Por qué Sergio Pérez tiene que mejorar los sábados de clasificación

En Mónaco, Sergio Pérez disfrutó de la que quizás sea su mejor conducción hasta la fecha desde que se unió al equipo Red Bull, subiendo desde la novena posición en la parrilla hasta el cuarto lugar.

Por qué Sergio Pérez tiene que mejorar los sábados de clasificación

El mexicano tuvo una actuación soberbia al gestionar sus neumáticos en las primeras vueltas y, tras un primer stint largo fue capaz de desplegar el ritmo suficiente para saltar tres coches en su parada en boxes.

Sin embargo, también fue una cuestión de lo que podría haber sido si hubiera clasificado más cerca de su compañero de equipo Max Verstappen, en lugar de siete lugares detrás del holandés.

La clasificación sigue siendo un talón de Aquiles para Pérez en 2021 mientras sigue su proceso de adaptación con el RB16B. El segundo puesto en la parrilla en la segunda ronda en Imola sugirió un progreso temprano en conocer el monoplaza, pero posteriormente ha tenido problemas.

En Mónaco, las cosas parecían prometedoras después de pasar por la Q2 en quinto lugar, pero cuando llegó la Q3 las esperanzas se desvanecieron.

"Fue un desastre", explicó. "Estábamos progresando mucho en la clasificación, en la Q2 dimos un buen paso, pero la pista se estaba enfriando y cambiamos nuestro enfoque en la Q3, y en la primera salía no tenía nada de adherencia con el tren delantero”.

“Los neumáticos estaban muy fríos. Luego en el segundo intento, la vuelta iba bien hasta que me encontré con mucho tráfico. Básicamente perdí mucho tiempo de la vuelta lidiando con eso”.

"Ciertamente debería haber mejorado lo que hice en la Q2 en una o dos décimas, probablemente hubiera marcado un 10.8s, así que tal vez eso nos hubiera dado la sexta posición. No es mucho mejor, pero es lo que es”.

Pero en lugar de estar en la tercera fila se encontró varado en la novena posición con una frustrante distancia de 0.997 segundos de su compañero de equipo.

El domingo, cuando Charles Leclerc no arrancó la competencia le regaló un puesto a Pérez y, después de superar la curva de St. Devote con seguridad en la octava posición todo era cuestión de ser paciente y jugar su tanda larga.

Sergio Perez, Red Bull Racing RB16B

Sergio Perez, Red Bull Racing RB16B

Photo by: Erik Junius

El equipo sabía que la única forma de ganar posiciones era rodar lo más lejos posible que los rivales que estaban por delante de Pérez, y luego dar algunas vueltas rápidas. Para ello, Checo tuvo que emplear sus famosas habilidades de gestión de los neumáticos y prolongar la vida de sus blandos tanto como fuera posible.

Atascado detrás de Sebastian Vettel en el primer stint, hizo precisamente eso, perdiendo tiempo ante el alemán y dejando un hueco que podía cerrar a voluntad cuando lo necesitaba.

"Los neumáticos tienen buena pinta en este momento, mantén la vida para cuando la necesitemos", le dijo su ingeniero Hugh Bird cuando se acercaban las paradas en boxes.

De los rivales contra los que competía, Hamilton fue el primero en ir a su parada en la vuelta 29 cuando estaba en sexto, seguido por Gasly una vuelta posterior y Vettel en la 31. Fue entonces cuando el mexicano recibió el mensaje: “Bien, aire libre. Vamos a disfrutarlo”.

Los neumáticos blandos de Pérez eran viejos contra los duros nuevos de sus rivales que ya se habían detenido, pero aún así hizo una magnífica vuelta en 1m14.552s (en ese momento la más rápida de todos) y luego hizo un 1m14.670s. Ahora era unos dos segundos más rápido que el ritmo al que había corrido poco antes.

Al preguntarle a Bird “cómo estaba” en cuanto a su paso de carrera su ingeniero le respondió: "Este ritmo es bueno, le sacas tres décimas a Seb en el sector uno, cinco décimas en el sector dos".

En la vuelta 33, Red Bull metió al líder Verstappen, un movimiento que le aseguró estar fuera del camino de Pérez justo cuando el mexicano necesitaba dar esas vueltas rápidas. Cuando Max salió de la calle de boxes, Pérez le pasó para reclamar el liderato, aunque brevemente.

"¿Cómo están los neumáticos?", le preguntó Bird. "Estoy perdiendo un poco la parte trasera izquierda", respondió el piloto de Red Bull.

Ese fue el detonante de la parada. Le llamaron al final de la vuelta 34, después de haber dado tres vueltas más que Vettel, y salió de boxes sano y salvo por delante del Aston Martin del alemán, y de otros dos coches con los que había corrido. La retirada de Bottas también ayudó a subir una posición más.

Pronto recibió la noticia: "OK Checo, buen trabajo, actualmente estamos en la cuarta posición. Logramos el salto sobre Vettel, Gasly y Hamilton".

Tras digerir la información en las siguientes curvas, preguntó: "¿Quién es el siguiente?".

Sergio Perez, Red Bull Racing RB16B, Antonio Giovinazzi, Alfa Romeo Racing C41

Sergio Perez, Red Bull Racing RB16B, Antonio Giovinazzi, Alfa Romeo Racing C41

Photo by: Glenn Dunbar / Motorsport Images

Tal vez temeroso de que Pérez se estuviera adelantando un poco, dado que Lando Norris estaba a unos ocho segundos de distancia, Bird trató de calmar las cosas: "Sólo gestiona el combustible a partir de aquí, vamos a tener que levantar un poco y luego deslizar. Tienes a Vettel detrás a dos segundos”.

De hecho, en las últimas 44 vueltas después de su parada, Pérez consiguió acercarse a Norris. El adelantamiento dependía de un error del hombre de McLaren, pero no se produjo ninguno, y al llegar a la bandera la diferencia era de poco más de un segundo.

Después de la charla con Horner, Bird resumió su actuación: "Hizo un gran trabajo guardando los neumáticos para cuando los necesitáramos, hizo que funcionara cuando tuvimos el aire libre de Vettel".

También lee:

Fue una gran carrera para Pérez, y su cuarto puesto ayudó a que Red Bull se hiciera con el liderato del campeonato de constructores. Sin embargo, mantuvo los pies en el suelo.

"Estoy contento con el resultado", dijo. "Creo que cuando vayamos a Abu Dhabi, nadie se acordará de esta carrera. Lo importante es el campeonato. Es un campeonato tan largo que minimizar los días malos y salir fuerte de un mal día va a ser clave”.

“Y lo conseguimos, eso demuestra que el ritmo está ahí los domingos, solo tengo que solucionar mi sábado”.

Pérez admitió que todavía había cierta frustración por su posición de salida dada la velocidad que pudo mostrar en la carrera.

"Creo que es sólo una parte de mi adaptación, como se ve con otros pilotos. Es una temporada muy singular en ese sentido. Los pilotos que cambian de equipo, normalmente en el pasado, no había sido tan importante”.

"Pero este año, con tantas variables, lo ha hecho más difícil". 

Checo admitió que Imola fue una especie de falso amanecer en términos de su ritmo de clasificación, y que desde entonces no ha sido capaz de igualar eso.

“Sí. Para ser sincero hay que tener en cuenta que en Imola conseguí ponerlo en la segunda fila, en mi segunda y en una pista tan difícil. Pero la progresión no ha llegado los sábados. Son sólo las variables. Cada vez que hay una pequeña variable no estoy del todo a gusto con el coche, pero puedo ver la luz al final del túnel".

Ahora le toca a Azerbaiyán, un circuito único en el que puede pasar de todo, y en el que Pérez acabó tercero en 2018.

Sergio Perez, Red Bull Racing RB16B

Sergio Perez, Red Bull Racing RB16B

Photo by: Steven Tee / Motorsport Images

Bakú no es una pista típica, por lo que Francia y Austria serán más útiles en la curva de aprendizaje de Pérez, especialmente con dos eventos consecutivos en Spielberg.

"Creo que será muy, muy, muy importante ir a más sitios, especialmente a Austria. Tener dos fines de semana en un mismo circuito realmente aceleraría mi aprendizaje”.

En el lado positivo, el equipo le apoya plenamente, pero él sabe mejor que nadie que tiene que empezar a puntuar mejor. Hasta ahora ha conseguido dos cuartos y dos quintos - lamentablemente la fuerte actuación en la clasificación de Imola se convirtió en un frustrante 11º puesto. Todo esto no es suficiente.

Después de Mónaco, Red Bull lidera a Mercedes por 149 a 148 en el campeonato de constructores, y Pérez tiene que hacer una contribución consistentemente mayor.

"Creo que está encontrando los sábados más difíciles que los domingos", dijo Christian Horner después de la bandera de cuadros. "Su ritmo de carrera ha sido generalmente muy, muy fuerte. Así que creo que los sábados tenemos que trabajar con él para ayudarle a sentirse cómodo, pero eso llegará".

"Puedes ver que la mayoría de los pilotos (que cambiaron de equipo), probablemente con la excepción de Carlos [Sainz] que han cambiado de equipo este año, les ha llevado un tiempo ponerse al día. También pienso que los neumáticos son más difíciles este año, lo que aporta otra dinámica, pero lo está consiguiendo, y una actuación como la de hoy ayuda”.

También lee:

"Checo ha hecho grandes carreras este año. En Bahréin estuvo muy fuerte. Su ritmo de carrera en Barcelona fue muy fuerte. Su ritmo de carrera en Portimao fue bueno”.

"Así que no hay duda de ello, sólo tiene que clasificarse en una mejor posición, y entonces será un factor".

compartidos
comentarios

Video relacionado

Stroll reveló que el piano de Mónaco le "sacudió el cerebro"

Artículo previo

Stroll reveló que el piano de Mónaco le "sacudió el cerebro"

Artículo siguiente

VIDEO: Mercedes por fin retiró la tuerca del coche de Bottas

VIDEO: Mercedes por fin retiró la tuerca del coche de Bottas
Mostrar comentarios