Peterhansel, el campeón que transforma la presión en pasión

Stephane Peterhansel, vigente campeón del Dakar, afronta su 28º Dakar con la mismas ganas de siempre y con ilusión de seguir ampliando su leyenda, que habla de 12 victorias.

Asunción (Paraguay).- En chanclas y con el cuello rojo del sol imparable de Paraguay, así pasea el vigente ganador del Dakar por el embarrado vivac de la capital paraguaya. La jornada del viernes recibió a los participantes con una intensa y constante lluvia, preludio de lo que puede estar por llegar.

Pero a Peterhansel lo único que le preocupa es subirse al Peugeot 3008 DKR, a pesar de que en esta ocasión han apurado algo más su llegada al lugar de salida. “Apenas llegamos ayer por la mañana, por lo que no hemos tenido tiempo de ver la ciudad. Estamos muy contentos de estar en Asunción”, asegura el francés.

Con 10 participaciones en motos y otras 17 en coches, Monsieur Dakar no puede participar en la 39ª edición sin ser considerado como el favorito. “No hay mucha diferencia con el año pasado”, apunta Peterhansel respecto al 3008 DKR.

“Solo hay una mejora ligera con el motor, con algo más de potencia, con una mejor suspensión… ahora tenemos por fin aire acondicionado, por lo que no está tan mal, es más cómodo. Pero no es una gran diferencia. El enfoque sí que lo es, porque el año pasado había mucha presión”, afirma el francés, que en 2015 fue convocado por Peugeot para liderar su regreso al rally más duro del mundo.

A pesar del 11º en ese año de regreso de la marca gala, Peterhansel fue el mejor del equipo, y ya en 2016 logró triunfar en la arena de Buenos Aires, como ya hiciera con Mini en 2012 y 2013.

“No es complicado para mí estar motivado, porque el Dakar para mí es mi pasión principal y cuando conduzco este coche me lo paso en grande. No tengo presión, simplemente la transformo en ganas de conducir y pasarlo bien”, asegura Peterhansel a la pregunta de Motorsport.com.

Los rivales están en casa

“Hay seis o siete pilotos capaces de ganar. En Peugeot tenemos cuatro grandes pilotos, pero en Toyota tienen a De Villiers, Roma, Al-Attiyah…. la carrera está realmente abierta”, asegura el francés, que afronta de manera distinta a la mayor parte de los competidores la complicación del nuevo sistema de navegación.

“La navegación es un poco diferente, pero creo que tampoco será realmente determinante. Mi copiloto tiene mucha experiencia en estas situaciones y estoy seguro de que encontraremos los WP sin muchos problemas. No es fácil de decir si será más o menos complicado”.

“Necesitas siempre encontrar el WP dentro del círculo, pero antes tenías que ir al centro del círculo y ahora no es necesario”, justifica Peterhansel su postura.

“Puede ser clave. Puede ser realmente complicado para todos. Hemos hecho algunos entrenamientos en altitud, pero a lo mejor no es suficiente. Creo que tendremos algunas sorpresas”.

El gran dominador del Dakar solo tiene entre ceja y ceja un objetivo, aunque no lo pronuncie ni en francés, ni en inglés. El camino a Buenos Aires es largo, complicado y pasa por seis días a 4.000 metros. Pero al señor del Dakar nada le supone un inconveniente.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Dakar
Evento Dakar 2017
Sub-evento Shakedown
Pilotos Stéphane Peterhansel
Tipo de artículo Entrevista
Etiquetas dakar, dakar 2017, peterhansel, rally dakar, stephane peterhansel