Cuando Hamilton empezó a encaminar su primer título

En el GP de Turquía de 2008, Hamilton tuvo que emplear una estrategia nada habitual como medida de emergencia. Así comenzó a fraguarse su primer Mundial.

Cuando Hamilton empezó a encaminar su primer título

Lewis Hamilton tuvo problemas con los neumáticos en el GP de Turquía de 2008, pero una excelente conducción para acabar segundo le dio unos puntos preciosos que contribuyeron a su primer título aquella misma temporada. 

En las últimas décadas, estábamos acostumbrados a que los mejores equipos probaran diferentes estrategias para encontrar una ventaja, pero en la era de un suministrador único de neumáticos, generalmente nos hemos acostumbrado a ver a los principales candidatos hacer exactamente lo mismo, tal vez con una vuelta o tres de diferencia.

Así, la jugada de Hamilton en Turquía en 2008, cuando paró en boxes tres veces y sus rivales se detuvieron solo dos, fue un soplo de aire fresco y nos proporcionó una tarde emocionante.

Sin embargo, la inusual estrategia de neumáticos de Hamilton ese fin de semana no fue un intento inteligente de McLaren de superar a sus rivales. De hecho, el equipo puso al inglés en tres paradas como medida de emergencia, en un intento de evitar un posible fallo de los neumáticos, preocupación relacionada con su estilo de conducción.

Esa temporada 2008 había continuado como había terminado la anterior, con Ferrari y McLaren a la cabeza.

Hamilton se recuperó de la decepción de su derrota en la cita final de 2007 al ganar la carrera de inicio de la temporada, pero a partir de entonces Ferrari tuvo ventaja. Kimi Raikkonen ganó para el equipo de Maranello en Malasia y España, mientras que Felipe Massa triunfó en Bahrein. Otro gran año parecía en camino.

La quinta ronda fue en Turquía, que es donde los neumáticos se convirtieron en una preocupación en el box de McLaren. La situación tenía algunas similitudes con el caso Michelin en Indianápolis 2005, porque involucraba altas cargas verticales a través de una sola curva de velocidad extremadamente alta, una combinación que ejerce una tensión adicional en los flancos de los neumáticos.

Excepto que esta vez hubo una gran diferencia, ya que el problema afectó no solo a un equipo, sino a un piloto en concreto.

Felipe Massa, Ferrari F2008 lidera sobre Lewis Hamilton, McLaren MP4-23 Mercedes, Kimi Raikkönen, Ferrari F2008 y Heikki Kovalainen, McLaren MP4-23 Mercedes, en el arranque de la carrera.

Felipe Massa, Ferrari F2008 lidera sobre Lewis Hamilton, McLaren MP4-23 Mercedes, Kimi Raikkönen, Ferrari F2008 y Heikki Kovalainen, McLaren MP4-23 Mercedes, en el arranque de la carrera.

Photo by: Rainer W. Schlegelmilch

Hamilton había sufrido previamente un fallo de neumáticos en Estambul en 2007, un incidente que le hizo caer del tercero al quinto en esa carrera. Eso le costó dos puntos preciosos, y aunque hubo otros dramas de finales de temporada que contribuyeron a que finalmente perdiera el Mundial, Turquía marcó una gran diferencia.

Naturalmente, McLaren investigó a fondo ese incidente. Incluso antes de regresar a Estambul en 2008, el equipo había tomado medidas para garantizar que no volviera a suceder.

"Lewis tiene un cierto estilo de conducción que requiere que configuremos el coche y simplemente carga mucho los neumáticos delanteros", explicó el jefe del equipo, Ron Dennis. "Somos conscientes de ello. Todos los datos relevantes fueron proporcionados a Bridgestone, y sintieron que no iba a ser un problema, pero resultó serlo".

Fue en la práctica del viernes que el equipo descubrió que una vez más había un problema potencialmente preocupante, aunque en ese momento se mantuvo en silencio.

"La respuesta es muy, muy simple: la curva 8", dijo Martin Whitmarsh, team manager de McLaren. "Somos muy, muy rápidos en las curvas de alta velocidad; generamos mucho carga delantera. De hecho, el año pasado fue un problema de fragmentación en el neumático, esto fue una delaminación en la pared lateral, por lo que esto es un problema diferente".

También lee:

El problema se examinó durante la noche del viernes, e incluso antes de la práctica del sábado por la mañana, el equipo valoraba tres paradas como una estrategia potencial, simplemente porque dividiría la carrera en cuatro trozos pequeños y minimizaría el kilometraje en cada tanda.

Felipe Massa, Ferrari F2008, lidera sobre Lewis Hamilton, McLaren MP4-23 Mercedes y Robert Kubica, BMW Sauber F1.08

Felipe Massa, Ferrari F2008, lidera sobre Lewis Hamilton, McLaren MP4-23 Mercedes y Robert Kubica, BMW Sauber F1.08

Photo by: Charles Coates / Motorsport Images

La conclusión fue que Hamilton entró en clasificación sabiendo que tendría que hacer tres paradas cuando dos eran las óptimas. Eso significaba que tenía que estar en la pole para tener alguna posibilidad de convertir esa estrategia en un resultado decente.

Esta era la época de la clasificación con combustible de carrera, y tenía una ventaja: los planes implicaban que iría más ligero que el resto. De hecho, en carrera paró en la vuelta 16, en comparación con la 19 de Massa y la 21 de Raikkonen. Pero hubo complicaciones adicionales.

Tuvo que ajustar su trazada para la curva 8 y, lo que es más importante, claramente hubo un debate sobre qué neumáticos usar. Estaba más cómodo con los duros, que por supuesto fue una elección muy inusual para la clasificación.

Al final tuvo que conformarse con ser tercero en la parrilla, detrás de Massa y su compañero de equipo, Heikki Kovalainen. Su comportamiento después de la sesión indicó que las cosas no habían salido según lo planeado.

No fue difícil adivinar que estaba frustrado porque sabía que iba más ligero que Kovalainen (de hecho, una cantidad significativa), pero lo que no sabíamos era que también estaba comprometido con esa parada adicional. Desde el tercero iba a ser un trabajo duro.

Al ir directamente a la conferencia de prensa de la FIA, básicamente admitió que la elección de gomas había sido un error (aunque enfatizó que fue su elección). Una hora más tarde, después de haber hablado con el equipo, había cambiado de tono. Un cínico podría pensar que sus puntos de vista habían sido "corregidos" por la directiva (un cuarto de siglo antes, John Watson recibió una reprimenda de Dennis por referirse a "su" elección de neumáticos en lugar de a "la nuestra"), pero Hamilton lo hizo de verdad. 

El domingo, todo se puso en su sitio. Crucialmente superó a Kovalainen, quien tuvo un mal arranque desde el lado sucio de la parrilla, se tocó con Raikkonen, e inmediatamente quedó fuera de juego con un pinchazo.

Ayudado un poco por su ventaja con el peso del combustible en tres vueltas, Hamilton se quedó con el líder, Massa, en el primer relevo: el inglés con los Prime y Massa, con los Option. Después de las primeras paradas, nos sorprendió a todos al no solo pelear con el brasileño, sino también al superarlo con gran estilo.

También lee:

Lewis Hamilton, McLaren MP4-23 Mercedes, lidera sobre Felipe Massa, Ferrari F2008

Lewis Hamilton, McLaren MP4-23 Mercedes, lidera sobre Felipe Massa, Ferrari F2008

Photo by: Charles Coates / Motorsport Images

Ambos pilotos de Ferrari se sintieron incómodos con su segundo juego de Option, y sugirieron que podrían haberlo hecho mejor en los Prime, pero sin embargo hubo mucha magia de Hamilton involucrada en ese adelantamiento.

Su parada adicional implicó que Hamilton finalmente cayó detrás de Massa. Sin embargo, siguió apretando, e hizo lo suficiente para asegurarse de mantenerse por delante de Raikkonen. Para ser justos, Raikkonen sufría algunos daños en el endplate después de su toque con Kovalainen.

Massa finalmente cruzó la línea 3,7 segundos or delante de Hamilton, con Raikkonen a solo 0,5 detrás del McLaren. El segundo lugar fue un resultado que incluso McLaren no podría haber predicho al comienzo, y les dio unos puntos que resultarían cruciales al final de la temporada.

"Lewis hizo un trabajo fantástico. Creo que el hecho de que Lewis fuera tercero en la Q3 fue el desliz del fin de semana, la durabilidad de los neumáticos ha sido un revés para nosotros, pero en general, el equipo ha hecho un trabajo fantástico. La realidad es que no íbamos a tener tres paradas en ninguno de los dos coches a menos que nos viéramos obligados, y creo que ambos tenían una posibilidad razonable de ganar si hubiéramos podido hacer dos paradas normales", comentó Whitmarsh.

Dado que Hamilton ya había comentado sobre las preocupaciones específicas con los neumáticos en la conferencia de prensa posterior a la carrera, fue interesante que Stefano Domenicali, jefe de equipo de Ferrari, atribuyera la estrategia de McLaren a una respuesta al dominio reciente de Ferrari.

Felipe Massa, Ferrari F2008

Felipe Massa, Ferrari F2008

Photo by: Charles Coates / Motorsport Images

Quedaba una pregunta: ¿podría haber ganado Hamilton si hubiera logrado la pole y hubiera podido escaparse de Massa en ese primer período? Nunca lo sabremos.

Dennis podía empezar a ver algo de luz al final del túnel, como si sintiera que después de cuatro victorias consecutivas, la presencia de Ferrari en el escalón superior del podio terminaría pronto.

15 días después, la suerte caería del lado de Hamilton, cuando sobrevivió al contacto con las protecciones para ganar en Mónaco, lo que le permitió asumir el liderato del mundial. Sin embargo, estaba lejos de ser una temporada sencilla para los principales protagonistas.

También lee:

Podio: ssegundo lugar Lewis Hamilton, McLaren, ganador de la carrera, Felipe Massa, Ferrari, tercer lugar Kimi Raikkönen, Ferrari, con Francesco Uguzzoni, jefe de ingeniería de Ferrari.

Podio: ssegundo lugar Lewis Hamilton, McLaren, ganador de la carrera, Felipe Massa, Ferrari, tercer lugar Kimi Raikkönen, Ferrari, con Francesco Uguzzoni, jefe de ingeniería de Ferrari.

Photo by: Rainer W. Schlegelmilch

compartidos
comentarios
Hamilton aprendió más que nunca de Verstappen en el GP de España

Artículo previo

Hamilton aprendió más que nunca de Verstappen en el GP de España

Artículo siguiente

Horner: "Es inevitable ir tras personal de motores de Mercedes"

Horner: "Es inevitable ir tras personal de motores de Mercedes"
Mostrar comentarios