El mal arranque de Suzuki pone en peligro su equipo satélite

El mal arranque de Suzuki compromete la fabricación de otras dos motos con vistas a 2018. “Crear ahora un equipo satélite restaría recursos al oficial”, afirma Davide Brivio.

Hace un año, los responsables del equipo de fábrica de la marca japonesa daban casi por descontado que, con vistas a 2018, habría otras dos Suzuki en la parrilla de MotoGP, disponibles para alguna de las estructuras satélite.

Sin embargo, el mal comienzo de curso de la marca de Hamamatsu compromete mucho ese plazo hasta el punto de que el proyecto queda prácticamente aparcado, en un año en el que todas las escuderías satélite están renegociando sus contratos.

Avintia y Aspar ya se han asegurado dos Ducati cada uno con vistas al curso que viene, a la espera de ver cómo evoluciona el mercado.

Aprilia quiere poner en pista dos prototipos más ya de cara a la temporada que viene, y Stefan Pierer, CEO de KTM, también dijo hace unos meses que tenía como objetivo ofrecer sus RC16 a un posible cliente en la que será su segundo año en MotoGP.

La Suzuki es una de las motos más apetecibles que hay, por más que los resultados que acumula en este 2017, sobre todo los de Andrea Iannone, no han cumplido ni mucho menos las expectativas creadas cuando se fichó al italiano como recambio de Maverick Viñales.

A las puertas de la sexta parada del calendario, Iannone ocupa la 15ª posición de la tabla, con solo 15 puntos, y se encuentra a 70 del liderato.

Alex Rins, su compañero, se ha perdido las tres últimas citas y se perderá las dos próximas, y seguramente la falta de esa segunda referencia no ayuda a sacar más conclusiones sobre la competitividad real de la GSX-RR.

De cualquier forma, todo ese escenario compromete muy seriamente la fabricación de esas dos motos extra, puesto que en estos momentos, la cúpula de la compañía, en Japón, no tiene previsto la creación de una partida adicional destinada a ello.

“Suzuki es una compañía muy grande pero con un presupuesto dedicado a las carreras que no lo es tanto. Crear un equipo satélite en estos momentos restaría recursos al oficial”, explica Davide Brivio a Motorsport.com.

“Nuestra progresión se ha detenido un poco, digamos que se encuentra en ‘stand by’. Aún estamos buscando un nivel óptimo de competitividad, y tenemos miedo de que dividir esos recursos para destinarlos a la estructura satélite pueda suponer un problema”, añade el italiano.

Por un lado, el ejecutivo cuenta las ventajas que supondría para el desarrollo de la moto el poder disponer de otras dos unidades más rodando. Pero al mismo tiempo, es más que consciente que la coyuntura no es la mejor.

“Esas dos motos de más nos darían un gran servicio en la obtención de datos. Pero Suzuki nunca ha tenido un equipo satélite. Es más, esta es la primera vez que dispone de uno oficial, porque antes se apoyaba en formaciones externas”, zanja Brivio. 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Andrea Iannone , Alex Rins
Equipos Team Suzuki MotoGP
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas , brivio, iannone, motogp, rins, satélite, suzuki