Pedrosa: “Pasamos de un día de invierno a uno de playa”

Dani Pedrosa afirma que nunca había corrido en una pista en la que la climatología variara tanto como en el Red Bull Ring.

El español, que terminó finalmente el séptimo en Austria, a 17 segundos del ganador (Andrea Iannone) y a poco más de cinco de Marc Márquez, su compañero en Honda, pudo maquillar una situación que el viernes parecía mucho más dramática para él.

"Tuvimos un viernes de invierno, un sábado de primavera y un domingo de playa. Además, la altitud se nota mucho"

En el primer entrenamiento del día, Pedrosa se fue al suelo al poco rato de salir a pista y su caída provocó que la sesión tuviera que interrumpirse porque su Honda había terminado encima de las barreras de protección.

El accidente fue extraño y como consecuencia de dos motivos que, combinados, seguramente le penalizan a él más que a nadie en la parrilla de MotoGP: el frío (nueve grados en el momento de la caída) y la dureza de los neumáticos Michelin.

Viernes complicado

Las cosas comenzaron para él de lo más torcidas el viernes, mejoraron ligeramente el sábado (terminó el 12º en la cronometrada) y el domingo, gracias a su talento, pudo ir hacia delante y ganar cinco puestos, rodando gran parte de la prueba en los mismos ritmos que Márquez.

“He conocido circuitos radicales en cuanto a la meteorología, con cambios importantes de un día para otro, como Holanda, Gran Bretaña, Francia o Australia. Pero cambios tan grandes como los de Austria no los había visto nunca. Tuvimos un viernes de invierno, un sábado de primavera y un domingo de playa. Además, la altitud se nota mucho”, considera Pedrosa, que acto seguido explica el efecto de esos elementos en la moto.

“Intenté coger alguna rueda, tanto en entrenamientos como en la cronometrada, pero no tuve esa oportunidad"

“Por ejemplo, el viernes, con el frío, los neumáticos no iban pero la moto corría mucho en las rectas. En cambio, con el calor, el motor pierde potencia, como ocurre en Sepang, y corre la mitad aunque ganas en sensaciones con los neumáticos”, esgrime el piloto de HRC.

Con dos terceras posiciones (Argentina y Montmeló) como mejores resultados hasta ahora, Pedrosa figura el cuarto en la tabla de puntos, a 76 del líder (Marc Márquez) y a 19 de distancia de Valentino Rossi (el tercero), por más que el italiano acumule en su casillero dos ceros más que él (lleva uno).

Llegados a este punto, el español busca soluciones para enderezar un curso que comenzó con la mejor predisposición después de haber conseguido encontrar un tratamiento que le permitiera sobrellevar sus dolencias en el brazo, pero que poco a poco se le ha ido complicando.

“No tengo ganas de terminar el año sino de superar el bache”

En Austria, por ejemplo, incluso recurrió a una práctica muy inusual en él, y que ni siquiera le salió: buscar una rueda a la que pegarse para aprender algún truco.

“Intenté coger alguna rueda, tanto en entrenamientos como en la cronometrada, pero no tuve esa oportunidad. Quería aprender de los que estuvieron rodando aquí, pero no pude. Para poder seguir a pilotos tienes que poder ir rápido y lanzarte a por ello. Pero no es fácil y en este trazado, cuando se ponen a correr te quedas atrás”, argumenta el de Castellar del Vallès (Barcelona), que sin embargo no tiene ninguna intención de rendirse y olvidar este 2016: “No tengo ganas de terminar el año sino de superar el bache”. 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Evento GP de Austria
Pista Red Bull Ring
Pilotos Dani Pedrosa
Equipos Repsol Honda Team
Tipo de artículo Noticias de última hora