Red Bull: Azrbaiyán demostrará si resolvimos problemas del DRS

El ingeniero en jefe de Red Bull en la Fórmula 1, Paul Monaghan, confía en que el equipo ha solucionado sus recurrentes problemas de DRS, pero dice que las altas velocidades de apertura en Bakú serán la prueba definitiva.

Red Bull: Azrbaiyán demostrará si resolvimos problemas del DRS
Cargar reproductor de audio

En el Gran Premio de España, el campeón del mundo Max Verstappen vio arruinada su última vuelta de empuje en la clasificación por un mal funcionamiento de la aleta del DRS, que le hizo abortar la vuelta.

Aunque Red Bull pensó que había encontrado una solución rápida entre la clasificación y la carrera, el problema volvió a aparecer el domingo, obstaculizando al neerlandés en su camino hacia una improbable victoria antes de que el antiguo líder Charles Leclerc se retirara.

Antes del Gran Premio de Mónaco, los ingenieros de Red Bull se volcaron en el problema para intentar solucionarlo de una vez por todas y, según el ingeniero jefe Monaghan el equipo ha aprendido ahora sus "dolorosas lecciones" y ha puesto una solución permanente.

"Si somos honestos, nuestro problema con el DRS fue autoinfligido, así que ahora hemos aprendido nuestras dolorosas lecciones", dijo Monaghan, sugiriendo que Red Bull puede haber recortado demasiadas esquinas en un esfuerzo por adelgazar el sobrepeso del RB18 hasta el límite mínimo.

"Hay un suspiro de alivio después del trabajo que hicieron algunas personas muy inteligentes, la investigación y las comprobaciones. Han hecho un trabajo fenomenal en muy poco tiempo. El reto ha cambiado de circuito a circuito, el tiempo de espera cambia, la velocidad de apertura cambia, las condiciones cambian.

"Estoy confiado, mucho más contento en base a lo que hemos aprendido al salir de España. Supongo que la parte más amarga es la lección que nos pusieron en bandeja de plata, así que sí, hay que asumirla y seguir adelante".

Sergio Perez, Red Bull Racing RB18

Sergio Perez, Red Bull Racing RB18

Photo by: Mark Sutton / Motorsport Images

Mientras que el problema parecía estar resuelto en Mónaco, donde el flap del DRS se enfrentaba a una velocidad del aire relativamente baja cuando se accionaba, Bakú plantea un desafío completamente diferente con una velocidad máxima de más de 340 km/h en su recta de 2,2 km de longitud.

Monaghan reconoció que el Gran Premio de Azerbaiyán de este fin de semana será la prueba definitiva para saber si la confianza de Red Bull está justificada.

"Bakú presenta problemas ligeramente diferentes", añadió. "Su velocidad de apertura es de 160km/h [en Mónaco], en Bakú es de 300km/h. Por lo tanto, no se trata realmente de peso en el alerón, sino de levantarlo contra su propia carga aerodinámica".

También lee:

"Creo que sería una tontería dormirse en los laureles. Sabemos lo que hicimos mal. Estaba en nuestro cometido arreglarlo, así que hasta ahora, estamos bien".

También lee:
compartidos
comentarios
Red Bull aún no descarta a Hamilton en 2022: ha tenido mala suerte
Artículo previo

Red Bull aún no descarta a Hamilton en 2022: ha tenido mala suerte

Artículo siguiente

Cómo los equipos de F1 pasaron a valorarse en mil millones de dólares

Cómo los equipos de F1 pasaron a valorarse en mil millones de dólares