Rossi trata de convertir en energía positiva la rabia por el título que le “robaron”

A Valentino Rossi sigue sentándole a cuerno quemado haber perdido el último Mundial, y por más que hiciera las paces con Marc Márquez, insiste en que le robaron la corona.

Hace un par de meses, el italiano reconocía en una entrevista en la web oficial del Mundial de MotoGP, que todavía entonces arrastraba el desgaste del desenlace del curso anterior, y que eso seguramente le estaba pesando demasiado.

En otra entrevista, esta en el canal británico BT Sport, Rossi le daba la vuelta al asunto, y esta vez aseguraba que todo aquello le motiva y le da fuerzas para seguir buscando ese décimo cetro que tanta ilusión le hace.

Por un lado, el veterano corredor de Tavullia, de 37 años, ensalza la temporada que en 2015 hizo su compañero, Jorge Lorenzo, aunque por el otro, le resta mérito por la interferencia de Marc Márquez.

"Está clarísimo que me robaron el título"

“De entrada, está clarísimo que me robaron el título y de muy mala manera. Lo hicieron de una forma que nadie esperaba. Yo sumé 320 puntos, que en nueve de cada diez veces te convierten en campeón”, reflexiona Rossi.

“Al margen de esto, tenemos a Lorenzo, que hizo un año muy bueno, que me dio réplica en todo momento, carrera a carrera y día a día, de forma increíble”, añade el #46.

“Antes de los últimos tres grandes premios se merecía el título, de eso no hay duda porque ganó dos carreras más que yo. Pero lo que pasó en las últimas tres carreras fue increíble, y el comportamiento de Márquez embarazoso. Creo que todo eso quita un poco de valor al título de Lorenzo”, argumenta Rossi.

“Por todo ello”, zanja el multicampeón, “es muy importante sacar fuerza extra y motivación. La primera reacción es de rabia, son nervios, y todo eso te puede llevar a cometer errores. Es difícil, pero hay que saber convertir todo eso en energía positiva”.  

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Valentino Rossi
Tipo de artículo Noticias de última hora