Las 10 cosas que aprendimos del GP de Francia 2021 de Fórmula 1

Después de un error en la primera curva que lo dejó detrás de Lewis Hamilton, Max Verstappen realizó una conducción perfecta para lograr su tercera victoria de la temporada y ampliar su ventaja en los puntos. Motorsport.com evalúa los puntos de discusión del fin de semana, ya que dos de los equipos más grandes de la Fórmula 1 experimentaron una suerte diferente en el regreso de la serie a los circuitos permanentes.

Las 10 cosas que aprendimos del GP de Francia 2021 de Fórmula 1

Después de dos carreras desde el regreso de Paul Ricard al calendario, la Fórmula 1 finalmente disfrutó de un memorable Gran Premio de Francia cuando los rivales por el título se pusieron rueda a rueda una vez más.

Max Verstappen acabó con el dominio de Mercedes en la F1 moderna en Paul Ricard después de que la agresiva estrategia de Red Bull rindió frutos, permitiéndole adelantar a Lewis Hamilton en la penúltima vuelta de la carrera.

Esto fue una gran declaración para Red Bull en el contexto más amplio de la lucha por el título contra Mercedes, demostrando que su desempeño exhibido en tiempos recientes no se puede atribuir a las características de los circuitos callejeros.

Estas son 10 cosas que aprendimos del Gran Premio de Francia 2021.

Max Verstappen, Red Bull Racing, celebración.

Max Verstappen, Red Bull Racing, celebración.

Photo by: Glenn Dunbar / Motorsport Images

1. Verstappen lo tiene todo para ganar el campeonato

Si había alguna duda persistente acerca de qué tan grande era la amenaza de Verstappen sobre Hamilton en la lucha por el título de F1 este año, sin duda la carrera del domingo borró todas.

Verstappen aprovechó el mal fin de semana de Hamilton en Mónaco para ponerse al frente del campeonato, y habría sacado más ventaja si su neumático trasero izquierdo hubiera aguantado cuatro vueltas más en Bakú.

Pero con la expectativa de que Mercedes volviera a ser fuerte, como de costumbre en una pista tradicional, Francia sería un fin de semana que pondría Red Bull en una prueba real.

Sin embargo, Verstappen manejó todo lo que le lanzaron, mostrando una brillante madurez. Se recuperó de su error en la curva 2 en la primera vuelta, aprovechó el undercut y luego ejecutó la "audaz" estrategia de Red Bull. En ningún momento vaciló, y se deshizo tranquilamente de Valtteri Bottas para conseguir la segunda posición, antes de superar a Hamilton a dos vueltas de la línea de meta para alcanzar la victoria.

Fue un fin de semana en que demostró que Red Bull tiene el paquete para luchar contra Mercedes, pero también uno en el que Verstappen exhibió que puede enfrentarse a Hamilton, literalmente jugando al siete veces campeón del mundo en su propio juego desde Hungría 2019 y España a principios de este año.

Sabíamos que tenía el talento, pero el domingo demostró que Verstappen por fin tiene el coche capaz de llevarle a un campeonato del mundo.

Max Verstappen, Red Bull Racing RB16B, Lewis Hamilton, Mercedes W12

Max Verstappen, Red Bull Racing RB16B, Lewis Hamilton, Mercedes W12

Photo by: Jerry Andre / Motorsport Images

2. Mercedes no pudo parar a Red Bull tras el error de undercut

Mercedes ha disfrutado bastante de la ventaja de competir con Red Bull en un dos contra uno en los últimos años.

Pero en Francia, Red Bull igualó el terreno de juego. El ganador de Bakú, Sergio Pérez, condujo una carrera magnífica para convertirse en una piedra del muro de boxes de Mercedes, cubriendo una posible estrategia de dos paradas e incluso teniendo el ritmo al final para arrebatarle el tercer puesto a Bottas.

El error clave de la estrategia de Mercedes se produjo al subestimar la potencia del undercut. Las señales de que era posible ya estaban presentes en la vuelta 15, cuando el primer hombre en entrar a los pits, Charles Leclerc, saltó por delante de Daniel Ricciardo, y ambos saltaron por encima de Pierre Gasly y Carlos Sainz Jr. una vuelta más tarde.

Esto significó que la ventaja de una vuelta de Verstappen sobre Hamilton se pagó con creces, permitiéndole recuperar una diferencia de tres segundos -que Mercedes sólo puede contabilizar en 2.5s en ese momento- y apoderarse del liderato.

Esto puso a Red Bull en el control de la carrera, dándole la oportunidad de tirar los dados en una segunda parada en boxes que envió a Verstappen en su camino a la victoria. Mercedes no pudo responder, comprometiéndose a mantener sus coches fuera y esperando que Verstappen no pudiera recuperar el tiempo.

Pero incluso si Mercedes hubiera respondido primero y hubiera metido a Hamilton, Pérez habría seguido siendo un verdadero problema, porque Pérez desempeñó un papel destacado en la retaguardia.

Valtteri Bottas, Mercedes

Valtteri Bottas, Mercedes

Photo by: Steve Etherington / Motorsport Images

3. Bottas se esforzó en dar la batalla cuando era realmente necesario

Después de todo el ruido sobre su futuro y los cambios de chasis a principios del fin de semana, Bottas estaba en buena forma en la carrera. Se clasificó tercero y había mantenido el paso a Hamilton y Verstappen al principio de la competencia estando a 1.5 segundos del grupo de cabeza después de la primera ronda de paradas, acechando como una amenaza real para la victoria.

Pero las cosas se desencadenaron hacia el final. Bottas volvió a carecer de las habilidades de gestión de neumáticos de su compañero de equipo en el garaje, dejándole a merced de los dos Red Bull.

A Hamilton le dijeron por radio que las posibilidades de Verstappen de alcanzarle dependían de lo mucho que Bottas le aguantara. Pero una profunda entrada en la chicane hizo que Bottas no ayudara mucho a la situación: Verstappen perdió sólo tres décimas de segundo respecto a la vuelta anterior.

Bottas dejó claro sus sentimientos sobre la estrategia a través de la radio del equipo después de la carrera, y su actuación fue elogiada por Toto Wolff. Pero Francia habrá hecho poco para aliviar las especulaciones sobre sus perspectivas con Mercedes más allá de este año.

Fernando Alonso, Alpine A521, lidera sobre Daniel Ricciardo, McLaren MCL35M, y Lando Norris, McLaren MCL35M

Fernando Alonso, Alpine A521, lidera sobre Daniel Ricciardo, McLaren MCL35M, y Lando Norris, McLaren MCL35M

Photo by: Mark Sutton / Motorsport Images

4. Ricciardo y Alonso por fin se adaptan a sus nuevos equipos

Mientras que pilotos como Pérez y Sainz ya parecen estar a gusto con sus nuevos equipos en 2021, dos nombres más grandes parecían tener más dificultades en sus períodos de adaptación.

Pero en la carrera del domingo, tanto Daniel Ricciardo como Fernando Alonso mostraron el tipo de lucha por el que son tan reconocidos, trayendo a casa algunos puntos decentes para sus respectivos equipos.

El sexto puesto fue lo máximo que Ricciardo pudo conseguir en Francia, teniendo en cuenta lo temprano que entró en boxes, ya que Lando Norris tenía la estrategia más favorable en McLaren.

Pero ya había realizado bonitos movimientos sobre Alonso y Charles Leclerc en el primer stint, lo que permitió una clásica charla por radio por parte del aussie. "Cuando empiezo a hablar un poco por la radio, es señal de que me estoy divirtiendo", dijo Ricciardo después de la carrera. "Hoy lo he disfrutado".

El octavo puesto fue una vuelta decente para Alonso, teniendo en cuenta que los Alpine no tuvieron la ventaja que tuvieron sus rivales de mitad de la parrilla en Francia. Ya habíamos visto señales de que el doble campeón del mundo había vuelto a ser el mismo de siempre en el sprint de dos vueltas de Bakú, cuando llegó a la sexta posición. Este fin de semana, superó a Esteban Ocon en todo momento para liderar los esfuerzos de Alpine.

Es una buena señal para ambos pilotos de cara a la carrera de Austria, después de la cual se espera que hayan sacado aún más rendimiento a sus coches y hayan superado la fase de adaptación.

Charles Leclerc, Ferrari SF21, en los pits.

Charles Leclerc, Ferrari SF21, en los pits.

Photo by: Glenn Dunbar / Motorsport Images

5. Ferrari tiene una gran debilidad que quizá no pueda solucionar

Después de los momentos álgidos de Mónaco y Bakú, Ferrari volvió a la tierra con un golpe tremendo en Paul Ricard, ya que perdió mucho terreno respecto a McLaren en la lucha por el tercer puesto del campeonato de constructores.

Sainz estuvo todo el fin de semana clasificándose quinto e incluso presionando a Pérez en los primeros compases. Pero al entrar en los primeros giros de su segundo stint, su ritmo empezó a caer en picada al tener problemas con el desgaste de los neumáticos delanteros.

Sainz fue adelantado por Norris, Pierre Gasly, Alonso, Sebastian Vettel y Lance Stroll, lo que le dejó en 11ª posición. Ese resultado sugiere que el coche sufrió un desgaste dos veces mayor que el de sus rivales. Ferrari había intentado poner a Leclerc en una estrategia de dos paradas, pero las banderas azules le impidieron recuperarse más allá de la 16ª posición.

Ferrari esperaba que su desempeño volviera a la normalidad en Francia, pero no hasta este punto. La caída de la clasificación a la carrera, que creían haber remediado en España, fue dura.

Paul Ricard siempre es duro con los neumáticos delanteros, lo que significa que el problema puede no ser tan grave en otros circuitos. Sin embargo, Mattia Binotto aceptó tras la carrera que no es algo que crea que pueda solucionarse rápidamente este año.

"Podemos mejorar la situación, pero para solucionarlo, creo que necesitamos algún cambio de hardware, como por ejemplo las llantas, lo que no es posible con el reglamento", dijo Binotto. "Es más importante para nosotros en esa etapa en la que podemos tratar de entender y abordar para el próximo año".

Ferrari se encuentra a 16 puntos de McLaren en el campeonato de constructores, y no puede permitirse más fines de semana como el de Francia si quiere mantener la carrera por el tercer puesto hasta el final del año.

George Russell, Williams

George Russell, Williams

Photo by: Jerry Andre / Motorsport Images

6. La carrera sigilosa de Russell hasta el 12º puesto fue una de sus mejores

En medio de todos los rumores sobre el futuro de George Russell y la posibilidad de un ascenso a Mercedes para el próximo año, el británico se mantuvo firme en su decisión de centrarse en el trabajo que tiene a mano con Williams.

Lo hizo brillantemente el domingo haciendo lo que él llamó su "mejor carrera de la historia" con Williams para conseguir el 12º puesto, y lo que es más importante, situar al equipo por encima de Haas en el campeonato de constructores.

Lo más probable es que te hayas perdido el ascenso de Russell, ya que apenas apareció en la cobertura televisiva. Tuvo problemas al principio después de no poder poner sus neumáticos en la ventana correcta en la vuelta de formación, pero encontró su camino a medida que avanzaba el stint.

Cuando Russell montó los duros fue cuando su carrera cobró vida recortando a los pilotos que empezaron con los duros cuando cambiaron a los medios y mantuvo suficiente vida con sus Pirelli. Fue una P12 ganada por méritos propios para Williams.

El director general de Williams, Jost Capito, dijo a principios del fin de semana que no le preocupaba que Russell se distrajera con todo el alboroto sobre su futuro, y lo vimos en todo su esplendor. Merece un gran crédito por una exhibición que podría acabar dando a Williams su mejor final de constructores en cinco temporadas.

Lewis Hamilton, Mercedes W12 , Valtteri Bottas, Mercedes W12

Lewis Hamilton, Mercedes W12 , Valtteri Bottas, Mercedes W12

Photo by: Steve Etherington / Motorsport Images

7. El cambio de chasis en Mercedes no importó, obviamente

Las conspiraciones infundadas que habían surgido a raíz del inocuo cambio de chasis de Hamilton y Bottas para Francia se volvieron un poco cansinas durante la fase previa a la clasificación, en la que Hamilton se alegró de desmentir lo que llamó un "mito".

Pero si necesitábamos alguna prueba más de que no había ninguna diferencia en sus actuaciones, la carrera demostró exactamente eso. Hamilton tuvo una oportunidad real de ganar la carrera, y claramente no estaba en desventaja con su compañero de equipo. De hecho, no completó ni una sola vuelta por detrás de Bottas.

La cobertura de la F1 se nutre de este tipo de dramas, sobre todo entre compañeros de equipo y particularmente en Mercedes, pero esto ha sido una verdadera no-historia que, con suerte, se puede poner a dormir ahora. Cuando Mercedes vuelva a cambiar el chasis -porque lo más probable es que lo haga, como es el procedimiento- no nos confundiremos con teorías descabelladas sobre los motivos.

A marshal waves a red flag as Sebastian Vettel, Aston Martin AMR21, passes

A marshal waves a red flag as Sebastian Vettel, Aston Martin AMR21, passes

Photo by: Mark Sutton / Motorsport Images

8. La regla de la bandera roja en la clasificación será seguramente debatida de nuevo

Por tercer fin de semana consecutivo, una bandera roja en la sesión de clasificación puso fin a la misma, lo que aumenta el debate para el futuro sobre una norma similar a la de la IndyCar.

Mientras que las banderas rojas llegaron al final de la Q3 en Mónaco y en Bakú, esta vez fue una maniobra de Mick Schumacher en la Q1 la que detuvo la sesión y fue particularmente costoso para Lance Stroll, que no había marcado un tiempo, y benefició inadvertidamente a Schumacher al llegar a la Q2 por primera vez en su carrera en la F1.

Fue un auténtico error de Schumacher, nada que ver con las acciones de su padre en Mónaco 2006, pero volverá a plantear la cuestión de si debería haber algún tipo de norma para que este tipo de errores sean más costosos.

Michael Masi ya ha confirmado que es algo que la F1 estudiará como parte de sus revisiones más amplias de lo que hacen otros campeonatos. Esta racha de tres carreras es un poco peculiar, pero demuestra que no se trata simplemente de un incidente extraño que ocurre muy raramente.

También lee:

Max Verstappen, Red Bull Racing RB16B, en los pits.

Max Verstappen, Red Bull Racing RB16B, en los pits.

Photo by: Glenn Dunbar / Motorsport Images

9. Paul Ricard puede ofrecer una carrera de F1 decente

Fue una grata sorpresa que tuviéramos mucho de qué hablar el día después de la carrera, comparada con las dos últimas carreras en ese circuito.

Gran parte de la preparación previa a la carrera en las redes sociales estuvo dominada por las predicciones sobre la vuelta en la que estaríamos dormidos y lo aburrida que podría ser la carrera. Aquellos que viven fuera de la burbuja de la F1 señalaron, con razón, que otras series a menudo producen carreras bastante buenas en Paul Ricard -la F3 hizo exactamente eso el sábado, cuando Alexander Smolyar se adjudicó la victoria en la última vuelta-, por lo que arremeter contra la pista no siempre es justo.

Y la carrera del domingo demostró lo buena que puede ser cuando tienes coches que están igualados en rendimiento. Incluso si Verstappen no hubiera entrado en boxes para preparar un final en la tribuna, probablemente habríamos estado al borde de nuestros asientos viendo si podía mantener a raya a los coches de Mercedes.

Los problemas con los neumáticos ayudaron, pero en general, este fue un buen fin de semana para la F1 en Paul Ricard, desmintiendo muchas de las críticas que se han vertido.

Mario Isola, Racing Manager, Pirelli Motorsport, with Christian Horner, Team Principal, Red Bull Racing

Mario Isola, Racing Manager, Pirelli Motorsport, with Christian Horner, Team Principal, Red Bull Racing

Photo by: Mark Sutton / Motorsport Images

10. Los equipos aún no tienen todas las respuestas sobre los fallos de los neumáticos Pirelli

Las presiones de los neumáticos fueron el gran tema de conversación en el fin de semana de Paul Ricard tras los fallos de Bakú, pero los equipos salieron de Francia sin todas las respuestas que querían.

Pirelli, Red Bull y Aston Martin habían emitido, en palabras de Andreas Seidl, declaraciones "cuidadosamente redactadas" antes del fin de semana que hacían difícil ver quién tenía la culpa. Más tarde, Pirelli explicó que los equipos habían utilizado una presión de neumáticos más baja de lo esperado en Bakú, lo que provocó los fallos, pero subrayó que no se había infringido ninguna norma.

A los pilotos se les dijo lo mismo en una larga reunión informativa el viernes por la noche, cuando se entiende que hubo una división en la sala en reacción a los resultados. Sin embargo, los equipos todavía no tienen una idea completa de lo que causó exactamente los fallos, algo que Seidl comentó con especial franqueza.

"Lo que nos decepciona un poco es que no haya más transparencia en lo que realmente ocurrió, porque era un tema de seguridad crítica", dijo Seidl. "Normalmente, esa era una buena práctica en otros casos en el pasado, con casos como ese que ocurren, hay transparencia de lo que está pasando, lo que no ocurrió hasta ahora hacia los equipos".

Las presiones se elevaron en Paul Ricard -como es habitual después de estos fallos- y dejó de ser un tema de conversación. Pero todo el asunto ha suscitado más preguntas que respuestas, lo que, como dijo Seidl, es extraño dado que se trata de un asunto de seguridad, no de rendimiento.

También lee:

Andreas Seidl, Team Principal, McLaren

Andreas Seidl, Team Principal, McLaren

Photo by: Mark Sutton / Motorsport Images

compartidos
comentarios
La historia de los grandes premios de Fórmula 1 sin abandonos

Artículo previo

La historia de los grandes premios de Fórmula 1 sin abandonos

Artículo siguiente

Horner: El triunfo en Francia es una respuesta a las acusaciones

Horner: El triunfo en Francia es una respuesta a las acusaciones
Mostrar comentarios