Viñales: “Nos vamos con la duda de qué pasó el fin de semana”

Maverick Viñales terminó 10º la carrera del Gran Premio de Catalunya de MotoGP el pasado domingo, a más de 24 segundos del ganador. Este lunes, en el test celebrado en el mismo circuito, fue el segundo más rápido, a 0.3 del primero.

Para Maverick Viñales el lunes de test en Barcelona fue el día de la marmota, ya había pasado por una situación muy parecida el día siguiente del Gran Premio de España, en Jerez. El de Yamaha completó una mala carrera en Montmeló, décimo y con un mejor giro de 1.46.775 en la tercera vuelta, la única en 46. El resto fueron en 1.47 (13), 1.48 (8) y las dos últimas en 1.49. El lunes, con la misma moto, el mismo circuito, las mismas gomas y la misma puesta a punto, hizo varias tiradas largas con mucho mejor ritmo, y paró su mejor crono en 1.44.437, mejor que su tiempo de clasificación en la Q2 del sábado (1.44.620). Tras un mal fin de semana volvió a ser competitivo, como le pasó en Jerez, que acabó sexto en carrera y el lunes siguiente lideró los test.

Lo había avanzado el propio Mack el domingo por la tarde, tras la carrera, visiblemente enfadado con el resultado y, sobre todo, con el comportamiento de los neumáticos. Este lunes el semblante del piloto era otro, y su actitud también cambió.

“Tengo otra cara hoy”, dijo entre risas Viñales.

Una situación difícil de entender pasar de un pésimo fin de semana a un buen lunes.

“¡Bufff!”, exclamó Maverick. “En privado lo diría”, dijo entre risas. “Sinceramente no lo sé. Tengo que borrarlo, en mi cabeza tengo que eliminar esta carrera. Puede ser que la calidad no fuera la misma [en referencia al neumático], que tocara aquel neumático que no fuera como los otros. No quiero pensar mucho en ello, ha pasado y hay que intentar arreglarlo. He recuperado la confianza, por la tarde salí con neumáticos duros y mantuve el 45 medio durante cuatro o cinco vueltas, estoy contento”.

Viñales llegó a decir el domingo que “esto es un drama, tengo la motivación por los suelos”, sin embargo este lunes su discurso era diferente.

“Estoy contento porque me he podido encontrar bien de nuevo sobre la moto, con bastante agarre con los dos neumáticos, realmente bien. Por la tarde he hecho tandas largas, con depósito lleno y en algún caso con gomas usadas, y me han salido bastante bien”, explicó.

Tener un test al día siguiente del gran premio era una buena oportunidad para intentar discernir los motivos que llevaron a Maverick a tener un fin de semana tan desastroso.

“No hemos podido entender realmente lo que pasó, así que tenemos una duda en ese sentido, nos vamos sin saberlo”.

Viñales marcó en el test, en su giro 26, un tiempo de 1.44.932 que fue el más rápido del día hasta que a cuatro minutos del final, sobre las seis de la tarde, Márquez y el propio Maverick lo rebajaron.

“Ese tiempo le hizo con los mismos neumáticos del domingo, medio delante y detrás, y teníamos la misma temperatura más o menos, 50 grados [en el asfalto]. Por la tarde puse el blando, la electrónica no estaba en su sitio y pude mejorar el tiempo. Comparado con la Q2, en la que teníamos que bajar potencia, ahora me hacía falta mucha con la goma blanda. La diferencia es que hemos podido encontrar agarre y hemos rodado más cómodos”, dijo.

“Hemos probado algunas cosas, pero con mi puesta a punto estándar es con la que me he encontrado mejor y con el que he ido más rápido. La moto era la misma que en Qatar y Argentina”, en referencia a sus dos primeras victorias de la temporada. “neumático era el mismo, medio y medio”, que el fin de semana.

Ya el domingo por la tarde, tras la carrera, Mack dijo con sorna que estaba seguro que iba a ser primero o segundo en el test, como así fue.

“En Jerez ya hice primero en el test y sabía que los lunes siempre hay más agarre. Al final hemos hecho un buen trabajo, muy cómodo en tandas de 20 vueltas rodando rápido, en 46 medios y bajos, hemos hecho un buen paso, a ver si podemos seguir así en Holanda y Alemania, que allí hace calor”.

A última hora del test, cuando faltaban unos seis o siete minutos para el final, Márquez salió a pista con gomas blandas para tratar de atacar el tiempo de Maverick, líder casi todo el día. El de Yamaha no se quedó quieto en el box, y salió también con blanda a defenderse. Le preguntaron a Viñales si había sido casualidad.

“Sí, porque al final no iba a poner la goma blanda pero pensé en probarlo para saber dónde hay que poner más potencia a la moto, y nos faltaba mucha potencia, así que teníamos mucho más agarre”.

La novedad que presentó Yamaha en el test fueron sendos nuevos chasis.

“He probado un nuevo chasis y Valentino otro diferente, mañana [hoy] voy a probar el otro para sacar conclusiones. El que probé el lunes me gustó y quiero volver a montarlo para ver si sacamos cosas positivas. El que he probado es una evolución del 2017, me ha gustado porque corrige algunas de las áreas que teníamos negativas”, concluyó el de Yamaha.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Maverick Viñales
Equipos Yamaha Factory Racing
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas , TEST, agarre, barcelona, defectuosa, gomas, michelin, montmeló, motogp, neumaticos, vinales