Los sensores de presión, obligatorios desde Italia

Tras el incidente de Redding en Argentina, Dirección de Carrera apremió a las marcas para que se pusieran de acuerdo y encontraran una solución.

La Comisión de Grandes Premios reunida el pasado sábado en Jerez dictaminó la obligatoriedad de los equipos a incorporar en sus motos sensores de presión en los neumáticos, tanto en el trasero como en el delantero, a partir del Gran Premio de Italia (22 de mayo). Esta medida es la consecuencia de los dos incidentes que han tenido lugar hasta ahora desde que Michelin regresó al Mundial como suministrador único de gomas.

En Sepang, durante el primer entrenamiento de pretemporada de este 2016, la goma trasera de la Ducati de Loris Baz estalló al paso del francés por la recta de meta, y cuando circulaba a más de 290 kilómetros por hora. Y en Termas de Río Hondo (Argentina), ya con el campeonato en marcha, fue Scott Redding quien sufrió la delaminación del compuesto trasero de su Desmosedici GP 15.

En un primer momento, tanto Michelin apuntó a un problema con la presión de las gomas como la principal causa del accidente de Baz, un argumento que molestó y mucho en Avintia.

Tras el percance de Redding, Dirección de Carrera solicitó a los constructores que se pusieran de acuerdo de una vez para incluir en la normativa técnica el uso ineludible de los sensores de presión. “Están aprobados, ahora solo falta que los constructores se pongan de acuerdo en qué tipología se debe utilizar y en cómo implementarlos”, aseguraba entonces a Motorsport.com Javier Alonso, miembro de Dirección de Carrera. 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Scott Redding
Tipo de artículo Noticias de última hora