Por qué Mónaco podría ser difícil para los Fórmula 1 2022

El GP de Mónaco es siempre el mayor reto al que se enfrentan los pilotos y equipos de Fórmula 1, y cualquiera que supere el fin de semana sin daños respira aliviado.

Por qué Mónaco podría ser difícil para los Fórmula 1 2022
Cargar reproductor de audio

Sin embargo, hay aspectos de los coches de 2022 que añaden una capa extra de complejidad al evento de este año, y que pondrán un poco más de presión en todos.

"Creo que va a ser interesante ver cómo transcurre", dijo Pierre Gasly al ser preguntado por Motorsport.com sobre este fin de semana.

"Porque incluso en pistas lisas y normales, en términos de conducción en comparación con el año pasado, es definitivamente peor. Es la primera vez que venimos a una pista de calle adecuada desde el comienzo del año, por lo que podría ser bastante impreciso”.

"Pero va a ser la misma pista para todos, y dependerá de nosotros los pilotos y del equipo encontrar el mejor compromiso".

Los coches actuales de la Fórmula 1 son grandes, pesados y engorrosos, y como señaló Martin Brundle en su comentario del GP de España en Sky, tienen tendencia a actuar como un péndulo cuando los pilotos pierden el tren trasero.

Ahora corren con neumáticos de perfil bajo menos tolerantes, con suspensiones mucho más rígidas. Eso, a su vez, está relacionado con la altura de conducción, un parámetro al que son increíblemente sensibles.

Los pilotos tendrán que ser más cautelosos que de costumbre en algunos de los bordillos de Mónaco, especialmente los de la chicane más allá de la Piscina, que tan a menudo han lanzado a los coches directamente a la barrera.

También está la cuestión del porpoising, si la velocidad es lo suficientemente alta como para que se produzca. A los pilotos les resulta incómodo cuando bajan por una recta normal, pero consideren la posibilidad de que ocurra cuando van hacia St. Devote, suben la colina hacia la Plaza del Casino, o atraviesan el túnel y bajan hacia la chicane. Incluso un modesto rebote captará su atención.

Mientras que los equipos que más sufren pueden naturalmente marcar el porpoising con alturas de conducción más altas - lo que Mónaco generalmente fomenta - eso costará carga aerodinámica, impactando en el rendimiento, y potencialmente haciendo que los coches sean difíciles de conducir.

Sebastian Vettel, Aston Martin AMR22, Pierre Gasly, AlphaTauri AT03

Sebastian Vettel, Aston Martin AMR22, Pierre Gasly, AlphaTauri AT03

Photo by: Mark Sutton / Motorsport Images

Si todo esto no es suficiente, no hay que olvidar el problema de visibilidad que los pilotos destacaron al principio de la temporada, debido a los neumáticos delanteros más altos y a los dispositivos aerodinámicos que se sitúan sobre ellos.

No se ha mencionado mucho últimamente, pero podría convertirse en un problema este fin de semana. En Yeda y Miami hubo algún vértice sobre un muro de hormigón que pudo ser un poco complicado, pero en Mónaco hay muchos más roces con las barreras, y la precisión requerida es intensa.

Sólo hay que pensar en los accidentes que se han producido a lo largo de los años en la chicane de la Piscina, después de que los pilotos chocaron con la barrera de la derecha en la entrada y terminado con una rotura en las suspensiones delanteras.

Todos los retos mencionados anteriormente también hacen la vida más difícil a los equipos, ya que intentan encontrar una puesta a punto que sea rápida pero también cómoda y segura para los pilotos.

Y en la mayoría de los casos lo están haciendo con paquetes aerodinámicos que eran nuevos para la última carrera en España, y sobre los que todavía están aprendiendo. Además, la mayoría de los equipos tienen un suministro limitado de esos elementos nuevos: un par de caídas en los entrenamientos de sus dos pilotos y podrían estar luchando.

También se enfrentan a la novedad del nuevo horario de fin de semana. En el pasado, los equipos y los pilotos tenían el viernes libre para recuperar el aliento. Había mucho tiempo para reconstruir los coches accidentados, enviar piezas de repuesto y profundizar en los datos, tanto en la pista como en la fábrica. Los pilotos de simulación podían correr todo el día si era necesario, probando diferentes configuraciones. Todo eso ha desaparecido.

El jefe técnico de Aston Martin, Andrew Green, está de acuerdo en que la actualización de su equipo en Barcelona significa que los accidentes podrían ser costosos, pero por otro lado permite a los ingenieros hacer funcionar el AMR22 un poco más alto del estándar en el que estaban.

"Vamos a estar muy pendientes de los recambios", dice Green. "Así que nos lo tomaremos con calma para empezar en Mónaco”.

"Pero creo que uno de los aspectos positivos de los cambios que hemos hecho es que nos da margen para adaptar la configuración a lugares como Mónaco”.

"Era una de las cosas que el coche de lanzamiento nunca nos hubiera podido dar. Somos bastante optimistas en cuanto a que ahora podemos avanzar en una dirección con una puesta a punto que se adapte mejor a un circuito urbano como el de Mónaco".

Pierre Gasly, AlphaTauri AT03, Sebastian Vettel, Aston Martin AMR22

Pierre Gasly, AlphaTauri AT03, Sebastian Vettel, Aston Martin AMR22

Photo by: Andy Hone / Motorsport Images

El jefe del equipo Aston, Mike Krack, respalda la valoración de Green.

"Una de las razones por las que hemos cambiado la dirección y también por las que hemos acabado donde estamos, es porque teníamos que apretar el paso”, dice Krack.

"Con el otro enfoque no podíamos apostar a una puesta a punto baja (en cuanto a la relación altura). Así que ahora sí podemos. En Mónaco ya no tenemos miedo, como hace un par de semanas".

El director técnico de Alpine, Pat Fry, reconoce que el ajuste de la suspensión será fundamental este fin de semana.

"Sin duda va a ser un reto interesante", dice Fry. "Lo digo por las rigideces que se ejecutan allí - Barcelona es bastante suave, por lo que se puede salir con mucho, y Mónaco va a ser un desafío”.

"Tienes varias herramientas en tu caja de herramientas de la suspensión para intentar suavizarla de forma masiva en las curvas de baja velocidad, y tienes que trabajar e intentar ver. Va a ser cuatro o cinco veces más rígido que el Mónaco de antaño".

"Mónaco es siempre un reto único en cada temporada", dice el jefe de rendimiento de vehículos de Williams, Dave Robson. "Este año será un poco diferente, porque los coches requieren cosas ligeramente diferentes”.

"Siempre que se puedan sortear algunos de los baches y bordillos, lo más importante es dar al piloto la confianza de que puede tomar las curvas y de que puede atacar toda la vuelta”.

"Así que en ese sentido, no es muy diferente. También tienes que renunciar a un poco de carga aerodinámica a través de la altura de conducción para conseguir ese equilibrio y confianza, entonces creo que es perfectamente aceptable en Mónaco, y algo que habríamos hecho en diversos grados en el pasado de todos modos".

La mayoría de los equipos se centrarán en reducir el porpoising para este fin de semana.

"El rebote o la altura de conducción están muy relacionados con la carga aerodinámica", dice el jefe del equipo Alpine, Otmar Szafnauer.

"Así que nadie quiere levantar el coche, porque pierdes carga. Eso nos llevará a trabajar tanto el viernes como en el simulador para ver cómo podemos bajar la altura de conducción sin provocar el porpoising."

Lando Norris, McLaren MCL36, makes a pit stop

Lando Norris, McLaren MCL36, makes a pit stop

Photo by: Sam Bloxham / Motorsport Images

Preguntados en Barcelona sobre cómo se comportarán estos coches en Mónaco, los pilotos reconocieron que puede ser incluso más difícil que en años anteriores.

"Creo que va a ser probablemente uno de los mayores desafíos hasta ahora por la forma en que hay que conducirlo”, dijo Lando Norris. "Pero todo el mundo está en el mismo barco".

"Creo que va a ser uno de esos circuitos en los que vamos a ser bastante más lentos que en años anteriores, me imagino", dijo Alex Albon.

"Pero será interesante. Creo que habrá un poco más de conocimiento de los bordillos y un poco más de ritmo, pero también se tratará de encontrar dónde están los baches. Así que añadirá un poco más de carácter al circuito".

Los pilotos han tenido seis carreras para acostumbrarse a las peculiaridades de la visibilidad de estos coches, pero todavía podría ser un problema cuando estén al límite este fin de semana. Es un reto más con el que tendrán que lidiar.

También lee:

"Creo que Yeda nos daba una especie de sensación comparable", dijo Albon. "Y ahí me costó un poco la visión, no es fácil, sobre todo cuando empiezas a portear en ciertos sitios. Pero creo que ahora nos estamos acostumbrando como pilotos y no es un problema tan grande."

"La visibilidad es peor en estos coches que en el pasado", señaló Kevin Magnussen. "No creo que vaya a ser un problema masivo. Va a ser más difícil ver la trayectoria, pero creo que va a estar bien".

¿Se alinearán los contendientes habituales en la parte delantera a medida que avance el fin de semana? ¿O los desafíos de la puesta a punto, y posiblemente algún percance de algún líder habitual, ayudarán a otros a acercarse a la cabeza? Promete ser un fin de semana intrigante de una forma u otra.

También lee:
compartidos
comentarios
Por qué ya no hay actividad en Mónaco en jueves en la F1 2022
Artículo previo

Por qué ya no hay actividad en Mónaco en jueves en la F1 2022

Artículo siguiente

Leclerc: "La F1 sin Mónaco para mí no es F1"

Leclerc: "La F1 sin Mónaco para mí no es F1"