalucía.  Vaya curiosidad: en las cuatro fechas de la temporada ha vencido el autor de la pole. Jorge Lorenzo lo hizo en Qatar, Marc Márquez lo consiguió en el convulsionado Gran Premio de la República Argentina y en su coto de Austin, y Rossi volvió al triunfo en Jerez luego de siete años. La anterior pole del italiano en esa pista había sido en 2005. 

 

Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing
Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing

Photo by: Michelin Sport

Desde su vuelta a Yamaha, principalmente, el multicampeón ha entendido -y aceptado incluso públicamente- que el motociclismo moderno premia con más opciones de victoria a quienes largan en primera fila. El ritmo de competencia suele ser tan vertiginoso de principio a fin que le quita oportunidades a quien debe remontar desde un cajón en segunda o tercera hilera. Ese proceso demanda tiempo e impone una exigencia a los neumáticos con la moto aún pesada que condiciona la tarea posterior porque para entonces los líderes ya han tomado una ventaja muy difícil de ser descontada si el ritmo de giro es parejo y no median circunstancias extraordinarias como la lluvia.

Un triunfo como el del sudafricano Brad Binder, quien en Jerez saltó de último (¡35°!) a ganador en Moto3 resulta utópico en MotoGP.

El recordado cierre de 2015 en Valencia, donde Valentino largó último y arribó cuarto, sirve como ejemplo para la categoría reina.

Rossi ha logrado sacarles más provecho en clasificación a los neumáticos Michelin que el rendimiento que hasta el año pasado podía extraer de los Bridgestone.

Las imprevisibles gomas francesas han sido hasta ahora un intríngulis para todos, Rossi incluido. Padeció cuando cambió de moto en la segunda parte de la carrera en la Argentina y con la temprana caída en Austin; sin embargo, el heptacampeón de la clase mayor ha logrado cierta consistencia en su rubro más deficitario en los últimos ejercicios: la clasificación.

 

Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing
Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing

Photo by: Michelin Sport

Hace nueve años que Vale no iniciaba una temporada con tres partidas desde la primera fila en las primeras cuatro fechas. Rossi largó desde el quinto lugar en Losail, ocupó el segundo cajón en Termas de Río Hondo, el tercero en Texas y la pole en Jerez. Aquel mencionado arranque de 2007 fue con tres poles (Qatar, Turquía y China) y un segundo lugar (en Jerez, segunda fecha).

Los sábados de 2016 le dejan a Rossi una posición promedio de partida de 2,75. El año pasado, en cambio, su lugar medio de partida fue 5,3 (sin tomar en cuenta la fecha en Valencia).

 

Jorge Lorenzo, al cabo el campeón, logró un promedio de 2,88 en 2015 y Marc Márquez, de 2,44. En 14 de las 18 fechas de la temporada anterior el ganador fue un integrante de la hilera inicial de partida. Los siete triunfos del mallorquín camino al título fueron desde la primera fila, que ocupó en 14 de las 18 fechas incluidas cinco poles. Las cinco victorias del catalán, también. Márquez largó entre los tres primeros 16 veces el año pasado y la mitad fue desde la pole. En cambio, los triunfos de Rossi en 2015 fueron desde el octavo lugar de la parrilla en Qatar y la Argentina, desde el cuarto cajón en Gran Bretaña y antes había transformado pole en victoria en Holanda.

Esa única pole de 2015 fue una de sus cinco salidas del año en la hilera inicial. Valentino no había sido mucho más solvente en el apartado de clasificaciones en las dos temporadas anteriores: sólo largó tres veces en primera fila en 2014 y cuatro en 2013.

Más allá de la pátina de heroicismo que su retrasada posición de salida añadió a sus triunfos en Losail y Termas un año atrás, hubo coyunturas excepcionales que propiciaron aquellas remontadas.

 

Ganador, Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing
Ganador, Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing

Photo by: Michelin Sport

Rossi, que en los últimos años se acostumbró a usar incluso hasta el warm up para dar con la mejor puesta a punto de su M1, siempre supo que para competir de entrada en carrera necesitaba afinar su puntería en el cuarto de hora de clasificación que ordena las primeras cuatro filas de la grilla.

A los 37 años parece haber descubierto cómo extraer algo más, principalmente de los complejos neumáticos actuales de Michelin.

Una buena posición de largada no garantiza triunfos pero allana el camino. Por eso la victoria de Valentino germinó el sábado en Jerez. El viejo Rossi despierta temprano.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Valentino Rossi
Equipos Yamaha Telefonica
Tipo de artículo Análisis