Power podrá estar de vuelta la próxima semana

La fuerza de voluntad le permitirá estar de regreso en la siguiente competencia de IndyCar después de lo sucedido en St. Petersburg.

El día de hoy, el campeón 2014 de la serie fue confirmado de que no sufrió conmoción cerebral después del accidente de las prácticas del viernes en el primer fin de semana de competencia de IndyCar acontecido en St. Petersburg, por lo que podrá volver a conducir. 

En una teleconferencia, en la que estuvieron el presidente del equipo Penske, Tim Cindric, los médicos Terry Trammell y Steve Olvey, Power dijo que podrá estar de nuevo sobre los controles de su monoplaza. 

"No tengo dolores de cabeza o náuseas ahora", dijo Power quien añadió que realizará un test "el próximo martes para compensar la falta de tiempo en el coche. Será bueno estar de nuevo ahí". 

Power agregó que no estaba preocupado por los efectos de las fuerzas G al interior de sus oídos cuando afronte la segunda ronda del calendario el próximo 2 de abril en Phoenix. 

Cindric agregó que los problemas del oído se presentaron desde antes de la temporada. "Este problema del oído interno no es una cosa nueva, es por eso que para nosotros no era tan alarmante el que no se sintiera bien durante el fin de semana, hasta que llegaron las náuseas". 

Power señaló que la diferencia de 50 puntos contra su compañero Juan Pablo Montoya, vencedor de la primera carrera el pasado domingo, era una situación preocupante. 

"Tenemos la posibilidad de sumar dobles puntos en algunas carreras (las 500 de Indy y el final de temporada en Sonoma), así que será grande para nosotros...El doble de puntos podría cambiar las cosas".

Falsos positivos explicado

El Dr. Trammell, consultor de seguridad de IndyCar en tres décadas, explicó que ninguno de los datos del accidente del viernes habían sugerido una conmoción cerebral. 

"Tuvo un impacto contra la pared derecha del piloto y se comprimió el lado derecho de coche, pero a niveles relativamente bajos de fuerzas G para lo que son el estilo de las carreras. 

"Los datos del acelerómetro del odio dieron como resultado un promedio de 30 fuerzas G, lo cual es bajo y por debajo de nuestro umbral. Él fue evaluado en la escena del accidente por el equipo médico de IndyCar, pero no presentó síntomas en ese momento de ningún tipo y por eso fue liberado. 

"Más tarde esa noche, se presentaron molestias como dolor de cuello y rigidez, y desarrolló los síntomas de náuseas, dolor de cabeza y mareos.

"La presunción es que cuando un piloto ha tenido un impacto y algo está mal con él, es el resultado del golpe. El siguiente paso es evaluar para buscar una conmoción cerebral. Nosotros usamos una prueba denominada SCAT que se utiliza en los deportes para evaluar un posible daño de este tipo. La prueba se basa en la premisa de que la causa de sus síntomas es una conmoción cerebral". 

Esta prueba no resultó ser válida para el piloto, a quien en un principio resultó positiva pero sin contabilizar los diversos factores alrededor del accidente como la infección del oído del competidor. 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series IndyCar
Pilotos Will Power
Equipos Team Penske
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas cindric, concussion, olvey, trammell