Por qué Luca Badoer no fue tan malo como se lo recuerda

Criticado por su récord de más carreras sin puntuar y su desastrosa aparición con Ferrari en 2009, Luca Badoer es la prueba de que tu carrera más importante es la última. Su mala reputación, quizás inmerecida.

Por qué Luca Badoer no fue tan malo como se lo recuerda

George Russell terminó destrozado en el GP de Sakhir 2020, cuando un fallo garrafal de su equipo le arrebató su primera victoria en F1 en su debut (y hasta hoy única carrera) con Mercedes. Sin embargo, se quedó con el consuelo de sumar sus primeros puntos y evitar hacerse en 2021 con el récord del piloto con más grandes premios disputados sin puntuar.

Esa marca la mantendrá más tiempo Luca Badoer, un piloto que los más jóvenes no conocen y cuya imagen los más veteranos a veces recuerdan más borrosa de lo que fue.

El campeón de la Fórmula 3000 Internacional de 1992 fue un piloto mucho mejor de lo que sugiere en inglés su desafortunado prefijo de tres letras (Bad, que quiere decir malo) y, aunque tal vez no sea carne de campeón del mundo, no merece la reputación de malo que se cultivó con sus desastrosas dos carreras en 2009 como suplente de Felipe Massa.

En realidad, Luca era un piloto fuerte, solo que las circunstancias casi siempre llegaban de la peor manera posible para él.

El hecho de que Badoer tenga un récord imbatible se debe en gran parte a la naturaleza cambiante del sistema de puntos de la F1. Logró acabar nueve veces en el top 10 durante su carrera, lo que le habría dado bastantes puntos con el sistema actual y habría dejado a Charles Pic (39 carreras sin puntuar entre Marussia y Caterham) con el negativo récord.

Artículo especial:

Luca Badoer, Team Crypton Reynard 92D Cosworth

Luca Badoer, Team Crypton Reynard 92D Cosworth

Photo by: Sutton Images

La carrera de Badoer quizás se define por la falta de impulso tras su gran temporada 1992, cuando se proclamó campeón de la Fórmula 3000 superando, entre otros, a Rubens BarrichelloDavid Coulthard y Olivier Panis.

Estrictamente hablando, ese título no puede considerarse solo mérito del piloto. La F3000, a diferencia de la Fórmula 2 actual, permitía el uso de varias marcas de chasis y su configuración. El equipo Crypton, con el que compitió Badoer, fue el primero de la parrilla en introducir una suspensión monoshock (con un solo amortiguador) durante la temporada. Con ella, Luca ganó las siguientes tres carreras (incluida una genial victoria por 21 segundos en una exhibición aplastante en Enna), lo que determinó el resultado de la lucha por el título.

Se convirtió en uno de los cuatro únicos pilotos en la historia que lograron ser campeón de Fórmula 3000 en su primer intento. Los otros fueron Stefano Modena en 1987, Christian Fittipaldi en 1991 y Jorg Muller en 1996.

El año siguiente, en 1993, Luca Badoer debutó en la Fórmula 1. El único asiento que encontró fue el de la Scuderia Italia Lola, el equipo más débil de ese campeonato. Una escudería que diseñó el coche para la nueva temporada con una prisa increíble: antes de salir a la pista, el chasis nunca fue probado en un túnel de viento.

No era el monoplaza ideal para que un novato desarrollara confianza. Su veterano compañero de equipo, Michele Alboreto, subcampeón del mundo en 1985 y ganador de cinco grandes premios, tampoco pudo seguir el ritmo de sus rivales con aquel Lola rojiblanco.

El equipo siempre estuvo atrás y ni siquiera asistieron a las dos ultimas carreras. Antes de eso, se vivió un duelo interesante entre Alboreto y Badoer, y el experimentado solo ganó 8-6 al joven en clasificación.

En ese momento, solo puntuaban los seis primeros, y aunque la fiabilidad general de la F1 iba aumentando gradualmente, todavía había carreras donde acababan muy pocos coches. En la cuarta cita del año, el Gran Premio de San Marino, Badoer casi se convierte en el autor de un pequeño milagro. Iba séptimo (y último) cuando el piloto de Sauber JJ Lehto, que iba cuarto, sufrió una avería en el motor.

Parecía que ahí llegaría el codiciado primer punto para Badoer, pero estaba demasiado atrás y simplemente no tuvo tiempo de adelantar al finlandés en las vueltas que quedaban hasta que el ganador vio la bandera a cuadros. Según el protocolo, acabó séptimo, sin sumar, y de hecho Lehto terminó cuarto.

"Tenía dos opciones en ese momento", recordó Badoer en una entrevista en 2004 con Motorsport.com sobre su temporada de debut. "Pude unirme a Tyrrell, lo que habría sido un buen movimiento, o a la Scuderia Lola Italia. Me equivoqué”.

"Sobre el papel tenía buena pinta. Tenían chasis Lola y motores Ferrari. Desgraciadamente, el T93/00 fue un mal coche".

La Scuderia Italia se fusionó con Minardi en 1994 y bajaron a Badoer a piloto de pruebas, pero volvió para 1995 cuando Alboreto se retiró, como compañero del favorito del equipo, Pierluigi Martini. Había otros equipos que estaban peor que Minardi, Pacific y Forti, pero eso no significaba mucho.

Para 1996, Badoer pasó a Forti y de nuevo volvió al fondo de la parrilla. Curiosamente, su rival de toda la vida en F3000, Andrea Montermini, se convirtió en su compañero de equipo. Y mientras ambos sufrían para clasificarse a las carreras, veían con amargura cómo Barrichello y Coulthard, a los que superaban habitualmente en las categorías inferiores, ahora luchaban por podios en McLaren y Jordan, respectivamente. Forti ni siquiera acabó la temporada.

Accidente de Luca Badoer, Forti FG01 95B Ford

Accidente de Luca Badoer, Forti FG01 95B Ford

Sin embargo, tras quedarse sin hueco en la parrilla como titular, la experiencia acumulada por el piloto interesó a sus compatriotas de Ferrari. Ahí comenzó una nueva página en la historia del italiano, ligada a Maranello y esperando una oportunidad.

En aquella época, los equipos podían hacer tantos test como quisieran, y Luca pasaba literalmente día tras día al volante de una Ferrari. Como piloto oficial de pruebas de la Scuderia, el piloto esperaba que tarde o temprano el equipo necesitara un sustituto, temporal o incluso permanente. Y que ese puesto fuera para él.

También lee:

En 1999, por primera vez desde el comienzo de esta historia, las cosas parecieron empezaron a mejorar poco a poco. Giancarlo Minardi esperó todo el invierno a ver qué piloto estaría dispuesto a pagar más por un lugar en su equipo, y cuando no encontró a nadie, volvió a contar con Badoer, que de nuevo sería titular en F1.

El coche seguía siendo lento, pero eso era mucho mejor que estar sentado en el sofá de casa. Y en el Gran Premio de Europa, en una tarde otoñal en Nürburgring, casi alcanza su gran resultado.

Fue una carrera completamente loca, con problemas para los líderes. Luca, que había salido 19º, fue remontando y a 15 vueltas para la meta, ocupaba una sorprendente cuarta posición. Parecía un verdadero milagro, hasta que unos minutos después su Minardi hizo estallar la carcasa de la caja de cambios. 

Para colmo de males, su compañero de equipo Marc Gene, a quien Badoer superó por 10-5 en sus carreras juntos, heredó el punto final con el sexto puesto.

El dolor del piloto fue tan grande que, ya siendo un hombre adulto, lloró como un niño...

Luca Badoer, Minardi crying

Luca Badoer, Minardi

Ese no había sido el primer mazazo del año 1999 para Badoer. En el verano, el destino le dio una bofetada incluso más ofensiva. En Silverstone, Michael Schumacher sufrió un fuerte accidente que le dejó fuera durante muchas semanas con una pierna rota.

La comunidad de la F1 contuvo la respiración mientras esperaba un sustituto en Maranello, tal y como lo hizo antes de que Mercedes anunciara al sustituto de Hamilton para el Gran Premio de Sakhir 2020. Pero aunque Badoer parecía una elección obvia (era piloto de Ferrari), el elegido fue Mika Salo. Esa temporada, el finlandés había acudido al rescate del equipo BAR para cubrir el puesto del lesionado Ricardo Zonta y había rendido bien.

Salo iba a ganar en Alemania, donde, por razones tácticas, dejó que su compañero de equipo Eddie Irvine (que estaba luchando por el título) lo adelantara, y luego terminó tercero en Monza. Pero en otras carreras, los resultados de Salo fueron mucho peores. La prueba más significativa fue la de Hungaroring, donde Salo solo pudo clasificarse 18°, irónicamente una posición por delante del Minardi de Badoer, y acabó 12º, a dos vueltas del ganador. 

Es difícil determinar si Badoer lo habría hecho mejor que Salo, pero sabía cómo funcionaban el equipo y el coche, lo que sin duda habría acortado su curva de aprendizaje. Pero, como descubrió Stoffel Vandoorne en 2020, la opción más lógica no siempre es la elegida...

Jean Todt, Michael Schumacher, Rubens Barrichello, Luca Badoer y Luca di Montezemolo celebran otro campeonato mundial de Ferrari

Jean Todt, Michael Schumacher, Rubens Barrichello, Luca Badoer y Luca di Montezemolo celebran otro campeonato mundial de Ferrari

Durante los años siguientes, Luca rodó una cantidad inimaginable de kilómetros haciendo test con Ferrari. Cada año hacia entre 30 y 40.000 kilómetros con Ferrari, ¡una distancia de 130 carreras! Jugó un papel oculto, aunque importante, en la aplastante racha de títulos entre 2000 y 2004 desarrollando coches y rodando de manera incansable para Schumacher y Barrichello.

“A veces, tus prioridades cambian al trabajar en test”, explicó Badoer. "Empiezas a pensar en cómo completar la tarea marcada por el equipo, y no en cómo pilotar lo más rápido posible. No estoy compitiendo con Michael o Rubens, pero estoy muy contento de ver que mis tiempos son los mismos que los de ellos. Eso significa que también soy un buen piloto", decía

"Como piloto de pruebas, tienes que ser rápido, de lo contrario no experimentarás lo que ellos hacen en el coche. Si eres un segundo más lento que tu compañero de equipo, no puedes sentir lo mismo del monoplaza, y no puedes descubrir los problemas que pueden surgir".

Luca Badoer

Luca Badoer

A principios de la década de los 2000, varios equipos de la segunda mitad de la tabla llamaron a Badoer, pero se encontraron siempre con la misma respuesta negativa: "Llevo años trabajando en Ferrari y todavía siento emociones especiales cada vez que me subo al coche".

En 2006, el equipo sustituyó a Barrichello por el joven Felipe Massa. Un año después, ante la retirada de Schumacher, firmó a Kimi Raikkonen. Badoer siguió siendo piloto de pruebas.

Finalmente, en el verano europeo de 2009 un muelle de la suspensión del Brawn GP de Rubens Barrichello voló en la clasificación del Hungría y fue a parar al casco de Massa, que sufrió un impactante accidente.

Ferrari decidió sacar de su retiro a Michael Schumacher para reemplazar a Massa. Sin embargo, el alemán se cayó probando una moto y, con el cuello dañado, no pudo volver. Mika Salo ya había puesto fin a su carrera hacía mucho tiempo, así que los del Cavallino se acordaron al fin de quién había pilotado su coche durante muchos años, aunque nunca en carrera.

Fue una historia triste. Con 39 años, sin haber disputado grandes premios desde el siglo anterior, Badoer no pudo deshacerse de la psicología de los test y adaptarse a la pelea con rivales reales. Disputó solo dos carreras, en Valencia y Spa, y en ambas ocasiones se clasificó último. 

En su primer sábado al volante de la Ferrari, Luca perdió 1,5 segundos frente a su rival más cercano, Jaime Alguersuari, con el Toro Rosso. Un día después, acabó último mientras su compañero alcanzaba el podio. En Bélgica, la historia se repitió: el 14º puesto de Badoer en meta contrastaba con la victoria de Kimi Raikkonen con el mismo coche. 

Si evaluamos objetivamente la situación, fue el momento más desafortunado para esa oportunidad. La aerodinámica completamente nueva de los coches, junto con la prohibición de modificaciones del motor, hicieron que la parrilla de esa temporada fuera una de las más igualados de la historia.

Además:

Si analizamos los datos de todos los grandes premios, el coche más rápido (Red Bull) superó al más lento (Force India) en solo un 1,241%, es decir, menos de dos segundos por vuelta. Sin mencionar el hecho de que Giancarlo Fisichella logró la pole position con Force India en Spa.

Ferrari, que tuvo el mejor coche en los dos años anteriores, fue solo el quinto equipo más rápido en 2009. Finalmente, a partir de esa temporada el número de test privados se redujo radicalmente, y apareció el sistema KERS en los Fórmula 1, por lo que los viejos conocimientos de Badoer ya no eran tan relevantes y útiles. 

Fue reemplazado después de dos carreras, dejando el coche precisamente en manos de Fisichella. Mejoró algo los números (no pasó del 14º puesto de la parrilla, y en Abu Dhabi se clasificó último), y aunque no acabó último la carrera, tampoco sumó puntos.

Fans make their feelings known about Luca Badoer, Ferrari

Una pancarta contra Luca Badoer, Ferrari

Luca Badoer es recordado precisamente por lo absurdo de su regreso. Por supuesto, los detalles de esos grandes premios hace tiempo que se borraron de la memoria. Los jóvenes aficionados de la F1 nunca han oído hablar de Badoer, y para los más veteranos, el italiano seguirá siendo para siempre un hombre que pasó toda su carrera siendo probador de Ferrari.

Tuvo su ansiada oportunidad, pero llegó tan tarde y en el momento tan inoportuno que probablemente sería mejor si nunca la hubiera tenido. No es casualidad que los aficionados llevaran a su segunda carrera, a la de Spa, una enorme pancarta que decía: "Luca, mi abuela es más rápida que tú con una Ferrari. Vergonzoso" (foto de arriba).

En los últimos años, Badoer apenas ha aparecido por el paddock de la F1. En otoño de 2019, la Scuderia Ferrari organizó una gran celebración en Milán en honor a su 90 cumpleaños y reunió a todos sus pilotos de años anteriores.

Pero aquel que ha conducido una distancia récord con sus monoplazas durante casi toda su vida se encontraba solo en un lugar modesto, en una esquinita...

Kimi Räikkönen, Alfa Romeo, Ivan Capelli, Arturo Merzario, Antonio Giovinazzi, Alfa Romeo, Jean Alesi, Mick Schumacher y Luca Badoer

Kimi Räikkönen, Alfa Romeo, Ivan Capelli, Arturo Merzario, Antonio Giovinazzi, Alfa Romeo, Jean Alesi, Mick Schumacher y Luca Badoer

Photo by: Ferrari

 
compartidos
comentarios
Steiner: Grosjean no recibió el crédito que merecía en la F1

Artículo previo

Steiner: Grosjean no recibió el crédito que merecía en la F1

Artículo siguiente

Tsunoda no teme cometer errores en su año de novato

Tsunoda no teme cometer errores en su año de novato
Mostrar comentarios