Citroën cree que los nuevos WRC serán espectaculares

Yves Matton, jefe de Citroën Motorsport, cree que la serie ha atinado al hacer los cambios en la reglamentación para recuperar la esencia de la categoría.

La próxima temporada marcará el regreso de Citroën al Campeonato Mundial de Rallies como equipo oficial. En 2016 tomaron un descanso en el que el equipo PH Sport operó un DS3 en el que compitió Kris Meeke y logró dos triunfos en Portugal y Finlandia.

"Esta decisión [tomada en 2015 para continuar en el WRC después de este año de transición) se debió a varios parámetros", explicó Yves Matton. "Llegamos al final de un ciclo de tres años en el WTCC, cuando la marca está preparando el lanzamiento de un producto estratégico: el nuevo C3. Al mismo tiempo, la FIA estaba poniendo en práctica nuevas regulaciones para el WRC. El C3 encaja perfectamente con esta definición, los planetas se han alineado. Esta combinación permitirá a Citroën explotar plenamente su compromiso en el deporte motor".

Con el reloj en contra

A pesar del relativo inicio tardío del proyecto con respecto a Volkswagen, que finalmente terminó su participación oficial en el WRC, el C3 ya ha tenido numerosas sesiones de prueba durante todo el año con los pilotos Kris Meeke, Stéphane Lefebvre y Craig Breen.

"Es bastante sorprendente. Nuestro programa de desarrollo fue más compacto que cualquiera de nuestros programas anteriores", explicó Matton. "Incluso con nuestra experiencia uno no puede perder tiempo para diseñar y desarrollar el coche. La experiencia del equipo nos ha permitido acumular los kilómetros sin mayores problemas. Sin esta experiencia no habríamos sido capaces de mantener estos plazos". 

Nueva generación

Desde una perspectiva técnica, la gran novedad de la temporada 2017 será la llegada de una nueva generación de World Rally Cars –la primera desde 2011– con los coches mostrando más poder aerodinámico y con un motor más agresivo pasando de 300 a 380 caballos.

"A primera vista, se podría pensar que se trata de un desarrollo importante de las antiguas regulaciones", dijo Matton. "Pero es más que eso: el aumento de la potencia del motor, el creciente impacto de la aerodinámica y el regreso del diferencial central controlado son los tres cambios importantes. En estos tres puntos nos centramos en una experiencia única, derivada de nuestros anteriores World Rally Cars. Esto nos permitió ir más rápido y más especialmente en nuestra filosofía".

¿El regreso del Grupo B?

Algunos especialistas no han dudado en hablar de un retorno al Grupo B gracias a las nuevas especificaciones de los vehículos, es decir, a la considerada edad de oro de hace 30 años y que se detuvo por razones de seguridad después de varios accidentes graves a consecuencia de la gran potencia de los vehículos.  

"El C3 WRC evoca efectivamente estos coches que sueñan con una generación a la que pertenecen", coincide el director de Citroën Racing. "Treinta años después, afortunadamente, todo ha evolucionado en particular en la seguridad. Pero este sentimiento de rabia y agresividad que los pilotos tendrán que dominar es un elemento que se encontrarán en nuestra próxima temporada. Cuando vi a Kris Meeke en la primera prueba, pensé que habíamos conseguido nuestro objetivo. Hay un lado muy dramático en esta nueva generación del WRC ".

"A menudo se ha criticado los anteriores World Rally Cars por su falta de agresividad. El lado espectacular de la competencia se quedó en los paisajes, pero probablemente carecía de una "furia" que ahora sí tenemos. Espero que consiga el interés para un público más joven porque ese efecto será positivo para el campeonato".

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series WRC
Equipos Citroën World Rally Team
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas c3 wrc, citroen 2017, grupo b, matton, meeke, wrc 2017, yves matton