La columna de "Pechito" López: entre el WTCC y la Fórmula E

José María López nos comparte las sensaciones que le quedaron tras su victorioso paso por Argentina en el WTCC y las pruebas colectivas en la Fórmula E antes de volver a subirse a su Citroën C-Elysée este fin de semana en Motegi.

Estimados amigos de Motorsport.com, estoy de vuelta con ustedes después de un período intenso. Pasó la carrera en Argentina, que me ha absorbido muchas energías, y luego las pruebas con la Fórmula E en Donington, donde han sido días de mucho trabajo. Pero vayamos en orden. En mi mente, las imágenes de la carrera en Termas de Río Honda son todavía están presentes.

En el WTCC hay dos carreras que tienen una particular atención para mí: Nordschleife y Termas de Río Hondo. En Nurburgring tuve un doble éxito este año, y quería también celebrar en Argentina. Sucedió exactamente así, pero no fue nada fácil.

Hubo que reemplazar el motor para el domingo

Antes de la primera carrera tuvimos que reemplazar el motor. Algo inusual para nosotros en Citroën, pero que significaba que tenía que empezar desde atrás en la primera carrera. Al principio estaba muy preocupado por esta decisión, pero, resumiendo, resultó ser una elección perfectamente razonable. Tuvimos más puntos y nos alejamos de un posible riesgo. Gané la carrera principal después de una pelea con Yvan Muller y Norbert Michelisz y en la primera finalicé en el quinto lugar.

Todo esto frente a mi gente. Una sensación indescriptible que siempre voy a llevar conmigo. De no haber sido por el cambio de motor, hablaría de un fin de semana perfecto. Sin embargo, esto nos permitió ser competitivos en las dos carreras y, finalmente, para ganar el campeonato hay que ser competitivo en todas las competencias. En Argentina fuimos muy fuertes y ganamos más puntos sobre Tiago Monteiro.

Carrera 1: Un quinto puesto con mucho valor

La victoria fue emocionante, pero desde mi punto de vista la primera carrera fue la mejor. Vine desde atrás, remonté y conseguí la vuelta más rápida, sabiendo que después íbamos a tener otra carrera y no podía romper el auto. Conseguimos un quinto puesto, pero para mí fue un gran resultado. Luego en la carrera principal fue difícil. Michelisz estuvo muy bien en la largada y tuve que esperar a que Yvan sea parte del juego.

¡Nunca le pedí ayuda a Yvan!

Al final de la carrera muchos me han preguntado sobre las comunicaciones del equipo por radio con Yvan Muller, donde parece haber dicho al equipo que no me atacaría. Teniendo en cuenta que nunca, repito, nunca, pedí no ser atacado, debo decir que de hecho me parece que ha ocurrido lo contrario en algún momento, porque mientras estábamos en la pelea, quiso pasarme por fuera. Al final no sucedió y mi carrera no se vio afectada, pero sí la de Michelisz. En última instancia, me hizo un favor y gané la carrera.

Un nuevo comienzo en la Fórmula E

Después de la victoria me quedé unos días en Argentina antes de viajar a Donington. El hecho de haber hecho muchos años en autos de fórmula, en este caso, me ayudó solamente a estar familiarizado con el habitáculo. El resto es muy diferente. Es un auto pesado, que tiene todo el peso en la parte trasera debido a la batería y debe ser manejado de manera completamente diferente a un auto de carreras tradicional. Es como si hubiera comenzado a partir de una hoja en blanco en la que empecé a escribir unas pocas palabras. Un nuevo comienzo.

El primer día fue duro, y luego mejoró gradualmente, y creo que al final empecé a entender más acerca de cómo manejar este auto. Tomará algún tiempo explotar el máximo potencial, pero estoy contento con el progreso, ya que cada día mejoré de dos a tres décimas en comparación con mi compañero de equipo que es uno de los pilotos más rápidos. Como primera prueba quedé satisfecho.

Cuanto antes gane el título del WTCC, mejor para mi labor en la Fórmula E

Apenas terminé las pruebas con la Fórmula E tomé un avión a Japón, donde me reuniré nuevamente con mi C-Elysée. Sin duda, este cambio de autos no es ideal, pero quería comenzar de inmediato con la Fórmula E. Algunos que comenzaron un poco tarde, como Loic Duval, después lo padecieron. No es un auto que se aprende a conducir desde el primer día. Teniendo en cuenta todos estos compromisos tan apretados y la cantidad de energía que se debe gastar, entendemos lo importante que era tener buenos resultados en Argentina. Cuanto antes pueda ganar el título en el WTCC, antes voy a poder dedicarme completamente a esta nueva aventura en la Fórmula E.

Esto no quiere decir que vaya a forzar las cosas solamente para lograr el campeonato cuanto antes. Conozco los riesgos que podría correr si me empiezo a apurar. Voy a Motegi consciente de la ventaja, pero con el enfoque habitual. Dar lo mejor de nosotros y evitando hacer tonterías. Las perspectivas parecen buenas. Honda contará con 80 kilos, como nosotros, y esto nos podría ayudar. No será fácil, ya que vamos al único circuito donde el año pasado no logramos la pole. Voy a tener que hacer todo lo posible para mantener la ventaja de puntos actuales y si los rumores de cancelación de la fecha de Tailandia terminan siendo ciertos, incluso podría ganar matemáticamente el título. Pero esta es la teoría. Voy a tener que mantener la calma y evitar errores como el de Portugal, donde forcé por demás y no logré nada. Como siempre, los espero a mi lado en el auto...

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series WTCC
Pilotos Jose Maria Lopez
Tipo de artículo Artículo especial