Ese universo llamado Motocross

Luego de Argentina y previo a México, repasamos aspectos del Motocross, ese universo diferente a todo; con sus reglas, sus modas y sus propios reyes. Un mundo fantástico que propone disfrutar el motociclismo a tope.

El Campeonato Mundial de Motocross pasó por segunda vez por Argentina y su periplo 2016 por Latinoamérica continúa en México, uniendo territorios donde hay muchos grandes campeones nacionales y regionales que siempre trabajaron muy duro para el crecimiento de este deporte.

Una vez más el éxito de convocatoria en la Patagonia superó las expectativas con cerca de 30.000 fanáticos que llegaron desde todos los rincones del país anfitrión y también de países vecinos como Chile, Uruguay y Brasil entre otros.

En muchos casos los fans recorrieron miles de kilómetros, para presenciar uno de los mejores espectáculos que ofrece el motorsport internacional.

El MXGP es un universo aparte, con una atmósfera totalmente diferente a cualquier otra categoría y hasta en los detalles uno ve que se trata de una comunidad que tiene sus códigos y sus propios reyes.

En este universo motero no abundan los 46, el número que representa al carismático ídolo del motociclismo de velocidad. En el mundo MX Valentino es respetado pero no es venerado con atuendos o leyendas, como sí sucede con las tribus rossistas en cualquier circuito del mundo donde haya una "pistera".

Los fanáticos del Motocross tienen sus propios dioses y varios de ellos recorren el planeta con este certamen mundial que nació allá por 1957 y que en los últimos años se consolidó a nivel global con audiencias masivas.

Setefan Everts es uno de esos nombres que impactan, el 10 veces Campeón del Mundo hoy es Director del equipo Suzuki y su presencia nunca pasa desapercibida. Más allá de que los tiempos de gloria del piloto belga al manillar se terminaron en 2006, cuando se retiró luego de marcar un récord tras otro, aún es considerado el más grande de todos los tiempos.

Para fortuna de los seguidores que defienden a la vieja guardia de riders, está el italiano Antonio Cairoli. Sus 8 títulos mundiales y su vigencia para pelear de igual a igual con la nueva generación de bravos pilotos, pone siempre al de KTM en el sitial de ídolo.

Paralelamente, los que se entusiasman con la nueva camada, pueden disfrutar de un grupo extraordinario de riders. En MXGP brillan los jóvenes Romain Febvre, actual campeón del mundo, Tim Gajser, Max Nagl, Evgeny Bobryshev, Paulin Gautier y Jeremy Van Horebeek entre otros. En MX2 el gran referente es Jeffrey Herlings, secundado por Pauls Jonass, Max Anstie, Aleksandr Tonkov y Jeremy Seewer. Todos ellos a base de resultados, van ganando un lugar en la historia grande del motocross mundial.

Los fanáticos del MX se mueven en grupos, ya sean amigos o en familia y en su mayoría todos lucen las mismas gafas o anteojos, los mismos abrigos de colores llamativos e impactantes y en una señal de que el marketing hizo bien su trabajo, visten las mismas marcas que usan los riders; la diferencia es que a ellos les pagan grandes sumas para hacerlo mientras que del otro lado todo lo contrario, las grandes sumas las invierten los fanáticos, hombres, mujeres y niños para estar en sintonía con la moda del Motocross.

La gente llega al circuito transportando todo lo necesario para pasarse una larga jornada al pie de una ladera o allí donde mejor se ven los saltos. Desde sillas hasta heladeras portátiles y no importa si hace frío, calor o si llueve, esto es parte de la aventura que buscan vivir.

Este público tiene mucho en común con el del rally, el enduro o el rally raid. Saben que no hay grandes comodidades cuando van a ver uno de estos eventos, sin embargo eso es lo que los cautiva. También hay una camaradería que no muchas actividades generan. Comparten y tejen nuevas amistades cuadrando ya para algún próximo encuentro.

Otro punto interesante es que todos animan a todos, más allá de los favoritos. La rivalidad se vive de otra forma incluso entre los riders y de allí que los fanáticos comulguen con esos mensajes y los hagan propios.

Cada uno de los pilotos, sin importar su nacionalidad ni el puesto que pelea, se lleva el calor de la gente como premio a su entrega, un gesto muy saludable en tiempos donde la violencia es parte de muchos deportes.

El Campeonato Mundial de Motocross es un espectáculo increíble y apto para todo público. Los seguidores más fieles, los entendidos, vivirán la experiencia con mucho entusiasmo, tal como le puede suceder a un fan del MotoGP o de la F1 al asistir a un Gran Premio. Aquellos que menos conocen también quedan cautivados por la puesta en escena y la espectacularidad de las competencias, vibrando de principio a fin.

El MXGP tiene una plataforma extremadamente fuerte, consolidada a través del tiempo y la globalización de los medios, sumado al fantástico espectáculo sobre ruedas, llevan al Motocross a un nuevo nivel.

Presentación "Proyecto azul jóvenes corredores" Yamaha

Presentación "Proyecto azul jóvenes corredores" Yamaha
5/9

Photo by: Adriano Dondi

Romain Febvre, Monster Energy Yamaha Factory

Romain Febvre, Monster Energy Yamaha Factory
6/9

Photo by: Adriano Dondi

Ben Townley, Suzuki World MXGP

Ben Townley, Suzuki World MXGP
7/9

Photo by: Adriano Dondi

Max Nagl, Rockstar Energy Husqvarna Racing

Max Nagl, Rockstar Energy Husqvarna Racing
8/9

Clement Desalle, Monster Energy Kawasaki Team

Clement Desalle, Monster Energy Kawasaki Team
9/9

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MXGP
Tipo de artículo Análisis