Qué dice el reglamento de F1 sobre el clon de Red Bull en Aston Martin

Las piezas que ha mostrado Aston Martin en su paquete de actualización, que son parecidas al Red Bull RB18, han sido el tema de conversación en el viernes del Gran Premio de España.

Cargar reproductor de audio

Aunque Aston Martin había manifestado en las últimas semanas que se avecinaba una importante renovación, pocos esperaban que adoptara gran parte del concepto que Red Bull ha puesto en práctica hasta ahora con el RB18.

Pero aunque Red Bull ha admitido que la imitación es la forma más sincera de adulación, y los equipos llevan mucho tiempo copiando las ideas de los demás en la historia de la Fórmula 1, el reglamento de la F1 se ha vuelto más estricto en los últimos años con respecto a este comportamiento.

E irónicamente fueron las propias acciones de Aston Martin, cuando competía bajo el nombre de Racing Point, las que hacen que estos temas estén mucho más regulados ahora.

En 2020, Racing Point causó una gran controversia cuando corrió con una copia directa del Mercedes W10 del año anterior.

Sus acciones desencadenaron las quejas de sus rivales y, tras una protesta de Renault, Racing Point fue declarado culpable de haber utilizado ilegalmente la propiedad intelectual del diseño de Mercedes con sus conductos de freno traseros.

La FIA impuso al equipo una multa de 400.000 euros y le restó 15 puntos en el campeonato de constructores por sus acciones.

Más allá de los detalles del caso, la acción de Racing Point suscitó un debate más amplio en el deporte sobre si la F1 corría el riesgo de perjudicarse a sí misma si los equipos consideraban que su mejor forma de alcanzar el éxito era copiar otros diseños.

La categoría tenía en claro que esa situación no debía producirse y se encargó a la FIA que elaborara una serie de normas para limitar el alcance de coches clones en la parrilla.

Como dijo entonces el jefe de la FIA para monoplazas, Nikolas Tombazis: "Esto evitará que los equipos utilicen una parte extensa de fotografías para copiar partes enteras de otros coches de la forma en que lo ha hecho Racing Point”.

Lance Stroll, Aston Martin AMR22

Lance Stroll, Aston Martin AMR22

Photo by: Carl Bingham / Motorsport Images

"Seguiremos aceptando que se copien componentes individuales en áreas locales, pero no queremos que el coche completo sea fundamentalmente una copia de otro monoplaza".

Las nuevas normas que entraron en vigor para la siguiente temporada, y que se trasladaron al nuevo reglamento de 2022, prohibían compartir cualquier tipo de propiedad intelectual entre los equipos, así como la "ingeniería inversa" de cualquier parte de los coches.

Si bien los equipos podían mostrar piezas "influenciados por el diseño o el concepto del diseño de un competidor", sólo podían hacerlo "utilizando información que debe estar potencialmente disponible para todos los competidores".

Estos conocimientos sólo pueden obtenerse en eventos de carreras y pruebas, por lo que no se puede trabajar en este sentido fuera de la pista.

El artículo 17.3.3 del reglamento de la F1 de 2022 señala el momento dónde se cruza la línea para evitar que los equipos vayan demasiado lejos en su intento de copiar otras ideas.

Más del caso Aston-Red Bull:

La normativa prohíbe específicamente:

1) El uso de fotografías o imágenes, combinadas con software que las convierta en nubes de puntos, curvas, superficies, o que permita superponer o extraer geometría CAD de la fotografía o imagen.

2) El uso de estereofotogrametría, cámaras 3D o cualquier técnica estereoscópica 3D o de cualquier forma de escaneo de superficies con o sin contacto.

3) Cualquier técnica que proyecte puntos o curvas sobre una superficie para facilitar el proceso de ingeniería inversa.

Max Verstappen, Red Bull Racing RB18

Max Verstappen, Red Bull Racing RB18

Photo by: Zak Mauger / Motorsport Images

Aunque el movimiento de personal entre equipos es algo que ha sucedido durante años, y Aston Martin se ha llevado a algunas figuras clave de Red Bull, incluido su nuevo director técnico Dan Fallows, las normas de la FIA también son claras en cuanto a que no se puede trasladar información directa de los rivales al contratar personal.

Esta información incluye (pero no se limita a), datos, diseños, dibujos o cualquier otra propiedad intelectual.

Sin embargo, en la F1, no hay forma de impedir que las ideas que un diseñador tiene en su cabeza sobre la filosofía de diseño de un coche se apliquen a otro equipo.

El reglamento dice, sin embargo, que si hay ocasiones en las que hay grandes similitudes entre componentes enumerados en diferentes coches, la FIA tiene derecho a investigar el asunto y pedirá a los equipos que demuestren que el diseño se hizo de forma independiente.

Para eso se pedirá a los equipos que proporcionen datos e información para demostrar que han cumplido las normas y que han diseñado los componentes ellos mismos partiendo desde cero.

El reglamento dice: "Será función de la FIA determinar si este parecido es el resultado de la ingeniería inversa o de un trabajo independiente legítimo".

Eso es exactamente lo que ha ocurrido en el caso de Aston Martin, ya que la FIA fue alertada de que existían posibles similitudes entre las actualizaciones del AMR22 y el RB18 de Red Bull.

La FIA se apresuró a decir el viernes que había investigado las piezas de Aston Martin y que, tras el análisis de los datos de ambos equipos, estaba convencida de que no se había producido ninguna infracción del reglamento.

Por ahora, Red Bull se ha limitado a sugerir que cualquier transferencia de propiedad intelectual sería una "seria preocupación", pero pueden estar seguro de que volverá a comprobar los detalles en los próximos días para asegurarse de que ninguna información directa salió de Milton Keynes y terminó en las instalaciones de su rival en Silverstone.

También lee:
compartidos
comentarios
Hamilton: "Es la primera vez que conducimos sin porpoising"
Artículo previo

Hamilton: "Es la primera vez que conducimos sin porpoising"

Artículo siguiente

Horner: "No es coincidencia tras el traspaso de personal a Aston Martin"

Horner: "No es coincidencia tras el traspaso de personal a Aston Martin"