Suscríbete

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestión de alertas sobre noticias de última hora y pilotos favoritos

  • Haz que se oiga tu voz comentando artículos.

Motorsport prime

Descubre los contenidos premium
Suscríbete

Edición

Latinoamérica Latinoamérica
Análisis

Stewart-Haas Racing: El inesperado ascenso y caída de un gigante de NASCAR

El final de Stewart-Haas Racing coincide con su inesperado ascenso meteórico hasta convertirse en una de las organizaciones más exitosas de NASCAR Cup, pero ambas parecen el resultado de la voluntad de sus propietarios de invertir el tiempo y el dinero necesarios.

Kevin Harvick, campeón de la Copa NASCAR 2014

El 28 de mayo, pasado los copropietarios Gene Haas y Tony Stewart emitieron un comunicado conjunto en el que anunciaban el cierre de SHR al término de la temporada 2024 de NASCAR. Eso implica cuatro equipos a tiempo completo de la Cup Series y un par de equipos a tiempo completo de Xfinity (aunque se espera que continúen de forma diferente en 2025).

"El compromiso necesario para extraer el máximo rendimiento a la vez que se proporciona sostenibilidad es increíblemente exigente, y hemos llegado a un punto en nuestras respectivas vidas personales y empresariales en el que es hora de pasar la antorcha", decía en parte el comunicado.

Con el retiro de los veteranos pilotos de SHR Kevin Harvick y Aric Almirola al final de la temporada 2023 y el acuerdo de SHR con Ford Performance entrando en su último año sin renovación a la vista, el futuro viable de la organización ya era un tema candente de discusión al comienzo de esta temporada.

Sin embargo, el carácter definitivo de la decisión pareció chocante, y con ella dejó muchas preguntas, cuyas respuestas exactas puede que nunca se conozcan realmente.

Incluso con el futuro de SHR anunciado, su presente viene con un camino difícil por delante para sus pilotos y empleados, ya que tratan de terminar el año, mientras que al mismo tiempo trabajan para asegurar nuevos trabajos para el futuro.

Las señales eran claras: el final de SHR se acercaba, pero las razones eran mucho más turbias.

Una asociación inusual

La idea de que Stewart, entonces bicampeón de la Cup Series con Joe Gibbs Racing, compartiera la propiedad de un equipo con el multimillonario empresario de maquinarias Haas, pareció surgir de la nada en 2008.

Haas había sido propietario de un equipo de dos coches en la Cup Series llamado Haas CNC Racing que tenía una alianza técnica con Hendrick Motorsports, pero nunca había atraído a pilotos de alto nivel ni había sido capaz de ganar de forma consistente.

Stewart, un piloto duro propenso a la polémica fuera de la pista, había irrumpido en NASCAR con Joe Gibbs Racing directamente desde la IndyCar Series con gran éxito en 1999.

Stewart-Haas Racing Chevrolet of Tony Stewart detail

Detalle del Chevrolet Stewart-Haas Racing de Tony Stewart

Foto: Eric Gilbert

Los dos parecían un binomio improbable, pero Stewart proporcionaba lo que Haas más necesitaba -una razón para que los mejores nombres de NASCAR quisieran trabajar con su escudería- y Stewart tendría la oportunidad de ser autónomo en las decisiones que forjarían su futuro en NASCAR.

Haas estaba dispuesto a invertir dinero -tanto en personal como en equipo- para ganar y el compromiso de Stewart con la excelencia ayudaría a atraer patrocinadores y a algunos de los mejores talentos del garaje de NASCAR.

Para dar comienzo a la temporada 2009, el recién nombrado SHR alineó un par de coches Chevrolet a tiempo completo, con Stewart al volante del Nº14 y Ryan Newman -que había disfrutado de una exitosa carrera en el Team Penske- en el Nº39.

Éxito inmediato

En su primera temporada como copropietario del equipo, Stewart consiguió cuatro victorias. Luego capturó su tercer título de la Cup Series dos años más tarde, ganando el campeonato de 2011 en una definición con Carl Edwards, lo que consolidó a SHR como un jugador de grandes ligas en el deporte.

En 2013, SHR añadió un tercer equipo en la Cup Series con la ex piloto de IndyCar Danica Patrick, que se convirtió en la primera mujer en ganar la pole position para las 500 Millas de Daytona. La rápida expansión continuó, tentando a Harvick a dejar Richard Childress Racing para reemplazar a Newman antes de que Haas se fuera por su cuenta y contratara a Kurt Busch para crear un nuevo cuarto equipo en 2014.

Harvick y el jefe de equipo Rodney Childers florecieron desde el principio en su temporada inicial juntos, ganando cinco veces y capturando el título de la serie, y el segundo de SHR en sólo seis años.

Race winner and 2014 NASCAR Sprint Cup series champion Kevin Harvick, Stewart-Haas Racing Chevrolet celebrates

Kevin Harvick, ganador de la carrera y campeón de la Copa Sprint de NASCAR 2014, con el Chevrolet de Stewart-Haas Racing, celebra su victoria.

Foto: Eric Gilbert

Incluso cuando Stewart decidió retirarse como piloto de la Cup Series a tiempo completo después de la temporada 2016 y Haas entró en la Fórmula 1 con una operación de dos coches, SHR pareció mantener su estándar de excelencia, tanto en la pista como en la atracción de pilotos y patrocinadores de calidad.

En 2017, Busch proporcionó a la organización su primera victoria en Daytona 500. En 2020, SHR había pasado de Chevrolet a Ford y se había establecido rápidamente como uno de los mejores programas de NASCAR del fabricante.

Kurt Busch, Stewart-Haas Racing Ford

Kurt Busch, Ford de Stewart-Haas Racing

Foto de: Alexander Trienitz

SHR cosechó 26 victorias en el transcurso de las temporadas 2018, 2019 y 2020 e hizo que sus cuatro pilotos se clasificaran para los playoffs de la Cup Series en 2020.

Pero justo cuando SHR se había establecido como una de las élites de NASCAR, su brillo comenzó a desvanecerse.

El inevitable declive

Todas las organizaciones en las carreras pasan por sus años de vacas flacas, y por lo general es sólo una cuestión del grado de la caída.

Equipos como Hendrick Motorsports y JGR pueden ganar con mucha menos frecuencia y no estar en la lucha por el campeonato de la serie. Los equipos más pequeños y con menos fondos pueden pasar de ganar ocasionalmente a ser incapaces de terminar entre los 10 primeros.

Para SHR, fue como si se desplomara desde la cima de una montaña.

Las victorias -que parecían llegar con facilidad- de repente escasearon, incluso para veteranos como Harvick, que siguió teniendo los resultados más consistentes que cualquiera de los pilotos de SHR.

Desde 2021, SHR ha ganado sólo cuatro veces - dos de ellas por Harvick en la temporada 2022. SHR también vio la salida de los veteranos Clint Bowyer y Busch y una afluencia de talento más joven.

Con el declive en el rendimiento llegó también una notable falta de implicación -al menos públicamente- tanto de Haas como de Stewart en la organización SHR, tanto en la pista como en el taller.

Gene Haas

Gene Haas

Photo by: Andy Hone / Motorsport Images

Haas parecía mucho más interesado en su operación de F1, pero también ha luchado contra un grave problema de salud en los últimos dos años. Además de su equipo de sprint cars, Stewart es ahora propietario de un equipo de la NHRA, que incluye a su esposa, Leah Pruett, como piloto de Top Fuel. 

A principios de este año, Stewart anunció que competiría a tiempo completo esta temporada en la NHRA en lugar de su esposa, ya que la pareja planeaba formar una familia.

En esta temporada, SHR, que una vez fue una fuerza dominante llena de ganadores consistentes, contaba con cuatro equipos de la Cup Series con pilotos que sumaban una victoria en la serie. La retirada de Harvick y Almirola también supuso la salida de los patrocinadores Busch Beer y Smithfield Foods.

No era en absoluto exagerado decir que SHR tenía problemas, pero lo más preocupante era la aparente falta de esfuerzo o quizás de interés- por salvarlo.

Chase Briscoe, Stewart Haas Racing, Rush Truck Centers / Cummins Ford Mustang

Chase Briscoe, Stewart Haas Racing, Rush Truck Centers / Cummins Ford Mustang

Foto: Gavin Baker / NKP / Motorsport Images

¿A dónde van?

Después del comunicado conjunto emitido por Stewart y Haas el 28 de mayo, y las reuniones celebradas en el taller el mismo día, cientos de empleados y cuatro pilotos de la Copa -Chase Briscoe, Ryan Preece, Noah Gragson y Josh Berry- de repente tenían un futuro incierto en NASCAR.

Algunos de los mejores ingenieros y miembros del equipo de boxes de la organización habían visto las cosas claras y se habían marchado el año pasado a otros equipos.

Los que se quedaron, sin embargo, ahora se enfrentan a una tarea aparentemente imposible: terminar la temporada 2024 y, al mismo tiempo, tratar de asegurar posiciones para el futuro.

Aunque Stewart nunca fue propietario de la organización de F1, su futuro no debería verse afectado por el cierre de SHR y sus operaciones en NASCAR. Haas, en solitario, ha dirigido ese programa de carreras y decidirá su destino.

Para los que están en SHR, los pilotos probablemente lo tendrán más fácil para continuar con sus carreras. Briscoe ha sido mencionado como probable sustituto en JGR de Martin Truex Jr., que recientemente confirmó su retiro a final de temporada.

Berry ha sido mencionado como posible incorporación en Front Row Motorsports. Gragson y Preece se enfrentan a futuros más inciertos.

Noah Gragson, Stewart Haas Racing, Bass Pro Shops Winchester Ford Mustang, Chase Briscoe, Stewart Haas Racing, Rush Truck Centers / Cummins Ford Mustang

Noah Gragson, Stewart Haas Racing, Bass Pro Shops Winchester Ford Mustang, Chase Briscoe, Stewart Haas Racing, Rush Truck Centers / Cummins Ford Mustang

Foto: Matthew T. Thacker / NKP / Motorsport Images

Aunque SHR está ofreciendo incentivos financieros para que los empleados permanezcan hasta el final de la temporada, habrá algunos que decidan irse antes de tiempo -y algunos que ya lo han hecho. Lo que queda de SHR pondrá a prueba su determinación mientras intenta terminar la temporada.

"Todos los demás equipos contra los que competimos se centran semana tras semana en cómo hacer que su coche de carreras vaya rápido ese fin de semana", dijo Briscoe.

"En nuestro caso, estamos intentando averiguar cómo vamos a mantener a nuestras familias el año que viene, dónde vamos a trabajar el año que viene y, además de todo eso, cómo voy a tener un coche de carreras rápido en la pista".

Hace sólo cinco años, ¿quién podría haber imaginado un escenario así?

Victory lane: NASCAR Sprint Cup Series 2011 champion Tony Stewart, Stewart-Haas Racing Chevrolet celebrates

El carril de la victoria: Tony Stewart, campeón de la NASCAR Sprint Cup Series 2011, con el Chevrolet de Stewart-Haas Racing, celebra la victoria.

Foto: Eric Gilbert

Forma parte de la comunidad Motorsport

Únete a la conversación
Artículo previo NASCAR Cup: Blaney consigue su primera victoria de 2024 en Iowa
Artículo siguiente Gene Haas seguirá en NASCAR con un nuevo equipo

Comentarios destacados

Regístrate gratis

  • Accede rápidamente a tus artículos favoritos

  • Gestión de alertas sobre noticias de última hora y pilotos favoritos

  • Haz que se oiga tu voz comentando artículos.

Motorsport prime

Descubre los contenidos premium
Suscríbete

Edición

Latinoamérica Latinoamérica