Tony Brooks, ganador de la F1 de los años 50, muere a los 90 años

Tony Brooks, quien falleció a los 90 años de edad, estaba considerado como uno de los mejores pilotos de la década de 1950.

Tony Brooks, ganador de la F1 de los años 50, muere a los 90 años
Cargar reproductor de audio

Tras empezar a participar en eventos de club en 1952, Brooks se unió al equipo de coches deportivos de Aston Martin después de impresionar en unas pruebas apenas dos años más tarde. Luego saltó a la fama al vencer en el Gran Premio de Siracusa de 1955 con el equipo Connaught, mientras estudiaba para convertirse en dentista.

Fue su primera vez en un coche de Fórmula 1 contemporáneo, y la primera victoria de un piloto británico en un coche del mismo origen en 31 años.

Tras un breve paso por la problemática escudería BRM, en la que tuvo un aparatoso accidente en Silverstone al atascarse el acelerador, Brooks se unió a Vanwall, creando un súper equipo británico de F1 junto a Stirling Moss y Stuart Lewis-Evans.

En el GP de Mónaco de 1957, Brooks fue segundo, tras el Maserati de Juan Manuel Fangio, y terminó con la mano bastante lesionada debido a los cambios de marcha sin embrague en un circuito muy exigente.

El de Dukinfield tuvo suerte de sobrevivir, pero todavía estaba sufriendo con su Vanwall en el GP de Gran Bretaña de 1957 en Aintree. Iba sexto cuando el coche de Moss tuvo problemas, por lo que Brooks fue llamado a filas y el cuatro veces subcampeón tomó el relevo, consiguiendo una de sus victorias más famosas al ganar con un coche británico una carrera del campeonato mundial por primera vez.

Moss era el número uno de Vanwall (y Aston Martin) y podía elegir primero, lo que significaba que Brooks rara vez podía perfeccionar su propio coche en un fin de semana de carreras, pero hacía juego de equipo de forma sublime, y a menudo brilló cuando Moss tenía problemas.

En 1958, Brooks ganó tres grandes premios, el de Bélgica en el rapidísimo Spa, el de Alemania en el temible Nurburgring, y el de Italia en casa de Ferrari, en Monza. El británico consideraba su victoria en el GP de Alemania, superando a los Ferraris de Mike Hawthorn y Peter Collins, que lamentablemente falleció mientras lo perseguía en un choque, como la mejor.

Moss ganó cuatro veces, y Vanwall se hizo con el primer título de constructores, pero Hawthorn superó al inglés en la clasificación de pilotos de 1958 por un punto. Podría haber sido diferente si Brooks, tercero en la tabla, no hubiera sufrido una avería en el motor cuando estaba en posición de impedir que Hawthorn consiguiera el segundo puesto que necesitaba. 

Tony Brooks, Vanwall, 1ª posición, bebe de un frasco con su compañero de equipo Stirling Moss, Vanwall

Tony Brooks, Vanwall, 1ª posición, bebe de un frasco con su compañero de equipo Stirling Moss, Vanwall

Photo by: Motorsport Images

Brooks se unió a Ferrari en 1959 y fue el líder indiscutible de un equipo que también incluía a Phil Hill y Dan Gurney. Dos victorias le situaron en la pugna por el título con Jack Brabham y Moss.

La cancelación del GP de Bélgica y un fallo del embrague en la salida le privaron de la oportunidad de ganar en Italia, y en ambas carreras los potentes Ferraris con motor delantero eran muy favoritos, por lo que llegó a la carrera decisiva de Sebring con una posibilidad remota de conseguir la corona. Un golpe de su compañero de equipo, Wolfgang Von Trips, y la parada en boxes, porque Brooks no era partidario de correr riesgos innecesarios, provocó que solo fuera tercero. Así pues, terminó segundo, tras Brabham, en la clasificación final.

A partir de entonces, el éxito fue difícil de conseguir, y Brooks no era un fanático del cambio a los monoplazas con motor trasero. Puntuó con el equipo Yeoman Credit Cooper en 1960 y terminó en el podio en su última participación en el campeonato mundial, conduciendo un BRM en el GP de Estados Unidos del año siguiente, antes de retirarse de la categoría.

Fuera de la F1, Brooks fue también uno de los principales pilotos de resistencia. Ganó el GP de Spa para coches deportivos y los 1.000 km de Nurburgring en 1957 con el Aston Martin DBR1, en esta última prueba con Noel Cunningham-Reid. También venció en el Tourist Trophy de 1958 en Goodwood junto a Moss, antes de unirse a Ferrari, aunque el éxito de los coches deportivos con la escudería italiana fue esquivo.

El sublime tacto y el buen juicio de Brooks lo hacían especialmente impresionante en los circuitos más exigentes (de ahí las victorias en Spa y Nurburgring), y podría decirse que fue un mejor piloto de carreras que el primer campeón mundial británico, Hawthorn. Sus seis victorias en el campeonato del mundo y sus 10 podios los consiguió en solo 38 carreras.

También lee:

Elegido por Moss, junto a Jim Clark, como el piloto que pondría en un equipo de dos coches, el tranquilo y discreto Brooks fue uno de los mejores que nunca fue campeón del mundo. El fallecimiento del último ganador de un GP en la década de 1950 marca el fin de una era.

También lee:
compartidos
comentarios
De la cola al podio en cuatro carreras: ¿es real lo de McLaren?
Artículo previo

De la cola al podio en cuatro carreras: ¿es real lo de McLaren?

Artículo siguiente

Mercedes ha encontrado diversas direcciones para mejorar su F1 2022

Mercedes ha encontrado diversas direcciones para mejorar su F1 2022