Todos para uno, por Martín Urruty

Nuestro experto en MotoGP te cuenta cómo fue el fin de semana en el Gran Premio de España, los ganadores, perdedores y cierto accidente casi al final de la prueba.

 

Marc Marquez, Repsol Honda Team
Marc Marquez, Repsol Honda Team

Photo by: Gold and Goose / LAT Images

Marc Márquez no suele conceder muchas oportunidades. Como ejemplo, sólo ha perdido un campeonato desde que debutó en MotoGP. El español sumó puntos en 81 de sus 94 participaciones en la elite.

Con semejante contundencia, decorada con 37 triunfos -misma cifra que Mike Hailwood, uno menos que Casey Stoner- en poco más de cuatro temporadas, a sus rivales les conviene aprovechar las pocas ocasiones en las que el catalán falla. No es usual que en MotoGP termine como campeón un piloto que acumuló tres ceros en la temporada.

Sin embargo: Márquez venció también a los pronósticos el año pasado, remedo de lo hecho por Mick Doohan en 1998. Con tres carreras sin anotar y ¡27 caídas! durante el ejercicio, mayoritariamente en entrenamientos, el número 93 terminó ciñéndose la corona luego de una extraordinaria salvada en la carrera de Valencia.

Pasada la quinta parte del Mundial 2018 de MotoGP no asoman muchos rivales para Márquez. Sólo uno: Andrea Dovizioso, el mismo que estiró la batalla por el título 2017 hasta la última fecha. El italiano le ganó peleando mano a mano en Qatar y llegó a Jerez con un punto más que el español en el campeonato.

Del resto, poco y nada: Dani Pedrosa aún se recupera de la fractura sufrida en la Argentina, Cal Crutchlow no tiene el mismo equipamiento que las otras Honda oficiales y se equivoca seguido, Jorge Lorenzo no encuentra constancia en la Ducati 99, las Suzuki aún no alcanzaron suficiente contundencia para hacer más fuerte oposición y de las Yamaha -sin victorias desde hace ¡14 carreras, casi un año!- se esperan noticias.

Cuando el juego aparece tan propicio para un contendiente, los demás deben tomar cada oportunidad disponible hasta que asome la ocasión de dar el golpe. Sin el rendimiento necesario en Termas de Río Hondo, Dovi no pudo sacar una buena tajada del desaguisado de Márquez en la Argentina, de donde el campeón se fue con tres sanciones en 45 minutos y sin anotar.

La cosecha del italiano fue apenas mejor en Austin, dominio del español, pese a lo cual retomó la punta del campeonato. El piloto de Ducati jugó sus cartas a mantenerse cerca del catalán en el primer tercio del calendario hasta llegar a pistas donde supone, dado lo ocurrido en 2017, que su Ducati puede ser tan fuerte como la Honda.

El desastre del que resultó partícipe en la 18ª de las 25 vueltas en Jerez de la Frontera estropeó seriamente el plan y acabó con el peor resultado posible: se retiró sin puntos mientras que su rival sumó los 25 por su segundo triunfo en fila.

A pocos incidentes de los ocurridos en los últimos tiempos les calza tan perfectamente el rótulo "lance de carrera" como al acontecido entre los que peleaban el segundo lugar en la pista andaluza. A nadie le sienta el cargo de culpable: sí hubo dos responsables -uno de ellos el principal- y un inocente.

Márquez ya se les había escapado pero el segundo puesto representaba una tentación demasiado grande para los tres. Lorenzo, quien lo ostentaba luego de haber sido líder durante las primeras siete vueltas, pretendía el lugar que lo ungiera como el mejor del resto, delante de su compañero Dovizioso, mejor cotizado en Ducati, y mientras aún no sabe qué moto manejará a partir de 2019.

Dovi, que nunca subió al podio en Jerez desde que compite en la cilindrada mayor, contaba con los 20 puntos que lo hubieran dejado a sólo cuatro de Márquez en el Mundial. Y Pedrosa, que venía de una suprema muestra de valentía al correr recién operado en Austin mientras aún no tiene contrato firmado para 2019, contaba con ritmo e historial personal en Jerez para respaldar su postulación para completar el doblete de Honda.

Dovizioso fue demasiado optimista en una de las dos frenadas más fuertes que tiene el circuito jerezano al que acaban de añadirle el nombre de Ángel Nieto: arribó pasado a la curva 6 y Lorenzo, que lo vio llegar, le dio lugar para que entrara. Los dos se salieron de la línea ideal pero el palmesano, mejor pisado, acomodó la Desmosedici más rápido e intentó volver a la calle interna pero sin tomar en cuenta que allí ya estaba Pedrosa, quien había frenado en el sitio correcto y trazado la curva con precisión.

Por eso el tricampeón es el responsable principal. Cuando el mallorquín se dio cuenta intentó vanamente levantar la moto pero no pudo evitar el topetazo que mandó a Dani a volar: esa caída pudo haber tenido consecuencias graves para el maltrecho físico de Pedrosa, que aterrizó aparatosamente. La cadena de sucesos inesperados continuó: la Ducati 99 se fue hacia el exterior y golpeó a Dovizioso que intentaba volver a la línea ideal y entonces los dos hombres de rojo acabaron revolcados y sin puntos. Y culpándose entre sí.

Márquez no necesitó ayuda alguna para lograr su segunda victoria en Jerez -la anterior había sido en su arrasador arranque de 2014- y llegar por primera vez este año a la cima del Mundial. Pero la inestimable colaboración del dúo de Ducati les regaló a Johann Zarco y Andrea Iannone impensados sitios en el podio y descompuso la tabla de posiciones.

Ninguno de los más cercanos oponentes a Márquez ahora en el campeonato puede cobijar serias aspiraciones de quedarse con el título. Dovi necesitará que el tetracampeón tropiece para volver a acercarse. Y el catalán, queda claro, no ofrece demasiadas oportunidades. Por eso no hay que desperdiciar las pocas que aparecen y menos, como hicieron Lorenzo y Dovizioso, jugar para él regalándole puntos.

MÁS OPINIONES DE MARTÍN URRUTY, AQUÍ...

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Evento GP de España
Pista Circuito de Jerez
Pilotos Andrea Dovizioso , Jorge Lorenzo , Dani Pedrosa , Marc Marquez
Tipo de artículo Opinión
Etiquetas caida, dovizioso, ducati, honda, lorenzo, marc marquez, martin urruty, motogp, pedrosa, rossi, yamaha