La promesa a tres bandas que llevará a Bagnaia a subirse a la Ducati de MotoGP

Tras la carrera de Moto3 en Sepang, Francesco Bagnaia revelaba que iba a poder probar el prototipo de MotoGP de Aspar el martes después de Valencia, al haberle ganado una apuesta a Gino Borsoi.

Sepang.- El director deportivo de la escudería valenciana le puso el reto después de que el italiano lograra en Assen su primer triunfo en el Mundial. Si lograba otra victoria le iba a dejar rodar en Cheste con la Ducati de MotoGP que esta año han pilotado Yonny Hernández y Eugene Laverty, en los entrenamientos del martes posterior a la última prueba del calendario.

Y ese es un caramelo que no se olvida ni siquera cuando uno está rodando en plena carrera. “Sí, pensé en ello cuando rodaba solo, con varios segundos de ventaja respecto al segundo. Solo esperaba que sacaran la bandera roja”, comentó Bagnaia, que en 15 días verá cumplido uno de sus sueños.

“Le planteé el reto a Pecco porque pensé que era una buena forma de estimularle”, explica Borsoi a Motorsport.com. “Lo hablé con Jorge [Martínez Aspar, el propietario y director] y me dijo que estaba de acuerdo. Y este sábado, viendo que Pecco estaba rodando rápido todo el fin de semana y que realmente tenía opciones, se lo recordé a Gigi [Dall’Igna, el director técnico de Ducati]. Le dije que si ganaba teníamos que cumplir la promesa, y él no tuvo inconveniente”, añade el expiloto, que no descarta volver a emplear esa estrategia con alguno de los chavales de su equipo.

Salto ‘obligado’ a Moto2

La progresión de Bagnaia quedó bastante bien reflejada este domingo, por más que el turinés, de 19 años, no obviara que los accidentes de Navarro y Binder le pusieron las cosas mucho más fáciles. “Seguramente, si no se hubieran caído hubiera sido una pelea a tres. De todas formas, hace un año lo hubiera pasado mal en una prueba así, en la que tuve que rodar completamente solo más de 10 vueltas”, matizó Bagnaia, que se está jugando el subcampeonato de la categoría de las motos pequeñas con Enea Bastianini (dispone de 19 puntos más que él) y con Navarro (dos menos).

Esa sería una buena forma de despedirse de Moto3, después de haber firmado con el equipo VR46 para dar el salto a Moto2 en 2017. “Mido 1,78 metros y peso 63 kilos. Si no fuera tan grande me hubiera planteado quedarme un año más y tratar de pelear por el título, pero con esas medidas estoy medio obligado”, zanjó Pecco.  

 

 

 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Francesco Bagnaia
Equipos Aspar Racing Team
Tipo de artículo Noticias de última hora