Polyccio suda la gota gorda

El piloto de Granollers tuvo que correr las últimas vueltas en Qatar con la visera de su casco totalmente empañada.

Pol Espargaró todavía no termina de entender qué le ocurrió a su casco en Qatar, mejor dicho, cómo pudo terminar la carrera en séptima posición, a 18 segundos del ganador (Lorenzo) sin apenas ver nada por culpa del sudor que le resbalaba por la frente.

“Una agonía, las últimas vueltas fueron terribles porque se me empañó la visera. Con el sudor y el reflejo de los focos no podía ver nada de nada. La impotencia era brutal”, explicaba el español a Motorsport.com.

“Es la primera vez que me pasa, no lo entiendo”, se resignaba el pequeño de los Espargaró, que nada más cruzar la meta fue a pedir explicaciones a los operarios de AGV, su suministrador de cascos, para tratar de entender los motivos.

“Me dijeron que no sabían exactamente qué había podido pasar. Sé que Valentino [Rossi], que también emplea esa misma marca, se coloca una especie de pieza para evitarlo, pero es que a mí eso no me había ocurrido nunca”, reflexionaba el catalán.

En menos de dos semanas, el corredor de Granollers (Barcelona) volverá a subirse a la moto en Termas de Río Hondo, y allí, la gente de AGV desplazará una solución temporal. “Me han asegurado que lo arreglarán con vistas a Argentina y Austin, que van seguidas, aunque será un apaño provisional. Dicen que en Jerez ya me traerán un casco con otro sistema que impide que el sudor se cuele y baje por la frente”, puntualizó Espargaró.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Evento GP de Qatar
Pista Losail International Circuit
Pilotos Pol Espargaro
Tipo de artículo Noticias de última hora