Rossi: “Los datos no reflejan por qué me caí en Motegi”

Valentino Rossi todavía no sabe qué provocó el accidente que sufrió en Japón y que allanó el camino para que Marc Márquez se coronara tres carreras antes del final.

Phillip Island.- El italiano se cayó pronto, en la séptima vuelta de la prueba, cuando circulaba el segundo y perseguía al catalán, que había incrementado el ritmo para llevarle al límite. Nada más bajarse de la moto, Rossi ya dijo que no tenía constancia de haber hecho nada distinto a los giros anteriores, algo que este jueves, en Phillip Island, todavía dejó más claro.

El italiano se fracturó un dedo en la caída de Motegi. “Al final resultó que estaba roto, pero no será un impedimento para pilotar"

“Lo que me entristeció fue no poder hacer una buena carrera, e irme de allí con las manos vacías. No sé si eso es bueno o malo, pero los datos no reflejan por qué me caí, pero en cualquier caso, yo soy de los que opino que cuando te caes es porque has cometido un error” dijo Rossi, que desveló tener el dedo meñique de la mano izquierda roto, como consecuencia de aquella caída. “Al final resultó que estaba roto, pero no será un impedimento para pilotar. El problema es que tiene una pinta muy fea”, explicó el corredor de Tavullia, que  también reconoció no haber felicitado todavía a Márquez por el campeonato conseguido: “Aún no le he visto y por eso no he podido felicitarle. Supongo que lo veré aquí”.

En Motegi, Rossi acumuló el cuarto cero de una temporada que, según considera, sobre el papel es la peor de las últimas que ha disputado con Yamaha. Quedar descartado a falta de tres grandes premios no es algo que pasara por su mente en el primer tercio del curso, cuando la Yamaha era claramente la mejor moto de la parrilla, o al menos, la más equilibrada.

Para a Il Dottore, la clave de todo fue la evolución del prototipo a lo largo del año, que a diferencia de lo ocurrido en 2014 y 2015, se estancó en este 2016.

“Siempre les doy mis consejos a los ingenieros, y me consta que están trabajando mucho en el chasis y el motor, pero no sé absolutamente nada de la moto”

“Empezamos muy fuerte, pero las piezas nuevas que llegaron no nos permitieron dar un paso adelante. La rotura del motor en Mugello fue una de las cosas que influyeron negativamente, pero es muy importante lo que ocurrió después: los dos años anteriores, a mitad de curso llegó un nuevo chasis que nos hizo dar un paso adelante. Este año no ha pasado”, argumentó el multicampeón.

Llegados a este punto se impone terminar de la mejor manera posible las tres carreras que quedan, en las que Rossi se pone como objetivo subirse al podio en todas ellas, para inmediatamente después pensar en 2017.

“Siempre les doy mis consejos a los ingenieros, y me consta que están trabajando mucho en el chasis y el motor, pero no sé absolutamente nada de la moto”, zanjó Rossi, que sobre la prueba de este fin de semana en Phillip Island, comentó que lo peor de todo seguramente será el tiempo: “Si hace frío esta pista es peligrosa”.

 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Evento GP de Australia
Pista Phillip Island Grand Prix Circuit
Pilotos Valentino Rossi
Tipo de artículo Noticias de última hora