Earnhardt: "No sé cuándo voy a dejar de competir"

Después de ausentarse durante la mitad de la temporada 2016 por una contusión, Dale Earnhardt Jr. debió decidir si quería regresar a competir en NASCAR.

Teniendo una promisoria carrera fuera de las pistas, ¿valía la pena arriesgar su salud por el deporte que ama desde que tiene memoria?

La decisión de regresar

Tres semanas antes de casarse con su novia Amy Reimann, NASCAR le dio permiso a Earnhardt para competir. Pero junto con el proceso de aprobación también llegó la realidad de que Earnhardt, de 42 años, debió comprometerse con su carrera profesional como nunca antes.

"Ser aprobado para volver a correr fue una lenta evolución y algo que se veía venir, estando física y mentalmente preparado para ello", dijo Earnhardt. "Pero ser aprobado para correr es una cosa y decidir correr es otra. Mentalmente, tienes que tomar la decisión de si quieres seguir corriendo. Si es así, debes dar el 100%. Este es el más alto nivel del deporte motor en los Estados Unidos y si vas a salir a la pista no puedes hacerlo sin dar el 100%".

"Tuve que hacerme muchas preguntas personales. Fue todo un gran proceso y estoy realmente feliz con lo que he decidido".

Earnhardt se embarcará en su décima temporada con Hendrick Motorsports en 2017. Después de un comienzo difícil, el piloto del Chevrolet N°88 se ha aclimatado al programa y tuvo éxito. Antes de la pasada temporada, Earnhardt había clasificado para los últimos cinco playoffs de NASCAR y había conseguido ocho victorias en el camino.

Su segunda temporada con el novato jefe de equipo Greg Ives apenas estaba tomando forma cuando Earnhardt decidió alejarse de las carreras a principios de julio por los síntomas de una contusión. Y ahora entiende los desafíos que enfrenta tras estar seis meses abajo del auto. Pero Earnhardt admite que perdió más que las carreras en las que no compitió.

"Uno espera poder volver y no perderse nada", dijo Earnhardt. "Pero como dije, esta es la categoría principal y cuando estás fuera, quedas atrás. Estoy realmente ansioso y curioso por ver qué lugar ocupamos a principios de temporada, qué tan competitivos somos, ver si existe una curva de aprendizaje para mí. Lo vamos a descubrir".

"Extraño la camaradería, eso probablemente será lo que más voy a echar de menos cuando no siga corriendo. Tengo un gran equipo, somos amigos, nos comunicamos cada día. Usamos una app para estar en contacto, somos como una familia y voy a extrañar todo eso. Es divertido poder tener éxito como equipo. Incluso cuando tú no tienes éxito, te apoyas en ellos. Entre todos nos levantamos y voy a extrañar todo eso".

Aprecia más lo que tiene

Earnhardt ahora valora más su día a día como piloto luego de ver lo fácilmente que fue reemplazado. Si bien puede que tenga una posición como uno de los 40 individuos que tienen la fortuna de estar en una carrera de la serie principal de NASCAR, él ya no lo da por sentado.

"Tuve la oportunidad de estar en Dover y ver los pilotos llegar en la mañana para la práctica y fue algo que me cambió", dijo Earnhardt. "Fue casi una experiencia extracorporal verlos a todos. Pude ver a los pilotos desde una perspectiva diferente y pude ver al deporte desde un lugar distinto. Estar fuera del auto me generó ansiedad por regresar. Para ser honesto, estoy feliz de volver y seguir compitiendo. Estuve muy cerca de no poder regresar y que haya sido la decisión de otra persona si volvía a competir o no. Desde que cumplí 40 años la gente me ha estado preguntando cuándo me voy a retirar y todo lo que quería hacer era que sea mi elección".

"No sé cuándo voy a dejar de correr, pero quiero poder decidirlo yo y no que alguien lo haga por mí. Toda esa experiencia realmente me mostró todo lo que tengo por delante y lo divertido que es. Uno puede hacerlo realmente difícil o puede disfrutarlo. Esta es una gran posición para estar y es un gran deporte y conducir estos autos es divertido... El trabajo, hombre, es tan largo. Uno lo hace año tras año y no tenemos mucho descanso. Uno en verdad trabaja más duro en el receso de temporada... Puedo entender como uno se termina quemando un poco. Sin dudas no me siento así en estos momentos y voy a ser mucho más consciente de mí mismo, intentando recordar lo que es esto y la posición en la que estoy, sin darla por ganada".

La vida fuera de la pista

En cuanto a su vida fuera de la pista, Earnhardt no podría estar más feliz. Se casó en la noche de Año Nuevo y se fue de luna de miel a Hawai. Ahora espera que el siguiente capítulo de su vida tenga que ver con la paternidad.

"Casarse fue algo increíble", dijo Earnhardt. "Deseo que me hubiera dado cuenta antes. Estoy frustrado conmigo mismo con que me haya tomado tanto tiempo madurar porque tengo una esposa sensacional y ella ha cambiado mi vida. Realmente me ayudó para hacerme una mejor persona, en todos los aspectos, inclusive en mi vida profesional. Ella me ayudó como piloto. Ha sido grandioso".

"Solamente espero disfrutar lo que queda de mi carrera y espero tomar la decisión yo mismo en cuanto al tiempo que quiero seguir corriendo y comenzar una familia y todas esas cosas también. Tengo muchas cosas por delante. Estoy muy entusiasmado por mi futuro".

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series NASCAR Cup
Tipo de artículo Entrevista