Cómo los simuladores ayudaron a Verstappen a dejar atrás Silverstone

El impacto de Max Verstappen a 51 fuerzas G en el Gran Premio de Gran Bretaña fue el mayor accidente de la carrera del piloto de Red Bull. Pero a pesar de estar un poco golpeado, menos de una semana después estaba de vuelta en una pista de carreras, aunque fuera de forma virtual.

Cómo los simuladores ayudaron a Verstappen a dejar atrás Silverstone

Él estaba decidido a participar con el equipo Redline en las 24 Horas de Spa de iRacing, en las que realizó una conducción magistral.

Compitiendo con el brasileño Jeff Giassi y el alemán Gianni Vecchio en un Porsche 911 GT3, el trío terminó en un impresionante quinto puesto teniendo en cuenta que su maquinaria no era capaz de aspirar a la victoria. 

Pero la carrera no fue importante por el resultado final, lo que realmente valió es que le dio a Verstappen la confianza de que no tendría ningún problema físico en su regreso a la Fórmula 1 en el Gran Premio de Hungría.

Para ello, como explicó Verstappen en Hungaroring, el pedal de freno que utiliza en su simulador en casa está configurado de forma casi idéntica al de su coche de Red Bull en términos de la fuerza que se necesita para frenar.

Por lo tanto, si se produjeran dolores y molestias como consecuencia de su maniobra en Silverstone, éstos aparecerían primero en el simulador.

Como dijo el director del equipo Redline, Atze Kerkhof, a Motorsport.com: "Lo importante para Max en el simulador es que mantenga prácticamente la misma técnica de frenado que en el circuito real. Quiere ser capaz de pisar el pedal con más o menos la misma fuerza".

"Los pedales del simulador de Heusinkveld pueden ajustarse a 130 kilos [de fuerza], lo que significa que hay que empujar 130 kilos con la pierna izquierda para frenar al máximo”. 

"En la realidad, casi nadie hace eso. Pero Max tiene el pedal de freno muy rígido. Si luego conduce una carrera larga es una buena prueba física”.

"No es que las carreras de simulación sean terriblemente físicas y que un tiempo de dos horas en el sim sea increíblemente agotador”.

"Pero lo que fue una buena comprobación para Max fue que en su posición de asiento, que es bastante similar a la del coche real, podía empujar cómodamente 100 kilos con el pedal de freno durante dos horas, sin que su espalda sufriera o experimentara ningún dolor extraño. Así que la carrera en el simulador le confirmó que su rodilla y su tobillo estaban bien".

Juego mental

Max Verstappen, Red Bull Racing, en conferencia de prensa.

Max Verstappen, Red Bull Racing, en conferencia de prensa.

Photo by: Mark Sutton / Motorsport Images

Kerkhof dijo que competir en la carrera le dio una confirmación de su aspecto mental ya que el rendimiento del piloto durante las 24 horas resultó ser extremadamente impresionante.

"No creo que Max haya conducido nunca tan rápido en el simulador con un coche que estaba completamente en desorden por el BoP [Balance de Desempeño]", añadió.

"El Porsche era realmente mucho más lento que el BMW. Pero Max se las arregló para superar las carencias del coche por completo, de forma similar a lo que siempre hace en la Fórmula 1".

"Lo que sacó al Porsche al final fue realmente muy especial. No se dejó un segundo en la mesa en ningún momento”.

Verstappen también calificó su participación en las 24 Horas de Spa de iRacing como una prueba de su capacidad de concentración.

Porque aunque no hay el factor de riesgo físico de las carreras en la vida real, sigue habiendo una enorme presión para no cometer errores y arruinar el resultado final.

"Mantener ese coche al límite durante dos horas seguidas, mientras compites contra los mejores pilotos del mundo, con un coche que es más lento debido al BoP y que es más difícil de conducir, requiere mucha concentración", explicó Kerkhof.

"Si cometes un error en el coche real, puedes causar muchos daños y existe el riesgo de lesionarte. Pero en el simulador también tienes que lidiar con mucha presión. Al fin y al cabo, representas a un equipo”.

"Y no estás solo en ese equipo. Tienes dos compañeros, cada uno de los cuales pasa entre 30 y 40 horas preparando la carrera y dando lo mejor de sí mismo. Así que lo último que quieres hacer es ponerlos en desventaja cometiendo un error tonto que podría haberse evitado fácilmente. De esa forma tienes un tipo de presión de grupo para conducir lo más limpio e impecable posible".

Verstappen también se había involucrado en una competición de alto nivel, donde los mejores pilotos de simulador se enfrentaban entre ellos.

Kerkhof añade: "Con un error puedes perder diez, doce o quince puestos. Es un juego mental. Y no se trata sólo de dar vueltas rápidas durante 24 horas. En una carrera como ésta también hay que saber lidiar con el tráfico”.

"Hay que ser muy inteligente y anticiparse a lo que ocurre delante de ti. Al mismo tiempo, tienes que estar atento a dónde están tus rivales. Eso requiere muchas habilidades”.

"Pero Max ha dominado estas habilidades de tal manera que actualmente es uno de los mejores competidores de simulador en el mundo. También hace de esto un juego para sí mismo”.

"Se toma como un reto conducir un stint sin perder un solo segundo, atravesando el tráfico lo más suavemente posible. Es muy bueno en eso, pero también sigue mejorando y creo que eso es algo que le ayuda también en la pista real”.

Mejora de habilidades

Max Verstappen, Jeff Giassi, Gianni Vecchio, Porsche 911 GT3 R, Porsche24 driven by Redline

Max Verstappen, Jeff Giassi, Gianni Vecchio, Porsche 911 GT3 R, Porsche24 driven by Redline

Photo by: iRacing

También hay otros elementos en el progreso de Verstappen en el sim-racing; y Kerkhof ha notado especialmente cuánto ha avanzado el holandés en términos de configuración del coche.

"En mi opinión, ha crecido mucho en la configuración del coche", dijo. "Puede configurar un coche en torno a sí mismo, pero también en torno a sus compañeros de equipo, y de una manera que realmente puede añadir cosas". 

"Así que se ha convertido en una especie de entrenador para los otros pilotos del equipo y está llevando a todo el equipo a un nivel superior". 

"Tenemos cuatro ingenieros muy buenos en nuestro equipo, pero él tiene casi la misma cantidad de conocimientos de ingeniería que ellos, y esos ingenieros, además de trabajar para el equipo Redline, trabajan todos a un alto nivel en el automovilismo". 

"Además, tiene la capacidad de hacer algo con esos conocimientos. Puede progresar más en una hora en términos de descubrir qué funciona y qué no en comparación con muchos pilotos de simulación o ingenieros en una semana".

Capacidad mental

Max Verstappen, Jeff Giassi, Gianni Vecchio, Porsche 911 GT3 R, Porsche24 driven by Redline

Max Verstappen, Jeff Giassi, Gianni Vecchio, Porsche 911 GT3 R, Porsche24 driven by Redline

Photo by: iRacing

Para Verstappen, sin embargo, las carreras de simulador no sólo sirven para utilizar y desarrollar las habilidades que necesita en la F1: también son una forma de relajación.

Como señala Kerkhof: "En primer lugar, conduce un coche GT que es mucho más predecible que un coche de Fórmula 1. Sigue siendo un coche difícil de conducir, pero la velocidad es menor, por lo que no tienes que reaccionar tan rápido a las cosas". 

"Eso hace que la conducción sea diferente. En segundo lugar, Max es una persona a la que le gusta hablar mucho por radio durante una carrera de 24 horas”.

"Sé que cuando estoy conduciendo una carrera de simulador y alguien empieza a hablarme, soy capaz de mantener una conversación con esa persona, pero sé que eso tendrá un efecto de medio segundo por vuelta porque no estoy totalmente concentrado en la carrera. Definitivamente no tengo el talento de poder cubrir la conducción con, digamos, el 50 por ciento de mi capacidad cerebral”.

"Necesito el 90% de esa capacidad para llevar el coche al límite. Y luego puedo usar el otro diez por ciento para hacer otras cosas. Pero Max lo cubre todo con el 50% y luego le queda un 50% para hablar por la radio. Hace bromas y se relaja sin que eso afecte lo más mínimo a su tiempo por vuelta. Eso es muy especial”.

"Eso sólo se ve con los corredores de simulador más talentosos. Los tipos que tienen un poco menos de talento están mucho más estresados durante una carrera, y por lo tanto son más propensos a cometer errores”.

Las 24 horas de Spa fueron la cuarta carrera de Verstappen para el equipo Redline este año, habiendo competido previamente en las 12 horas de Bathurst (que ganó), las 24 horas de Nürburgring (que ganó) y las 24 horas de Daytona (en las que el equipo se retiró por daños en el coche).

Verstappen indicó a principios de año que se tomaría con más calma sus actividades en las competencias de simulador, pero Kerkhof, que se hizo amigo del 15 veces ganador de grandes premios hace años por esta clase de competencias, dice que nunca deja de impresionar cuando participa.

También lee:

"Es completamente libre cuando conduce, nadie decide por Max en qué carreras participa", dijo.

"Pero si se apunta a algo, va a por todas y a menudo conduce más horas que sus compañeros de equipo".

"La Fórmula 1 es su trabajo, es para lo que vive. Pero también disfruta conduciendo en simulador, trabajando con el equipo y ayudando a crear un super equipo imbatible, como es el Team Redline en este momento."

También lee:

Max Verstappen, Red Bull Racing on a racing simulator

Max Verstappen, Red Bull Racing on a racing simulator

Photo by: Red Bull Content Pool

compartidos
comentarios
El Big Bang en la F1: historias de grandes choques en rivalidades

Artículo previo

El Big Bang en la F1: historias de grandes choques en rivalidades

Artículo siguiente

Binotto dice que Ferrari tiene la mejor alineación en la F1 2021

Binotto dice que Ferrari tiene la mejor alineación en la F1 2021
Mostrar comentarios