'Márquez y la recta de Mugello', la columna de Randy Mamola

El ex piloto y analista del mundial de MotoGP Randy Mamola vuelve puntual a su cita con los lectores de Motorsport.com para analizar la actualidad del campeonato.

El ejercicio de dominio de Marc Márquez en este 2016 es para sacarse el sombrero. La ejecución del Mundial hasta llevarse el título fue perfecta a partir de un arranque incómodo, con una moto que no estaba a la altura de la Yamaha y ni siquiera de la Ducati; del alivio que le supuso ganar dos de las tres primeras carreras (Argentina y Austin); de la defensa que hizo de esa distancia hasta mitad de curso y del remate, ya cuando la Honda empezó a comportarse como a él le gusta.

Imponerse tres grandes premios antes del final con tanta contundencia merece todo el reconocimiento hacia el chaval, que se ha curtido y ha demostrado una madurez tremenda en alguien de tan solo 23 años. Marc compite con Valentino Rossi y Jorge Lorenzo, dos de los pilotos más grandes de todos los tiempos, y a pesar de ser mucho más joven que ellos y de plantarse en la primera prueba (Qatar) con peor material, ha cometido menos errores que la pareja de Yamaha.

La clarividencia de su planteamiento y su impecable ejecución le convierten irremediablemente en la referencia a partir de ahora. Lorenzo ganó el Mundial de 2015 en la última cita (Valencia), llegando desde atrás y con solo cinco puntos de margen sobre Rossi. El administró su ventaja desde verano y la fue aumentando hasta coronarse en Motegi.

 

Jorge Lorenzo, Yamaha Factory Racing, Marc Márquez, Repsol Honda Team
Lorenzo y Márquez pelean por la victoria en la última vuelta del GP de Italia en Mugello

Photo by: Gold and Goose Photography

Echar la vista atrás

Para darle una dimensión real a esta hazaña que culminó en Japón, solo hay que echar la vista atrás unos meses. Nos situamos en el Gran Premio de Italia. Después de salir de la última curva en cabeza y de perder aquella carrera frente a Lorenzo por la falta de velocidad de la Honda, ¿alguien hubiera pensado que un desenlace como este era posible? Yo, al menos, no.

Lo que ha ocurrido básicamente es que vivimos una temporada de MotoGP similar a las de Fórmula 1, en las que el desarrollo del coche tiene una influencia decisiva en el resultado final. En este sentido, todas las marcas han evolucionado y también lo han ido haciendo los neumáticos tras el regreso de Michelin. Honda ha sido, con diferencia, quien mejor nota ha sacado en ese examen.

 

Marc Marquez, Repsol Honda Team
Marc Marquez se va a por Jorge Lorenzo después de adelantar a Valentino Rossi el domingo en Motegi

Photo by: Gold and Goose Photography

En cuanto al componente humano, se ha visto un Marc muy maduro, pero al mismo tiempo, sin renegar de los duelos cerrados, que afortunadamente para la hinchada es lo que más le gusta. Lo vimos en Japón, donde el domingo se sintió fuerte y aceptó el pulso con Valentino, a quien no solo superó sino que llevó al límite hasta que se cayó. Si pudo hacer eso es porque tenía un par o tres de décimas de margen, circunstancia que ratifica el buen estado de su moto.

Como Honda acierte el año que viene y Marc siga corriendo con tanto acierto como lo ha hecho en este 2016, puede que estemos viviendo el punto de partida de una era similar a la que Vale protagonizó entre 2000 y 2005. Aunque también es verdad que la competencia actual no es la misma que había entonces, y en ningún caso veo a Lorenzo, Rossi, Viñales o Pedrosa conformándose con jugar un papel de comparsa. 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Marc Marquez
Tipo de artículo Artículo especial