McDowell lideró la tercera práctica

compartidos
comentarios
McDowell lideró la tercera práctica
Lee Spencer
Por: Lee Spencer
18 feb. 2016 1:36

Treinta y seis pilotos participaron en la tercera sesión de entrenamientos de cara a las 500 Millas de Daytona.

Michael McDowell, Circle Sport Leavine Family Racing
Trevor Bayne, Roush Fenway Racing Ford
Chase Elliott, Hendrick Motorsports Chevrolet
Greg Biffle, Roush Fenway Racing Ford
Michael McDowell, Circle Sport Leavine Family Racing

Ricky Stenhouse Jr. lideró los primeros minutos de la tercera práctica de la NASCAR Sprint Cup con una velocidad de 199.252 mph, pero sólo después de los 10 minutos, Michael McDowell se convirtió en el primer piloto en romper las 200 millas por hora al marcar una vuelta de 200.173 mph. M

"El coche era bueno y teníamos un paquete importante," McDowell dijo. "Se le realizó un pequeño cambio, pero nada como lo será mañana. Tenemos un rendimiento rápido. Con suerte, se puede conseguir en la carrera.

"Estando en el lugar que estamos, solo podemos ser rápidos. Hay cosas que están en nuestro control, hay cosas que están fuera de nuestro control. Sólo tenemos que dar nuestro mejor esfuerzo."

Trevor Bayne (199.916 mph), Greg Biffle (199.619 mph), Stenhouse Jr., y Casey Mears (199.164 mph) completaron el listado de las cinco mejores vueltas. 

Stenhouse Jr. logró el mayor número de vueltas (26) y también registró el mejor promedio con 10 giros consecutivos al conseguir 195.813 mph seguido por Brian Vickers, Regan Smith, Clint Bowyer y Chase Elliott. 

Para el novato — y ganador de la pole position para la Daytona 500— Chase Elliott la primera sesión de entrenamientos fue un ejercicio combinado preparándose para la competencia del domingo. 

Los Toyotas de Joe Gibbs no participaron en la sesión. 

Next NASCAR Cup artículo
Un accidente múltiple en la práctica nocturna de NASCAR

Previous article

Un accidente múltiple en la práctica nocturna de NASCAR

Next article

Para Kurt Busch, ganar Daytona 500 sería la mejor revancha

Para Kurt Busch, ganar Daytona 500 sería la mejor revancha