Roborace: ¿el principio del fin?

¿Serán las pistas el ámbito donde tenga que desarrollar la Roborace sus demostraciones de avanzada o la Feria de Tecnología es el lugar adecuado para que estos coches autónomos muestren que finalmente pueden extinguir al piloto?

Un éxito cinematográfico que se llamó Gigantes de Acero, trataba de boxeo sin deportistas. Eran robots de última generación comandados a distancia los que luchaban en el ring. 

La realidad superará pronto a la ficción y fuera del cine, la Roborace creará un carrera de autos sin pilotos. 

Los deportes mecánico que forjaron hace años intrépidos al volante, entró en una vorágine donde la tecnología parace ir más de prisa que la propia actividad.

La transformación es abrupta y asistimos a variables que hasta hace poco ni siquiera podíamos imaginar o ¿acaso alguien pensó que alguna vez los autos Fórmula 1 perderían el encanto de su sonido, o que llegaría tan pronto la era de las unidades de potencia híbridas y hasta una categoría de silenciosos autos eléctricos?.

La tecnología abruma con el afan de superarse y en ese ámbito cabe preguntarse si el deporte motor y su gente estan preparados para tanta revolución. Cuesta entender y asimilar que cualquier cambio que se produce no tiene retorno, ya sea para bien o para mal.

El automovilismo que nos cautivó ya no es el mismo. La próxima vara que se correrá y que definitivamente marcará un punto de inflexión será la puesta en escena de la Roborace, con unidades autónomas o computadoras motrices como se los quiera llamar.

Estos equipos contarán con un sistema denominado Drive PX2, con 12 núcleos, no 12 cilindros, para producir ocho teraflops de poder de procesamiento, no 8 HP de potencia y 24 quintillones de operaciones en un segundo.

Esto será Roborace, una unidad con inteligencia artificial que podrá simular las prestaciones de un auto de competición y suplirá con cientos de sensores el trabajo del piloto, que por cierto aquí directamente no existe. Ni siquiera la "Skynet" de Terminator podría haber generado algo tan revolucionario.

Con todos estos elementos de qué automovilismo estaríamos hablando? O es esto una carrera de avanzada tecnológica que excede el deporte que hizo grandes a talentos como Fangio, Senna o Clark, por citar solo algunos nombres de leyenda.

Existe una cultura, una filosofía de vida para muchos en torno al motorsport, donde el hombre y la máquina se conjugan para alcanzar un objetivo, ya sea contra el reloj o contra uno mismo y esa filosofía está a punto de ser refundada, porque en poco tiempo más será la máquina sin el hombre, poniendo punto final a una historia que nos resistimos a que acabe así con solo un clik a estos autos robots.

Finalmente, me pregunto. ¿Serán las pistas el ámbito donde tenga que desarrollar la Roborace sus demostraciones de avanzada? O las ferias de tecnologías es el lugar adecuado para que estos coches autónomos muestren que finalmente pueden extinguir al piloto?

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Roborace , F1
Tipo de artículo Artículo especial