¡A Mil Por Hora! Monte Fuji, donde nace el sol

Los japoneses son la mejor afición a las carreras de Fórmula 1 en el mundo y esto, no se tome como una metáfora, es matemáticamente, cierto.

Los japoneses son la mejor afición a las carreras de Fórmula 1 en el mundo y esto, no se tome como una metáfora, es matemáticamente, cierto. Basta con considerar que, los boletos para asistir a los Grandes Premios en casa, se tienen que someter a concurso para su obtención; ya que es imposible dar cabida a todos quienes quieren presenciarlos. No por parecer inocentes se nos va a olvidar.

 Es bueno por lo mismo, recordar las grandes épocas de sus patrocinios colosales: Canon, Panasonic, Sanyo, Fuji, Casio, Citizen, Japan Tobacco, Nec, Toshiba, Seiko-Epson y de seguro, las empresas del automóvil gigantescas…

 Pilotos no han faltado. Empezando la lista con Satoru Nakajima (que completó 74 GP) hasta Kamui Kobayashi (con 75 arrancadas). Y trayendo al recuerdo a algunos de ellos, ya que son en total 21 corredores del Japón; sin embargo, los que más trabajaron hasta hoy, fueron: Taki Inoue con 18 GP, Sakon Yamamoto quien largó en 21 ocasiones, Tora Takagi (32), Shinji Nakano (33), Kazuki Nakajima (36), Aguri Suzuki (64), Takuma Sato (90) y, Ukyo Katayama con 95 largadas.

 Es imposible no recordar a Takachiho Inoue, alias Taki, quien siendo un corredor sin mérito alguno, será por siempre uno de los más lindos saltimbanquis que ha conocido Il Circus. Cómo olvidar cuando protagonizó, en el Gran Premio de Hungría de 1995 –el día 13 de agosto– uno de los episodios más llenos de chispa que se han visto nunca. Aunque también fue cierto, que entrañó su dosis de gran peligro. En ese mismo año, en Mónaco –el 28 de mayo– el coche de seguridad, ya le había pegado por accidente a su auto.

Corría para FootWork con motor de Hart. En el HúngaroRing aquella peculiar tarde, había arrancado desde el cajón número 18 del Grid –cuando largaban hasta 24 unidades– pues ocurre que en el 13º giro, su auto se incendia y él se retira, hacia el lado izquierdo del asfalto. Le parece a Taki que los marshals no desempeñan bien su labor, y corre a coger un extintor. Cuando regresa hacia su unidad: no ve al coche de seguridad; y ni el piloto encargado del safety lo ve a él, y es atropellado. No pasa gran cosa, le fractura nada más una pierna. Pero deja una muesca bien particular en la historia, es el único piloto que ha sido dos veces arrollado por la autoridad. Literalmente hablando. 

Ala técnica

Con pocos equipos inscritos, aunque la lista es breve, está muy bien intencionada. Vale por lo mismo recordar, que Soichiro Honda (1906-1991) el fundador de la dinastía con su nombre, se empecinó a protagonizar mediante aquellas naves blancas proverbiales, con un sol rojo iluminando los laterales de su carenado. Porque quería fama y echarse a dormir. Esos coches los manejaron: John Surtees, Ronnie Bucknum, Richie Ginther, Jo Bonnier, David Hobbs y Jo Schlesser. Una odisea en la cual por fin, ganaron su primer Grand Prix, conducidos por Ginther en México; fue en el año de 1965, con el modelo RA-272, V-12, calzado con GoodYear.

Todo aquello se había escrito entre 1964 y 1968. Ocurrió otra victoria que repitió providencialmente, Surtees, en Monza dos años más tarde; con el RA-300, también V-12, pero montado en gomas de FireStone. Cuando era director técnico Yoshio Nakamura y Shoichi Sano, el diseñador. Parecía que quedaron invitados a nunca más volver.

Pero bien que lo hicieron, y fue entre los cursos de 2006 y 2008 con Rubens Barrichello y Jenson Button. 19 carreras en las que no obtuvieron, sino un triunfo, que estaba fuera de programa. Menuda sorpresa y fue, gracias a Button en Budapest en 2006, con el modelo RA-106 y gomas de Michelin.

Un gran total de 81 participaciones en 8 campañas. 3 tristes victorias; 2 Pole Positions, una por Surtees y otra por Button; 2 vueltas + rápidas que consiguieron Ginther y Surtees. Más un total de 9 podios: el de Richie; cuatro a nombre John; tres para Jenson y, uno que alcanzó Rubens. Para tomar 154 puntos en 37,531 kilómetros de rodaje oficial.  

Lo más hermoso de la fantasía llamada Honda, fue la contratación del ingeniero Ross Brawn, con el plan en mente y en la caja de los yenes: para hacer un auto campeón, costara lo que fuera a ser.

Cuando ya estaba listo para salir del dique seco en 2008: los directivos japoneses se asustaron por la crisis financiera de entonces, y de manera por demás como en un sueño: vendieron a cambio de un dólar americano, los planos, las herramientas y el prototipo ya bien experimentado en los bancos, con una novedad insólita: traía el doble difusor de aire, por debajo del fondo plano.

Ese auto llamado Brawn GP fue el campeón del mundo en 2009 y se le vendió un año después a Mercedes Benz, para que se coronara otra vez en 2014 y también en 2015. Esto es, que cuando no toca, pues, no toca…

Otro cantar fue ya el de Aguri Suzuki,  un corredor por debajo de la media tabla, quien igual que lo intentaran tantos otros colegas se obcecó por hacer su propia formación, pero él, sí que dio a luz a un equipo: Super Aguri, que corrió en las temporadas de 2006 a 2008, obteniendo 4 puntos en 37 largadas.

También cuente usted a: Maki de 1974 a 1976 de Kenji Mimura; Kojima de 1976 y 1977 propiedad de Matsuhisa Kojima; Leyton House, los del tono azul celeste, cuyo propietario fue Akira Akagi y que hizo historia en 1990 y 1991. Desde luego, que fue muy importante la FootWork, de Wataru Ohashi, desde 1991 hasta 1996, como una continuación de lo que había sido Arrows. Todos ellos, quisieron cristalizar sus anhelos y tuvieron con qué, porque el Imperio del Sol era muy rico.

Fue en cambio Toyota, la enorme empresa de los coches fundada por Sakichi Toyoda (1867-1930) la que tendría otras buenas aventuras que contar. Quizás nadie gastó tanto, para recoger tan poco. Unos autos bellísimos con el emblema de Panasonic como patrocinador asociado, que nunca entendieron el juego. Desde 2002 hasta 2009 llenos de la mejor de las frustraciones.

Fueron ocho campañas con participación oficial en 131 Grandes Premios, que les dieron como consuelo: 3 Pole Positions, 3 vueltas + rápidas en carreras y 13 podios. Para recoger 278.50 puntos, después de 69,876 kilómetros recorridos.

Habiendo reclutado hasta a 10 volantes: Jarno Trulli con 90 carreras, 2 vueltas + rápidas y un podio; Ralf Schumacher 53 carreras: un giro + rápido y otro podio; Timo Glock 32 GP para el tercer podio. Y también, Olivier Panís con 33 largadas; Cristiano da Mata 28; Mika Salo 17; Alan McNish 16; Ricardo Zonta 5; Kobayashi 2, y Ryan Briscoe que estuvo sólo de reserva. Es decir, que toda la lucha sí que se hizo.

Por otro lado, motoristas, vaya que los ha habido y algunos “de pata negra”, como lo ha sido Honda en sus cuatro diversas épocas –de 1966 a 1968; de 1983 a 1992; del 2000 al 2008 y, en 2015– lo mismo con sistemas atmosféricos, que con los turbo; en la década de los años de 1980 e igual que en el curso pasado, en el cual por cierto, no vio una; fue más lo tupido que lo recio, el gravísimo temporal reciente, asociado con unos McLaren de verdad, malhadados.

Los de la H, de las grandes motos y también con los autos, suman con su maquinaria: 332 largadas en 25 temporadas en que lo intentaron. Trabajando para nueve equipos: BAR con 101 GP; McLaren con 99; Williams 65; Super Aguri 39; Jordan 34; Lotus 32; Tyrrell 16 y, Spirit que se hizo con 6 GP. De manera que, les han regalado un total de: 72 triunfos, 77 Pole Positions, 57 vueltas + rápidas y 174 podios a terceras marcas. Ganando 1,614.50 unidades, mediante un recorrido de 215,570 kilómetros.

La lista de los que hacen motores, que también cuenta, continúa, gracias a: AsiaTech, Mugen-Honda, Subaru, Toyota e incluso, con los de la empresa de las motocicletas Yamaha, que incursionaron en un intento por ser alguien en el mundo de los automóviles que van a toda prisa. Y por supuesto, la ya mencionada, Honda.

Gomas

 

Y bueno, que no se escape del recuento la firma BridgeStone, suministradora de neumáticos desde 1976 hasta llegar al año 2010. Acompañada de sus competidoras y también, trabajando sola. Acumuló las 244 largadas al servicio de diferentes 80 pilotos; 29 constructores; 18 motoristas. E hizo un gran total de 175 victorias, 168 PP, 170 vueltas + rápidas. Y 6,267.50 puntos recogidos.

Pistas

Los circuitos de la Perla del sol Naciente de igual forma, tienen dejada un estela generosa: Monte Fuji, Aida y Suzuka. Hay quienes consideran este ultimo trazado que se menciona, como uno de los más envidiables y desde luego de los más lejano a los “tilkódromos” de esta era. Los japoneses tienen en su haber 27 GP en Suzuka; cuatro en Fuji y, dos en Aida. Para un total de 33 Grandes Premios. 

 Problemas en las finanzas los hay y los seguirá habiendo.

El empresariado nipón se ha distinguido, desde siempre, por ser preciso, innovador, pero muy temeroso de las tropelías que se cuecen en el occidente: por eso, huyeron como ratas en quemazón en los años de 2008 y dejaron a su suerte un proyecto que se había originado para llegar a la historia que no pudo ser, al menos, para ellos.

Se cierra el asunto, con una última memoria de lo japonés y no por ello, carente de gran esencia: la vida que le dio al paddock Jessica Mishibata (de Button), una estrella con luz propia. No está de más dedicarle esta columna ¿Por qué? Por su belleza intrínseca, exótica y delicada; por su enorme prudencia y desde luego, sin dejar de lado un sex appeal que siempre fue arrebatador. Se la va a extrañar.

 Fue la musa de muchos, no sólo de Jenson… 

Muy amigable mente,

Ángelo della Corsa

 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Tipo de artículo Análisis