Márquez se lleva los puntos de Lorenzo y Rossi

Superado el primer tercio de campeonato, el de Honda suma 56 puntos más que los que acumulaba el año pasado, casi los mismos (57) que se han dejado sus dos principales rivales.

Aseguraba Marc Márquez la pasada pretemporada en una charla con Motorsport.com, que el año pasado aprendió más que en sus dos primeras temporadas en MotoGP, en las que se convirtió en el campeón del mundo más joven de la historia y el segundo en lograrlo en su primera incursión en la categoría de las motos pesadas.

“Seguramente aprendí más en 2015 que en mi debut en MotoGP. En este último tuve que enfrentarme a una presión que cuando ganas no sientes. Si cometes un error no pasa nada, pero si es uno, luego otro y luego otro, la gente empieza a preguntarse cosas. Cometí errores, sobre todo durante la primera parte del calendario, por ejemplo en Mugello o Montmeló. Allí no estaba preparado para atacar, pero se hace difícil no hacerlo después de haber ganado dos mundiales seguidos. Estoy convencido de que haber pasado por eso en mi formación me ayudará mucho”, convenía Márquez.

Esa reflexión de invierno se convirtió en un cambio de planteamiento con el paso de los días, sobre todo cuando se dio cuenta de que aquellos tiempos en los que sus victorias se daban prácticamente por descontadas, especialmente en 2014, gracias a un prototipo bastante por delante del resto.

A estas alturas del curso pasado, Márquez ya acumulaba tres ceros en su casillero (Argentina, Italia y Catalunya) y figuraba el quinto en la tabla con 69 puntos

No hace falta ser matemático para caer en la cuenta de que en 2015, el español hipotecó sus opciones de pelear por el título durante el primer tercio de campeonato por ser demasiado ambicioso en según qué momentos, encima de una moto que no estaba para muchas fiestas. Pues bien, la que conduce a día de hoy no es que esté muy por delante de aquella sino casi más bien todo lo contrario, pero el cambio de mentalidad que ha puesto en práctica en la pista, le ha colocado en una situación completamente distinta a la de entonces.

A estas alturas del curso pasado, Márquez ya acumulaba tres ceros en su casillero (Argentina, Italia y Catalunya) y figuraba el quinto en la tabla con 69 puntos. Esta vez, en cambio, se fue de Montmeló como líder del campeonato, con 125 puntos en su poder, 56 más de los que ostentaba en 2015. Tras las primeras siete paradas del calendario, el chico de Cervera solo se ha caído una vez, en Le Mans, aunque pudo volver a levantar la moto, reincorporarse y sumar tres puntos. Aquel Gran Premio de Francia es el único borrón en un ejercicio inmaculado hasta ahora, en el que ha logrado seis podios de siete posibles, con dos victorias, consecutivas (Argentina y Austin).

Márquez suma 56 puntos más que el año pasado, casi los mismos (57) que se han dejado las dos Yamaha

Se da la circunstancia de que el cojín de más que posee en relación con 2015 (esos 56 puntos) coincide prácticamente al detalle con el sumatorio de los puntos que sus rivales directos se han dejado por el camino en comparación con entonces. A día hoy, Lorenzo ocupa la segunda plaza de la general –igual que entonces– pero con 22 puntos menos, mientras que Rossi, el tercero en estos momentos, comandaba la clasificación hace un año con 35 puntos más de los que dispone ahora. El déficit de puntos del mallorquín y el italiano se explica a partir de los dos roscos que arrastran cada uno, un lastra que contrasta con la regularidad que mantenían hace un año, cuando aún no llevaban ninguno. 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Valentino Rossi , Jorge Lorenzo , Marc Marquez
Equipos Repsol Honda Team , Yamaha Factory Racing
Tipo de artículo Análisis