Montmeló será reasfaltado y ampliará la escapatoria de la curva en la que murió Salom

Montmeló prevé adelantar un año el desembolso para reasfaltar y modificar el circuito, con tal de satisfacer a los pilotos del Mundial de MotoGP con vistas a la temporada que viene.

La polémica suscitada el mes pasado por la chicane construida a raíz del accidente que en 2016 le costó la vida a Luis Salom, combinada con la necesidad de aplicarle un reasfalto –el último data de 2007–, ha llevado a los gestores de la instalación a moverse con celeridad para tener la pista lista ya la temporada que viene.

Durante el gran premio celebrado en junio, la mayoría de la parrilla de MotoGP, con Valentino Rossi a la cabeza, motivó un plante el viernes por la tarde que obligó al Circuit a inutilizar la variante instalada expresamente para la carrera y a emplear, el sábado y el domingo, la configuración homologada para la prueba de Fórmula 1.

El hecho de que muchos de los corredores hubieran realizado una jornada de entrenamientos pocos días antes, y que en ningún caso consideraran entonces que la chicane era tan peligrosa como sí dijeron después, descolocó a las jefaturas del circuito.

Tampoco ayudó el silencio administrativo de Franco Uncini, responsable de seguridad de los pilotos en la Federación Internacional de Motociclismo (FIM), que realizó varias visitas a Montmeló y que dio por bueno el proyecto y su ejecución.  

La semana pasada, desde Sachsenring, Carmelo Ezpeleta, CEO de Dorna, abría la posibilidad de que Montmeló cayera del calendario de 2018 a pesar de tener contrato en vigencia, en caso de que no se llevaran a cabo las obras pertinentes.

“Si Cataluña sigue serán 19 carreras, y si no sigue serán 18”, respondió el máximo responsable del promotor del campeonato en una entrevista concedida al diario AS.

Pues bien, los ejecutivos del Circuit, con su director a la cabeza, ya están metidos en faena para garantizarse la continuidad de una cita que se ha celebrado de forma ininterrumpida desde 1995.

El protocolo de acción se centrará en dos focos: el reasfaltado y la ampliación de la escapatoria en la curva en la que se accidentó Salom, sustituyendo en ese punto el asfalto por grava. En este último caso, será necesario la recolocación de la grada que actualmente se encuentra allí, y que se desplazará más abajo, hacia el viraje que da entrada a la recta de meta.

“Nosotros ya trabajábamos desde hace un año y medio en buscar recursos para llevar a cabo el reasfaltado para el ejercicio 2018-2019, y lo que haremos será adelantar un año esa partida presupuestaria (de unos tres millones de euros)”, explica Joan Fontseré, director de Montmeló, a Motorsport.com.

“Sobre la curva 12 (Salom), nuestra primera intención es mantener el trazado original (sin chicane). Como el perímetro es el que es, esa voluntad nos llevaría a mover la grada que hay allí un poco más abajo para poder generar la escapatoria necesaria”, añade el ejecutivo, que insiste en que la intención del Circuit siempre es y fue estar del lado de los pilotos.

“Sobre la hoja de ruta que pondremos en práctica, será la misma que en el caso de la chicane: primero se lo trasladaremos a Dorna, de allí irá a la comisión de seguridad de los pilotos, y en última instancia será la FIM quien lo homologará”, ahonda Fontseré.

Circuitos como Le Mans y Sachsenring, que fueron reasfaltados recientemente, fueron piropeados por la mayoría de primeras espadas del Mundial, sobre todo por su gran nivel de agarre.

“Ya hemos hablado con las empresas que se encargaron de reasfaltar Sachsenring y Le Mans, y estamos estudiando cuál será la mejor opción”, zanja el dirigente.  

 

 

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas circuit barcelona, circuit barcelona catalunta, circuit montmelo, circuitos motogp, motogp, noticias motogp