“Michelin tiene que clasificar mejor los neumáticos”

Varios pilotos de MotoGP coinciden en que Michelin debe seguir trabajando en la clasificación de sus gomas para facilitar las cosas y evitar malentendidos y también caídas.

Desde que Maverick Viñales vino a decir en Jerez que si hablaba mal de Michelin recibía un correo electrónico como reprimenda, la mayoría de corredores se cortan bastante y se piensan sus respuestas cuando se les pregunta sobre los neumáticos.

Uno tiene la sensación de que muchas veces se muerden la lengua, como por ejemplo ocurrió este pasado fin de semana en Italia, donde las Honda de Dani Pedrosa y Marc Márquez experimentaron el domingo un bajón de rendimiento sorprendente.

En Mugello se dio un caso algo excepcional relacionado con los compuestos: en la especificación delantera de dureza media, que por las características del trazado se hizo asimétrica, el flanco duro (derecho) lo era más que el de la opción más dura; pero el lado blando (izquierdo) lo era mucho menos, circunstancia que restringió su elección (solo siete optaron por esta, mientras que 16 eligieron la dura).

Completada la carrera, varios de los pilotos que optan al título volvieron a dejar entrever que Michelin fue decisivo en el desenlace de la prueba, aunque, evidentemente, sin señalar directamente al suministrador francés para evitarse problemas.

“Mi única opción era el medio delantero; no es que estuviera obligado, pero casi. La gente puede preguntarse por qué no utilicé el duro. Pues porque el costado izquierdo era demasiado blando, y solo me daba para 12 vueltas”, convino Márquez tras cruzar la meta el sexto, a poco menos de seis segundos del vencedor (Dovizioso).

“No tuvimos sensaciones con las gomas; sin agarre ni delante ni detrás. A medida que pasaron las vueltas sólo hicimos que ir a peor”, completó Pedrosa, que en el último giro se fue al suelo en una maniobra de adelantamiento a Cal Crutchlow, cuando peleaba por la undécima plaza: “ya no tenía neumáticos”.

Uno puede pensar que los lamentos sólo surgen de aquellos que no logran un resultado que encaje con sus aspiraciones, aunque Viñales demuestra que la preocupación generalizada existe.

El español, el líder del Mundial, se marchó de Italia encantado de la vida con su segunda plaza, pero sobre todo por el bocado que les dio a sus rivales directos por el título.

No obstante, el de Yamaha no las tiene todas consigo después del fenómeno casi paranormal que sobrevino a las dos Yamaha oficiales en Jerez –Viñales fue el sexto y Rossi, el décimo–, y del tremendo accidente que sufrió el viernes, cuando circulaba a unos 200 kilómetros por hora.

“Sobre mi caída del sábado, sí que estaba encima del piano, pero también lo estuve cada vez que pasé por allí por la mañana y no me pasó nada”, advertía Viñales, algo más directo que Márquez sobre la dinámica que debería seguir Michelin.

“En este caso, por lógica, la goma delantera media debería haber sido más blanda que la dura y ocurrió al contrario: la dura era un poco más blanda que la media. Michelin está trabajando bien, pero tiene que seguir haciéndolo y clasificar mejor las gomas. Hay errores que cometemos que son consecuencia de los compuestos”, zanjaba el dominador de este campeonato, que se ha llevado tres de las seis pruebas que se han disputado.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas gp cataluña, gp italia, marc marquez, michelin, motogp, pedrosa, rossi, vinales