Loeb pierde el Dakar por un pinchazo camino de Río Cuarto

El nueve veces campeón del mundo asegura que este sábado no irá al máximo como estos dos últimos días porque las diferencias ya son suficientemente grandes con Peterhansel.

Río Cuarto (Argentina).- Un Dakar que se escapa al segundo intento. Un pinchazo de última hora que ha lastrado el gran rendimiento ofrecido desde el comienzo del rally, pero sobre todo en los últimos tres días. Sebastien Loeb se muestra sereno, pero la procesión va por dentro.

El nueve veces ganador del WRC llegó a tocar con la punta de los dedos su primer Dakar, después de recortarle 2:56 a Peterhansel en el primer tramo de la especial, de 119 kilómetros y con las últimas dunas de este Dakar de calor, lluvia y navegación.

“Hemos ido al máximo en la primera parte de la especial y redujimos la diferencia. Le recortamos casi tres minutos a Stephane [Peterhansel]. Pero en la segunda parte tuve un pinchazo tras tocar una roca pequeña en el interior en la primera curva. Tuvimos que parar y cambiar la rueda”, explica, frustrado, el francés de Peugeot.

En contra de lo que pudiera parecer, Peterhansel le recortó diferencias tras esto en un tramo que era 100% favorable a Loeb, los últimos 173 kilómetros antes de llegar al vivac de Río Cuarto. Puro WRC.

“No hay necesidad de luchar ya. La diferencia es muy importante, por lo que no hay que intentar nada. Creo que no tengo que tomar los riesgos que he tomado este viernes o este jueves. Sería de locos. La diferencia es la que es. Tenemos que llegar a meta”, subraya un Loeb que tiene claro ya quién ha ganado este Dakar antes de los últimos 64 kilómetros cronometrados de este sábado camino de Buenos Aires.

“Por supuesto, estoy un poco decepcionado porque lo he estado dando todo e intentándolo al máximo para recortar la diferencia. Pero finalmente perdimos todo por un pinchazo. Así son las carreras, pero es algo frustrante”.

Loeb resume así su Dakar 2017: “Creo que hicimos una buena carrera. Perdimos 26 minutos en el tercer día y desde entonces volvimos y recortamos diferencias para luchar por la victoria. Fue muy bueno, pero solo uno puede ganar y creo que no seré yo”.

Loeb ya ha hincado la rodilla en tierra. Sus esperanza se difuminaron camino de Río Cuarto en la arena cordobesa. Un pinchazo a destiempo. Un reto incumplido. Salvo catástrofe.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Dakar
Evento Dakar 2017
Sub-evento Etapa 11: San Juan - Rio Cuarto
Pilotos Sébastien Loeb
Equipos Peugeot Sport
Tipo de artículo Noticias de última hora