Barberá: “Somos regulares, pero no hemos llegado a estallar en carrera”

El piloto de Avintia es, junto a Márquez y Laverty, el único que ha terminado y puntuado en todas las carreras del presente mundial, lo que le sitúa séptimo de la general a mitad de temporada.

Héctor Barberá es un clásico de la parrilla del campeonato del mundo, no en vano disputa su decimoquinta campaña en el mundial, en el que debutó en 2002. Tras tres temporadas en 125cc y otras cinco en 250cc, el valenciano afronta su séptimo curso en la categoría reina, que se dice rápido.

Sin ningún triunfo ni podio en MotoGP, el segundo puesto en la clasificación del GP de Alemania, el último, es su mejor resultado entre los grandes del motociclismo, adornando la que está siendo, hasta ahora, seguramente su mejor temporada.

“Hemos sido muy regulares y eso ha sido la clave. Pero aunque estamos séptimos en el campeonato, algo que está muy bien, no hemos aprovechado las oportunidades de hacer un buen resultado. En las carreras en las que hemos podido, bien sea por cambio de moto, porque llovía y se daban las circunstancias, hemos mantenido la constancia, pero al final no hemos logrado un buen resultado”, valora el valenciano.

“Creo que lo hemos hecho muy bien en los entrenamientos, y que en carrera se ha hecho bien, pero nos ha faltado el muy bien. La regularidad es lo que nos hace estar bien clasificados, pero no hemos llegado a estallar en carrera. Empezamos fuertes, luego perdimos un poco, pero lo hemos vuelto a encontrar y creo que la segunda mitad del curso puede ser aún mejor.”

Cambio de actitud

Barberá ha pasado por momentos buenos y malos durante sus siete temporadas en MotoGP, algunos especialmente delicados y relacionados con sucesos extradeportivos. Pero el piloto de Avintia ha logrado centrarse en los últimos años, enderezando el rumbo de su carrera y este año ha dado un salto de calidad desde el principio.

“Ahora mismo hay más igualdad y hace que pilotos como yo, que nunca hemos tenido material para luchar, podamos estar más delante. Esto hace que te motives más y te prepares mejor. Cambias de actitud, porque se te abren más posibilidades y quieres aprovecharlas. Cuando empezamos el año pasado sabíamos que lo podíamos hacer bien, pero también sabíamos que teníamos doce motos oficiales por delante, y era casi imposible aspirar a más que ganar en Open. Este año seguimos teniendo muchas motos oficiales delante, pero hay más igualdad con las satélite y estamos más cerca de las de fábrica”.

Por delante de las Ducati oficiales

Además de ir séptimo en la general, Barberá está, con una Ducati 2014, por delante de los dos pilotos de fábrica, Andrea Iannone y Andrea Dovizioso.

“Esto lo habría firmado antes de empezar el año. Porque si comparas el presupuesto, la cantidad de ingenieros, recursos, hasta la moto de un equipo de fábrica, hay muchas diferencias. Por eso, con la moto y los medios que tenemos, estar séptimos en el campeonato era algo impensable antes de empezar. Pero lo hemos conseguido y lo estamos haciendo”, explica.

“Es algo que ni nos habíamos marcado como objetivo, porque aunque es cierto que empezamos muy fuertes en la pretemporada, sabíamos que cuando comenzaran las carreras las motos de fábrica evolucionarían y sería más difícil. Y sí que han mejorado, pero nosotros hemos aguantado y seguimos peleando”.

Optimismo de cara a Austria

Barberá quiere mejorar en la segunda parte del campeonato, y buscar ese resultado importante que le de un empujón.

“Salimos segundos en la última carrera, y en las pistas donde la moto no importa tanto, pequeñas y sin cambios de dirección, lo podemos hacer muy bien. En Alemania que era de ese estilo lo demostramos, y en Austria, creo que también podremos estar delante”.

Un buen resultado que Héctor cree que tuvo cerca y se le escapó.

“Sí, en Alemania con el cambio de moto. No lo hicimos cuando tocaba, pero si hubiesen caído unas gotitas más quién sabe lo que podría haber pasado. Tenía delante a Valentino y a Dovizioso, dos pilotos de fábrica y con muchísima experiencia. Nadie imaginaba que después de estar segundo por delante de Valentino, al cambiar de moto íbamos a terminar novenos”, recuerda.

“Pero estas carreras son de estrategia, y en este caso yo me confíe al estar con ellos. Aunque hemos aprendido para el futuro”, avisa.

A favor de la radio limitada

Precisamente la caótica carrera de Alemania, con un cambio de moto que la mayoría de pilotos no supo interpretar, abrió el debate sobre la utilización de la radio entre el piloto y el muro.

“Sinceramente no me veo hablando cuando voy en la moto, pero que te puedan hablar solo en una parte de la pista, en la recta, no lo veo mal. Habría que limitarlo, dejarlo solo para determinadas situaciones o incluso para una emergencia o fallo mecánico, porque a veces desde el box se ven cosas que tú no puedes controlar. Pero que el piloto vaya hablando puede ser hasta peligroso, porque te puedes desconcentrar”.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Hector Barbera
Equipos Avintia Racing
Tipo de artículo Entrevista